[[Rinkonzuko Yaoi ]]
Bienvenido al [[Rinkonzuko Yaoi FF]]

~¿Cómo quieres ingresar?~


" YERRO "

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

" YERRO "

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Sáb Mayo 08, 2010 5:48 am


YERRO

Antiguamente cuando alguien era responsable de traición o de cualquier delito en contra de la persona del rey, se le condenaba a muerte, después de que este cumpliera los diecinueve años durante cuatro generaciones.

De igual forma a quien conspiraba en contra del príncipe.


Cp1. Yerro

- Desde hoy, Camille vivirá con nosotros, tenemos que mantenerlo seguro por lo menos hasta que cumpla el año, si nadie se entera de que está aquí tal vez el rey Jean se olvide de que el niño esta perdido, fueron demasiados los acusados, tal vez ni siquiera le tomará importancia...


- Eres demasiado ingenuo, todos sabemos que el rey a quien busca es a este niño y hará lo imposible por encontrarlo, ¿Crees que vale la pena arriesgarse por él?

- No estás obligado a nada, tampoco quiero que te pase algo..., yo fui quién dio la palabra de protegerle
.*.

- Hola soy Yves ¿Cuál es tu nombre?

- ¿Para qué quiere saberlo?-

-Sólo quiero saber cómo se llama el sujeto a quien acabo de salvarle la vida.- Dijo con aire superior un rubio bastante buen mozo - Ahora se un buen hombre y dime ¿Cómo te llamas?

- No le pedí que lo hiciera, aún así se lo agradezco, si esto no le satisface será mejor que me denuncie.

- No tengo intención de hacerlo, ni aunque trataras de matarme - El rubio se puso de puntitas frente al otro chico y en un movimiento rápido, tomó por la barbilla al joven y rozó sus labios con los propios

- ¡¡Con todo respeto usted es un pervertido!!- Juliel sin pensar en sus palabras empujó con gran fuerza al chico rubio, ni se viró cuando salió un ligero quejido de los labios del menor que acababa de caer en el suelo-
.*.

En la casona grande y vieja, llena de historia y antigua gloria.

-Madre estoy de regreso...

- ¿Cómo te fue?

- Tuve algunos problemas, nada fuera de lo normal, por ahora no te preocupes todo estará bien.

- Explicar, ¿Qué tipo de problemas?- cuestionó exaltada la madre...

- Fui a la casa de ese ministro, necesitaba encontrar la carta de la que me hablo Gabin, tenía la intención de entrar a su casa pero unos guardias lo notaron me hubiesen llevado al palacio de no haber sido por un chico que me ayudo, supongo que era el hijo del ministro porque los guardias le obedecieron con temor...

- ¡¡¡Hijo mío!!! Te he rogado demasiado para que no vuelvas ha hacer esas cosas ¿Cuánto rencor más piensas retener en tu corazón? ¿No puedes entender que la venganza no trae nada bueno? Juliel por favor, no sigas con esta tonta venganza, deja atrás tus rencores.

- Lo haré madre, pero primero debo terminar lo que mi padre empezó, si no su sacrificio no habrá servido de nada...

- Sí, lo sé, pero puedes ser confundido por un rebelde...

- Eso no va a ocurrir madre, lo prometo...

- Juliel, por supuesto habrás agradecido al jovencito que te ha ayudado.

- Sí, lo hice -y entonces recordó al joven que con un acto tan repugnante, le hizo salir corriendo como un cobarde...-


.*.

- Príncipe Jean, le hemos esperado durante varias horas...- El sirviente hizo una pequeña reverencia al príncipe
- ¿Y qué quieres que yo haga? ¿Que te pida disculpas por la demora? No olvides con quien estás hablando

- No, no, nada de eso, lo que ocurre es que su padre deseaba merendar con usted y le estuvimos esperando para darle el menaje, su majestad, lamento no haberme expresado de la manera correcta, soy un torpe.

- Lo sé, ahora sin hay nada más que decir puedes retirarte, no tengo ganas de hablar ni estár con nadie, si mi padre manda a llamarme decirle que estoy indispuesto.

- Como usted ordene...- El sirviente salió de la habitación a toda prisa y Jean recostado en su cama con apenas un pijama de seda.
.*.


