[[Rinkonzuko Yaoi ]]
Bienvenido al [[Rinkonzuko Yaoi FF]]

~¿Cómo quieres ingresar?~


PLACERES DEL MELOCOTÓN MORDIDO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

PLACERES DEL MELOCOTÓN MORDIDO

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Sáb Mayo 08, 2010 1:49 pm

PLACERES DEL MELOCOTÓN MORDIDO

Una leyenda de la dinastía Zhou,
Hacia el año 500, habla de
Un emperador…
Un súbdito
Y un melocotón….



CAP 1: NO HAY REFUGIO PARA LA LLUVIA

No hay vuelta atrás,

Los sentimientos se desbordan

Sólo, una mirada, un beso y todo comienza

Bajo la lluvia, junto a tu lado… para toda la eternidad…

.*.
Años de soledad, amargura, muchos de sus sirvientes le temían, no podía acercarse a nadie, ¿Y qué pensar de tocar a alguna mujer? Siempre temblaban, que ironía "la soledad era su única compañía" ¿Cómo se suponía que debería de engendrar un hijo si ninguna maldita mujer se dejaba hacer? No le daban tiempo de ser galante, ni siquiera de ser amable, tenia mala fama por haber matado a uno de sus sirvientes cuanto tenia sólo ocho años, y once años después todavía no se podía quitar la mala fama...

Siguió caminando por la desocupada ciudad, todos dentro de sus pequeñas casitas, cuando él salía del palacio se daba un toque para advertir a los ciudadanos que su emperador estaría cerca de sus casas, cualquier familia tendría que tener el mejor guiso sólo para el ultimo descendiente de la dinastía Zhou, mas sin en cambio los pobladores , percibían la alarma como un toque de queda, después de escuchar ese sonidos los comerciantes recogían lo más aprisa sus productos, los niños dejaban los juegos para otro día y las mujeres sus labores, todos con el propósito de llegar lo más pronto posible a sus hogares, cerrar las puertas y no abrirlas hasta el día siguiente.

El emperador ya estaba acostumbrado, de hecho, tomaba esos paseos para relajarse, las calles eran tan silenciosas y bellas, le habían servido más de una vez para escribir esos escritos poéticos que tanto adoraba, frente a él, una fuente, era bella, jamás la había visto antes, el agua cristalina se volvía de color rosada debido al fondo piedroso de la fuente, se acercó más al lugar hermoso, era grande, hizo un movimiento brusco, una de sus pulseras cayó al suelo, se agachó y en el agua cristalina pudo ver el fondo lleno de monedas, ¿Una fuente de los deseos? se preguntó y abandonó la ideal tan rápido como llegó, se rió de si mismo, se sentó un momento en las rosadas rocas, el cielo azul tomó un color oscuro, bienvenida la lluvia que mojaba sus cabellos negro, para empezar se levantó de la fuente pero no caminó, ya comenzaban a hacerse charcos en las calles, las gotas de lluvia le atravesaban la piel, hasta llegar a su alma, y agua salada de sus ojos azules, las lluvia se mezclaban con las lagrimas del emperador y hacían que descendieran más rápido del rostro pálido, Ling sintió un leve tirón de la manga de su traje de Seda, viró la mirada lentamente, un chico al lados suyo.

- ¿Porqué lloras hermoso emperador…?

- ¿Hermoso emperador?- Ling no pudo asimilar bien las palabras del chico junto de él, le había llamado hermoso, pero lo realmente asombroso era que un habitante de aquel lugar le había hablado

- No lloraba, la lluvia era la que resbalaba por mí rostro…

- ¿Porqué me mientes hermoso emperador?- El chico se acercó más a Ling, posó sus manos blancas sobre la aun más blanca piel del emperador- Entre la gotas de lluvia el divino llanto he percibido, y el ligero sollozo que escapa de tus labios rosas, una sombra extraviada se posó sobre tus ojos, dime si yo te miento ¿Llorabas?

-No mientes- aseguró el emperador…

- ¿Y ahora me dirás el porqué de tu llanto?- En ese momento el emperador se desplomó en el suelo mojado, dio un golpe con el puño cerrado a este, y el llanto le volvió a invadir.