- No entiendo que estabas haciendo en esa casa- Karolann una chica sincera, hermosa, de virtudes indiscutibles, con un noble corazón...- ¿Porqué no me cuentas lo que ocurre? ¿Qué es eso que hace que nuestra unión ante dios y los hombres se aplace?

- Te lo he dicho, una vez que todo concluya, me reiré de lo que ahora nos acongoja, y entonces te lo contaré, no antes, no después.

- No, tú no me tienes confianza... ¿O es que sólo es una excusa para que no me aleje de tu lado...? ¿Sólo quieres gozar del cuerpo y cuando este gastada y usada me despojaras cual juguete viejo?

- ¡No, Karolann, no piense esas cosas!

- ¡Entonces dime!, yo ya te he dado una prueba de mi amor, ahora es tu turno, cuéntame... ¿Porqué tanto odio a los hombres del rey?

- Por que ellos mataron a mi padre...- comenzó a narrar juliel casi en susurro -el ministro más cercano al rey estaba vendiendo información sobre las armas del reino al rey de Enguerrand (el reino enemigo), los guardias y otras personas se enteraron y le contaron al rey Jean-Philippe y éste a su vez le contó a su mejor amigo para que le aconsejara...

- Su mejor amigo... ¿el ministro?- interrumpió la chica...

- Sí - continúo Juliel- a él le encargo que encontrara al culpable, pero dime; Qué tipo de persona se denuncia a si misma

- Entonces, buscaron a un culpable falso...

- He hicieron con mi padre lo que el decreto decía...

- ¿Y tú cómo supiste todo esto...? ¿Más gente lo sabe?

- Algunas personas en el pueblo lo sospecharon, pero era su palabra contra las del rey

- ¿Estas basando tu venganza simplemente en sospechas?

- Mi padre no era ningún traidor, yo lo sé, además, Gabin...

- ¿El hombre que trabaja en las caballerizas?

- Sí - el chico se exasperó un poco por las constantes interrupciones de su prometida- Él escuchó cuando el ministro, un poco pasado de copas le contaba su hijo dicha anécdota, y le escucho decir que mantenía aun contacto amistoso con el rey de Enguerrand, hoy fui por que Gabin me dijo que el ministro tenía en su recamara una carta en la que el rey (del otro reino) le pedía nuevamente y como un gran favor, información sobre como estábamos (hablando de armas) aquí en el reino Breizhlande

- ¿Porqué no lo olvidas todo?

- No es sólo que quiera vengar a mi padre, deseo aun más poder limpiar el nombre de mi familia para que tu nuestros hijos no sean señalados....
♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» Yazmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Continuara‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)


Última edición por Doki el Dom Ene 29, 2012 11:02 pm, editado 5 veces
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Cap2. El príncipe

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Sáb Mayo 08, 2010 5:54 am

Cp2. El príncipe

Juliel caminando por el pueblo lentamente se dirigió hacia el bosque, en ocasiones, cuando se sentía presionado, preocupado o simplemente necesitaba despejar su mente y estar sólo, caminaba por aquellos lugares, no es que le desagradara la compañía de su novia, tampoco la de su madre, pero según sus palabras

"Había cosas que las mujeres no podían comprender"

El ruido de los casquillos de un caballo lo sacó de sus pensamientos, cualquiera que tuviera el valor para pasear en el bosque a caballo debía de ser o un guardia o algún ladrón, trepó a un árbol sin pensarlo dos veces pues fuese cual fuese el caso, él saldría perdiendo si se los topaba.

Una vez arriba, en la rama del roble viejo, enfocó su mirada hacia abajo, su respiración trató leve, el ruido cada vez era más cercano… cierto temor le invadió, aun así trató de demostrarse a si mismo que sólo se escondía porque no quería tener problemas y no por que le intimidaran.

Un hombre en caballo que le pareció conocido, conocía a algunos de los guardias y a casi todos los ladrones de la zona pero ese hombre, algo extraño en esa persona.., cuando el sujeto en caballo, ajeno a la presencia de Juliel, se acercó más al roble, el oji gris, en un movimiento tonto, se acercó más a la punta de la rama del árbol viejo para poder observar la cara del otro hombre… un crujir de las ramas y dos quejidos, el caballo demasiado sobresaltado corrió dejando a su amo tirado en el suelo, sirviendo de colchoneta para el que acababa de caer del árbol.

- No me dejas respirar, te ordeno que levantes, me estas asfixiando…

- Perdone usted- Dijo juliel con un toque de burla en su voz al notar de quien se trataba - "señoriíto" pero aquí se esta muy a gusto…

La cara de Yves se tiñó de colores, pasó de un ligero carmín a un intenso morado, Juliel se recargó con más confianza, se vengaría por aquel incidente, sin saber ¿por qué? El pequeño rubio le comenzaba a caer bien, además, molestar al hijo del ministro que tenía la culpa de la muerte de su padre no era después de todo tan mala idea,

- Por favor, no me molesta que estés sobre mi pero… - Si el chico de ojos grises quería jugar, él se sabia mejores juegos- preferiría que fuese de otra manera…

- Usted...-Entonces Juliel se puso de pie, Yves soltó un suspiro en señal de alivio- Comenzaba a caerme bien, pero viendo lo degenerado que es tendré que retractarme, con su permiso, llevo prisa.

- Espera…- El rubio sujetó del brazo a Juliel…- ¿Te intimido?

- Claro que no, no genera nada en mí,

- ahhh... - Yves sin despedirse dio media vuelta y caminó por el sendero desierto, Juliel le vio alejarse, repentinamente se viró, Juliel aun seguía observándole – ¡¡Espantaste a mi caballo, tendré que irme caminando y todo por tu culpa!!

- Le hará bien caminar, pero, tenga cuidado, por estos lugares los enemigos de su padre rondan, si le reconocen tendrá problemas…

- Bien, entonces... acompáñame

- No puedo, ya se lo dije tengo prisa -Esta vez fue Juliel quien se alejó sin mirar a tras aunque muriera de ganas por ver la cara que el rubio había puesto…

Yves siguió con la mirada los movimientos del mayor hasta verle desaparecer, bufó al saberse solo, no le temía a las palabras de Juliel pero en verdad odiaba caminar solo, el plació estaba muy lejos, le llevaría demasiado tiempo llegar, estaba hambriento, no había comido nada desde la tarde anterior, tenia sueño, y ahora el simple hecho de pensar en ir caminando hasta su hogar "SOLO" le hacía sentir un fuerte dolor de cabeza, junto al árbol, con ironía miró la rama rota que había ocasionado todo, se sentó en el suelo (no era prejuicioso con el suelo que ya había sido pisado por plebeyos ) si su padre se enteraba que no había llegado a dormir seguramente mandaría a los guardias a buscarle, le encontrarían y le llevarían en carroza.
.*.

- Su majestad, el príncipe no ha llegado…

- ¡Ese hijo mío…!

- ¿Quiere que salgamos a buscarle?

- No, seguramente esta perdiendo el tiempo con cualquier tontería, cuando tenga frío y hambre volverá…

- Pero majestad el príncipe Jean…

- ¡No cuestiones mis ordenes…!- El retoño es su viva imagen, pensó el sirviente al recordar la forma en la que el príncipe le trataba tan igual a la de el rey- Nadie, absolutamente nadie ira a buscar a Jean… ¿Entiendes?

- Si majestad
.*.

- ¿Qué hace que hoy nos honres con tu real presencia Yves?

- Guarda silencio, no te dirijas así ante mí… debes guardarme respeto…

- ¿Porqué? Sólo eres un impúber engreído y fanfarrón…

- Tú eres más fanfarrón que yo, te escudas tras la ley de tu padre, eres pretencioso y además de eso, tienes cara de rana- Un golpe ligero sobre la mejilla de Yves por parte del chico de ojos miel y cabello castaño por supuesto buen mozo

- Veo que has aprendido a defenderte con esa lengua tan repugnante doncel- Yves odiaba esa palabra, odiaba que la gente que trabajaba con su padre le llamara de esa manera, le hacia parecer tan niño, y él ya hacia bastante tiempo que no lo era, la gente debería aprender eso…

- Odio que me llames de esa manera…

- Pero lo eres ¿cierto…? -Un golpe directo a la cara del castaño, el más alto ni se inmuto…- No has contestado, ¿Qué haces, por estos rumbos, solo…?
.*.

- ¿El hijo del ministro…? ¿Simpático…?

- Realmente sólo lo he visto en dos ocasiones pero tengo una buena impresión de él ¿Porqué te sorprende...?