- ¡¡¡NO!!!- el joven también comenzó a llorar- No te hagas daño, no por favor, el color carmín en tu piel de nieve no me gusta, por favor, no te lastimes…

- Yo…- Ling se apenó por hacer llorar al desconocido- No me presente me llamo Ling Zhou

El emperador cambio de humor, una sonrisa en sus labios, y al notarlo, el joven desconoció también sonrió

- Todos sabemos tu nombre- El otro chico sonrió- Yo soy Wei Yi

El emperador iba a decir algo pero una melodía comenzó a sonar…

- Lo siento tengo que irme, tengo limites para salir.

- ¿Y si quisiera volver a verte?- Preguntó Wei

- Sólo tienes que ir al palacio.

- ¿Y si no me permiten entrar?

- Sí lo harán, dejare un aviso para que puedas entrar cuantas veces quieras

- ¿Podrías venir tú, mi hermoso emperador a esta humilde fuente de nuevo?

- Sólo tengo permitido salir del palacio una vez al mes… la sonata de Wenzue siempre avisa mi presencia en el pueblo…

- Sí - El chico bajo la cabeza - Será mejor que te vallas, tú no debes tener problemas….

- Hasta pronto- se despidió el emperador, antes de que se alejara lo suficiente del chico castaño, por segunda vez en el día Wei jaló al emperador de la manga de su traje de Seda y sin previo aviso le besó, fue una casta caricia que le arrancó al emperador su primer beso…, Wei hecho a correr después de besar al emperador y Ling corrió para el lado contrario de su nuevo "amigo"


♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' El comienzo‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)


Última edición por Doki_Doki01 el Dom Ago 29, 2010 11:49 pm, editado 3 veces




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 2: NO HAY CURA PARA EL DOLOR

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Sáb Mayo 08, 2010 1:56 pm

CAP 2: NO HAY CURA PARA EL DOLOR

Y la mente divaga, la elocuencia del pasado

Un tramo más largo que otro, mi futuro en pedazos

Un recuerdo que me mata…, que me deja… sin respiración

La consecuencia del acto, la consecuencia de lo que hiciste en mi

.*.

====WEI YI====

Una madre y un padre normal, un hijo modelo, una hermosa morada, y un triste secreto.

Wei hijo de una familia adinerada, cargaba con una maldición, al cumplir los dieciséis años esta se hizo presente, dos personalidades, el chico estaba conciente de sus arranques de ira, y de sus incontables noches de nostalgia, pero simplemente no los podía controlar.

Al cumplir lo diecisiete años un síntoma de la maldición se hizo presente, todo el día frente al espejo, con esos ojos negros y el cabello castaño cualquiera se embelesaría, pero no el propio dueño del cuerpo…, hablaba incontables horas frente al espejo, como si este le respondiera, reía, lloraba, difícilmente comía, sólo vivía para el espejo, una noche cuando él por fin dormía sus padre quitaron todos los espejos de la casa, al despertar Wei no recordaba nada, el afán por adorarse y hablar con su otro yo tras el espejo se había desvanecido.

Cuando cumplió los dieciocho el temor de los padre ya había pasado, pensaron que su hijo jamás volvería con esos arranques, que equivocados estaban, una noche de lluvia Wei despertó, algo en su interior le hizo salir al jardín, y después miró su reflejo sin esfuerzo, la luna le ayudaba a pecar.

- No nos volverán a separar Wei…- dijo su propio reflejo

Y cierto fue, no los volvieron a separar, ahora ya no era necesario ver su reflejo para escuchar la voz de su otro yo " Su maldición ", podía escuhar un ser dentro de él hablándole, contándole anécdotas, recitándole poemas, cuentos, el ser que había estado dentro del espejo era muy sabio y amable, Wei poco a poco se fue enamorando de él, y su otro yo sólo le quería como así mismo.

Acababa de cumplir los diecinueve años, estaba sentado sobre el tejado de su casa, sus padres le tomaban la mínima importancia, ahora que tenían una hija sana y salva de maldiciones eran inmensamente feliz..., valla padre pensó Wei, Yi dentro de él le retó, "a los padre no se les juzga, sólo se les ama con defectos y virtudes, sean buenos de ellos venimos y en ellos nos convertiremos…"

- ¿Quién es él?- Pregunto Yi

- Es el emperador, todos dicen que es un acecino y sádico, por eso se esconden de él. Yo creo que sólo es alguien abandonado entre joyas, poder y dinero… ni siquiera sus sirvientes le soportan…

- Debe de estar triste…

- ¿Triste?