- Porque es aun más terco y engreído, que el príncipe Jean y vaya que su real alteza es difícil de tratar

- A mi no me lo pareció, tal vez un poco presuntuoso, no mucho, pero simpático al fin.

- ¿Estás defendiendo al hijo del ministro…?

- No soy de las personas que juzgan por los pecados o actos de los padres.

- Lo estas defendiendo. - afirmó Tevas el mejor amigo de Juliel.

- Claro que no, además todos nos comportamos de esa forma tan desidiosa a esa edad, son defectos de inocencia…

- ¿Inocencia? Juliel, la inocencia, a ese, se le fue hace mucho, se lleva a la cama a cuanta mujer se le pone en frente, se cree muy mayor y es repugnantemente vanidoso,

- ¿En verdad...?- eso era realmente imposible, su cara de ángel, ese cuerpo tan pequeño y poco masculino y su actitud tan insumisa no eran aptas de una persona así, y que decir de sus actos, esta vez si que se había llevado la sorpresa de su vida - No lo puedo creer…

.*.

El hijo del ministro y Jean hijo del rey Jean- Philippe, aun con sus infantiles riñas eran buenos amigos, después de una inmensa discusión Jean y el hijo del ministro decidieron pasar la noche a la intemperie, platicando de las aventuras que el hijo del ministro tenia, no había ninguna chica del pueblo que se le resistiera aun sin saber su estatus…, todos le dedicaban miradas de respecto.

♥️ ¤°.¸¸. •´¯`» y∂zmin «´¯`•.¸¸. °¤ ♥️

(º•.¸(¨*•.¸ ¸.•*¨)¸.•º)
«.•°•.*.' Continuara‘.*.•°•. »
(¸.•º(¸.•¨* *¨•.¸)º•.¸)





๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Cap3. Thibaut

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Sáb Mayo 08, 2010 6:01 am

Cap3. Thibaut

- Jean, desobedeces mis órdenes, te largas sin pedir permiso, no llegas a dormir, ¿crees que esa es la conducta digna de un príncipe? ¿Crees que a tu edad mi padre, que en divina gloria esté, me permitía semejante actos de irresponsabilidad?- Los ojos de Jean se llenaron de lágrimas, su padre estaba más triste, desilusionado y preocupado que molesto, pequeñas lágrimas se escaparon de sus ojos como joyas preciosas…- Llorando no solucionaras ni evitaras un castigo… reflexiona sobre tus actos y cuando estés arrepentido dirígete a mi habitación para tener una conversación seria.

El rey se retiro cabizbajo, no entendía cómo su hijo tendría una actitud tan sublevada. Jean lo veía todo de manera distinta, su podré después de dar su discurso se había retirado, y en ese momento las lagrimas reprimidas corrieron por sus mejillas, risa y carcajadas, esfuerzo para aprisionarlas, de el remordimiento antes demostrado ahora no había nada, sólo su rostro lleno de burla al recordar la cara de su padre al verle entrar al palacio.

¿Qué si se sentía mal al burlarse de su propio padre…? Simple y rotunda respuesta

¡¡¡NO!!!

¿Porqué? porque siempre le humillo a ella, “su madre". Cuando estuvo llena de vida le humillaba sin arrepentimiento, y ahora que estaba vacía, ahora que "Roselyne, reina de Breizhlande", había perdido la capacidad de moverse, de hablar, de sonreír siquiera era más victima de las injusticias a las que el rey la sometía cuando nadie los observaba.

Cuando se enteró de todo lo decidió… "que sujetaría al dueño con la misma cadena del perro" ahí el dilema, tampoco amaba a su madre, y ahora que se ponía a reflexionar, se daba cuenta que esa cursilería de la madre enferma, maltratada y sumisa era una excusa para comportarse se aquella forma tan ruin. Tal vez algún día pagaría por eso, pero mientras, disfrutar y era lo que más le preocupaba…

Jean sin vacilar se dirigió hacia la habitación de su padre, era mejor escuchar su castigo hoy que esperar a que formulara un castigo tedioso días más tarde, entró sin tocar a la habitación del rey…, ahí la madre postrada en una cama… con la mirada fija en él hermoso candelario de cristal que se balanceaba casi imperceptiblemente en el techo de el blanco aposento que compartían los reyes de Breizhlande, Jean se sentó en el real lecho matrimonial, lentamente se recostó junto a su madre de apariencia vacía.

Ella, a pesar de su estado, podía sentir la calidez del cuerpo de su hijo, su perfume inundaba sus sentidos, su apariencia tan encantadora le llenaba de paz, el príncipe miró fijamente a su madre, le acomodo los cabellos , mientras se deshacía de sus elegantes zapatillas, se acurruco en el pecho de la reina, él mismo movió el brazo de ésta para simular que le abrazaba, el abrazo calido provoco un dolor un su pecho y sin poder evitarlo comenzó a llorar, lloró, y mojó la bata de Roselyne, las lagrimas también salieron del los muertos ojos de su madre, él no lo notó, la madre intentó mover un dedo para que su niño supiera que estaba con él, pero nada, su cuerpo vegetal no le respondía, Jean cerró los ojos y cayó dormido en el lecho real, había pasado en vela toda la noche, con su mejor amigo… el hijo del ministro…

La madre pensó que estaba dormido, y entonces ella también cerró los ojos, minutos después el rey con fastidio entró a su habitación, "gran sorpresa" la mujer sin alma estaba abrazando al su Jean…, y él dormido en su pecho, acurrucado como cuando era tan sólo un niño.

- ¡¡¡ Jean!!! ¡¡¡Jean!!!- llamó el hombre con desesperación al príncipe, y él no contestaba, El rey se acercó a su hijo, dio un ligero empujón y nada, su hijo estaba inconsciente, y la mujer le abrazaba, seguramente estaba robando el alma de su propio hijo, por eso había podido moverse, y por eso el príncipe estaba inconciente, por que la mala mujer, al abrazarle, le había robado su energía…

.*.

- ¿Qué quisiste decir con eso padre…?

- Lo que entendiste hijo mió…- dijo con falsa preocupación – El rey encontró a Roselyne robando el lama de Jean, es por eso que el parece tan niño, la reina le robaba energía y por eso él tienen apariencia de un infante, no me vas a negar que para tener veinte años es demasiado bajo, no aparenta su edad, sus rasgos son odiosamente infantiles, y si continuas analizándole puedes llegar a la conclusión de que él era victima de brujería…- esto ultimo lo dijo el ministro con repulsión

- Cierto que su apariencia es muy moza pero lo que dices respecto a la reina debe de ser falso.

- Y aunque lo fuera, el rey la acuso ante al iglesia de brujería, mañana mismo la quemaran en leña verde…

- Y Jean ¿Qué dijo al respecto…?

- Nada, ni defendió ni acusó a su madre, sólo ha permanecido encerrado en su habitación…

.*.

- Juliel, el ministro esta a punto de cerrar el pacto con el Rey Enguerrand (el reino enemigo) este es el momento para atacar…

- Gabin, eso es imposible, aun no consigo la carta

- Pero se de buena fuente que has hecho migas con su joven hijo- Juliel le miró insistente, y pensó, que seguro Tevas le habría contado.

- No, sólo me he topado un par de veces con el, sólo saludos y conversaciones sin importancias...

- Entablar una relación con ese muchacho es lo más difícil del mundo, es pretencioso, prejuicioso y ruin, no se acerca a los pobres al menos que sean lindas chicas, él no se rebajaría a entablar una conversación con los plebeyos y tú has logrado charlar con él, vas muy bien, si consigues ser su amigo todo te será más fácil… por que algo pasable que tienen ese sujeto es su fidelidad a los amigos…, ya lo vez, al hijo del rey lo defiende, y el príncipe Jean que es muy difícil verle acompañado también a engendrado una gran amistad con él…

- ¿Entonces es amigo del príncipe?

-Ya lo sabes, si congenias con uno congenias con el otro…-

Esta era la segunda persona que le decían que El hijo del ministro era una persona banal, ¿Entonces por que con él se había portado "amable"? le había salvado de los guardias…,

- Bien lo haré, tratare encajar una buena amistad con él…

.*.

- Jean, en cuanto supe lo de tu madre me vine sin basilar.

- ¿Para qué…?