- ¿No lo vez? Sus ojos azules sin brillo, su sonrisa muerta, pobre del hermoso emperador

- ¿Hermoso?, es un hombre, los hombres no son hermosos…

- Todo ser en este universo es hermoso por el simple hecho de estar vivo…

- Pero…

- ¿Podríamos ir a conocerle…?

- Hoy no, estoy cansado…

Y así pasaron seis meses más… hasta que Wei permitió a Yi contemplar la conversación con Ling, el emperador, y hasta probó sus labios.

Se hechó a correr, el emperador hizo lo mismo… cuando Wei llegó a su casa recordó el sonrojo de Ling rió burlonamente, el emperador se había sonrojado por nada, eso que había hecho no significo nada…

- ¿Qué sentiste?

- ¿De que hablas?- cuestionó Wei a Yi…

- Al besarlo ¿Qué se siente besar?

- ¿Tú no lo sentiste…?

- No, es tu cuerpo, y el cuerpo ofrece placer, sensaciones, tacto que sólo puede ser digno de sentir el dueño del cuerpo, yo soy una maldición en ti… no tengo ningún derecho a sentir.









====LING ZHOU====

"Él será el ultimo de tu dinastía"


Diecinueve días antes de que su primer hijo naciera, el emperador soñó que buda le decía esas palabras.
El hermoso hijo del emperador había nacido, después de eso, la madre había muerto, la furia del emperador se descargó sobre el recién nacido, había respetado a esa mujer por que en verdad le amaba, por ella había renunciado al privilegio de tener más mujeres, podía tener las mujeres que él quisiera, convertirlas en sus esposas y comenzar a procrear como conejos pero él, amaba sólo a una mujer, a la mujer que un chiquillo le había arrebatado al vida…

Conforme el niño crecía el emperador era más severo., cuando cinco años, arto de que su hijo no pudiese atacar ni siquiera a uno de los tantos gatos que tenían en el palacio, decidió darle una lección.

Al hombre más sabio y viejo del reinado mando a llamar con la excusa de que quería que él enseñase a su hijo cosas de la vida, el viejo se convirtió en más que un maestro, con amor y sabiduría supo sustituir el lugar hueco, la figura paterna, todos lo sabían, que Sou Che había educado al niño, y una noche, cuando el niño cumplió los ocho años el verdadero padre le hizo matar al sustituto al maestro.

La noticia se corrió al día siguiente, todos temieron al futuro emperador, y su padre satisfecho dejó a su hijo solo, tres días después del acecinado de Sou Che, él se suicido, en al habitación de su hijo, mientras este dormía, creyeron que el emperador lo había hecho por desilusión, y Ling lo creyó también, después de eso el niño se quedó solo, la gente le temía y nadie la amaba, había pensado en seguir el camino de su padre pero.

¿Qué pasaría con su reinado…?

Primero debía dejar un descendiente pero... tampoco tenia el valor de dejar a su hijo solo, así como su padre lo había hecho, Ling no juzgaba a su padre, sus motivos había tenido, tal vez en el fondo lo hizo por que quería estar al lado de su madre, Pensó el emperador de ojos azules.

Hoy ya a sus diecinueve años recién cumplidos Ling se preparó para acudir a la visita mensual que hacia por el pueblo, de antemano sabia que todos en el lugar le evitaba, pero eran una costumbre que él no quería romper…,

Caminó por el lugar, después vino la lluvia y después ese suceso extraño con el recién conocido Wei, y el simple hecho de recordarlo hizo que el sonrojo volviera a sus mejillas.

♥️ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥️

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' La historia ‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)






๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 3: MEDIA NOCHE… TE SIENTO TAN CERCA Y REAL

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Jue Mayo 13, 2010 11:04 pm

CAP 3: MEDIA NOCHE… TE SIENTO TAN CERCA Y REAL

No te despidas, no me dejes

Reacciona ante mis palabras, te quiero

Reacciona ante mis actos, seré fuerte siempre por ti

.*.
Ling no podía dormir, las pesadillas volvían a acosarle, salió al jardín lleno de jazmines blancos y unos libros de piedra que Sou Che había tallado para que él pudiera aprender fragmentos del Canon, releyó los escritos más de tres veces, y mientras los leía recordó que en su habitación libros de bambú, otros de Seda, todos escritos por su maestro muerto.