- ¿Cómo me preguntas eso mi querido amigo…? debemos apoyarnos mutuamente, hace un año cuando mi madre murió tú me ayudaste a superarlo, ahora es turno mío

- Yo no tengo nada que superar, no ciento nada en cuanto a lo que esta pasando…

- No mientas, deja que tu alma muestre sus pesares - el hijo del ministro estaba más inconsolable que el propio príncipe -¡Oh Jean!, no tienes que actuar tan serio ante mi, te conozco desde hace mucho, algo te duele.

- No es la muerte de la reina lo que me tiene así…

- ¿Qué es lo que te acongoja, Jean?

- ¿Hace cuanto tiempo me conoces…?

-Cuando yo cumplí los once años, y tú los doce- Hizo cuentas mentales- Ocho años…

- ¿Y cual fue tu Primera impresión al verme?

- Me impacto, tu cuerpo, no parecías de doce años, mi padre me dijo que por fin podría conocer al hijo de su mejor amigo, léase el rey, y que además eras un años mayor que yo, me imaginé que serías un púber prepotente, grosero, malo conmigo… que me obligarías a ser tu sirviente… pero cuando te vi, no parecías un niño mayor que yo, y tu forma de hablar y de actuar, eras muy tonto para ser mayor que yo, por eso me impacte, esa fue mi impresión de ti…

- ¿Tonto para ser mayor que tú? ¿Y que le paso a tu inteligencia?- El hijo del ministro decidió dejar las cosas así, el príncipe sólo buscaba algo para sacar el dolor que llevaba dentro…

- Jean ¿Por qué preguntas esas cosas…?

- Curiosidad…

.*.

El fúnebre lugar, olía a quemado, el piso de piedra de la plaza principal estaba tapizado de cenizas, la gente con morbo miraba lo poco que quedaba de lo que alguna vez fue una linda mujer de ojos verdes y cabellos castaños, mejor conocida como Roselyne reina de Breizhlande, el rey miraba triunfante desde un balcón del palacio de juicios, el príncipe Jean y el hijo del ministro perdidos entre la gente con la mirada gacha, el príncipe se separó unos metros de su amigo, quería alejarse de ahí, el olor era insoportable, las nauseas le invadieron y terminó volviendo el estomago en un callejón algo apartado.

El hijo del ministro al notar que su amigo se marchaba se dirigió a su morada, conocía a Jean y era mejor dejarlo sólo unos días…

.*.

Apenas en la mañana se había enterado de lo que ahora todo el pueblo llevaba entre labios, "El castigo a la reina bruja", caminó por el lado apartado del pueblo, quería evitarse a toda esa gente morbosa que seguramente irían hablando de lo que en la plaza acababa de acontecer, dio vuelta en una de las calles y se topó con unos ojos verdes, algo rojos, seguramente había llorado…

- Nos volvemos a encontrar Yves…- el rubio al ver quien le hablaba dejo escapar una sonrisa falsa- Veo que ni le comieron los lobos ni le atacaron los ladrones…

- Y con quien crees que estas hablando, todos ellos me respetan…- Rodeó el cuerpo que no le permitía pasar y como si nada se alejó- Lo siento pero llevo prisa…

- Maldito bastardo - Juliel bufó en lo bajo, ahora que necesitaba congeniar con Yves, este sacaba su lado temperamental. Sí, al parecer la gente tenia razón, Yves era un chico fastidioso y voluble…- "Te odio, tanto como a tu padre…"

♥️ ¤°.¸¸. •´¯`» y∂zmín «´¯`•.¸¸. °¤ ♥️

(º•.¸(¨*•.¸ ¸.•*¨)¸.•º)
«.•°•.*.' Continuara‘.*.•°•. »
(¸.•º(¸.•¨* *¨•.¸)º•.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: " YERRO "

Mensaje por Wakeshima-Chan el Dom Jul 03, 2011 6:49 am

¡¡Jefa actualiza!!!
avatar
Wakeshima-Chan
Moderador

Femenino Edad : 23
Mensajes : 149
Edad ( aparente o real) : 19
Tú eres : Suke

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: " YERRO "

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Jul 03, 2011 5:13 pm

¿Jefa? jajaja eres un amor xD
pero aún no creo actualizar el fic =,= soy lenta y ahorita nomás no tengo ni cabeza para seguir este fic, juro que lo seguré ( en serio) y gracias!! te mando un mp




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: " YERRO "

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.