El frío de media noche comenzaba a incomodarle, quiso entrar de nuevo a su palacio, sólo se alejó un poco y un sonido le hizo voltear hacia el gran estanque a un lado de la entrada del palacio, no le dio más importancia, seguramente serian los peses dorados del estanque, subió las escaleras hasta la entrada, y se sentó en las simas, no quería entrar al palacio, estaba solo, frío, estaba cansado de que todas las noches sintiese lo mismo,
¿Por qué nadie le quería? ¿Por qué todos eran tan temerosos con él?

La indiferencia le dolería menos que el temor que inculcaba a sus súbditos, el frío de su cuerpo, el de su alma, no sabia cual calaba más, sutilmente el agua fue invadiendo las telas de su traje y un calido contacto invadió su cuerpo, cerró los ojos, se sentía bien, se dejó llevar por el calor de ese cuerpo, y cuando sus prendas estaban completamente mojadas y casi escurriendo abrió los ojos, dos orbes negras y penetrantes le miraba…

- Hermoso emperador… perdóname por dejar caer las traviesas y juguetonas gotas de agua sobre tu templo espiritual… sin remedio, caí en las lágrimas del cielo que se acumulan en la entrada de tu hogar…

- ¿¿¿Wei???

- Ling…- su voz fue sólo un susurro- Son miles de casas hermosas y brillantes, y más adelante puedo ver el palacio…vislumbro apenas a mi emperador sufriendo…yo caminaba lentamente a media noche, y me vire para contemplarte mejor, entonces recordé tus palabras; de venir con tigo…, media noche y tienes más pesares y tormentos, que sonrisas en toda tu vida…

- Es muy tarde, tus padre deben estar preocupados.

- Su preocupación si la hay es minúscula…, ellos están bien ¿y tú?

- Yo también…

- ¿Es malo que haya venido hasta aquí…?

- No…

- ¿Qué sentiste con el beso que te di esta tarde…?- preguntó Wei ante las constantes suplicas de Yi…
¿Y que contestar? ¡¡¡Me gusto…!!! ¡¡¡No debes volver a hacerlo!!! Lo mejor es no contestar nada…

- fue un beso de amistad…-

- ¿eso es cierto…?- Cuestionó el emperador…,

- Sí hermoso emperador, y no estuvo mal haberlo hecho, no hay pecado en un beso casto…

- ¿Y porqué me sentí tan raro…?

- Por que no tienes experiencia en esto…

-¿Y tú la tienes…?

- No- wei sonrió algo sonrojado…- también era mi primer beso…

Después de aquella noche las visitas se volvieron más constantes, una vez a la semana Wei, al principio en contra de su voluntad ahora con gran entusiasmo, acudía a media noche al palacio, y el emperador Ling cada mes salía de sus aposentos, así durante seis meses… pero después de el primero no volvió a haber un segundo beso, sólo una ferviente amistad, el emperador dejó a la soledad olvidad, y la soleadas le olvidó a él, el amor de Wei hacia Yi, fue convirtiéndose en amistad pero sin dejar de amarle… y la amistad de Yi hacia Wei se llenó también de admiración, por que él podía sentir el calor de Ling.

- Me gusta tu forma de hablar, lo haces como mi antiguo maestro…

- ¿Y cómo es que hablo?- preguntó Wei con temor…,

- Tus palabras son sutiles- Wei bajó la mirada, Yi autor de las alabanzas, versos y palabras hermosas, él, Wei, sólo un interprete

- ¿Por qué bajas la mirada?, hice un mal comentario…

- No…

- Sabes de no ser por ti ahora no se que seria de mi, fuiste la única persona que se acerco a mi…- otro dolor, Wei se había acercado por hacerle un favor a su entonces amor Yi, si Yi tuvieses cuerpo seguramente él no estaría con Ling en ese momento…,

- Hoy debo volver antes a mi casa… lo siento pero tengo que irme

- No, no te vallas, espera sólo un momento…- Trató de tomarlo de la mano, como Wei una vez lo hizo para que no se fuera, ¿mala suerte de novatos?, en vez de retenerle, el emperador empujó a su único amigo...

- * Por favor wei no traspases el muro de esta habitación…no rompas sentimientos recién plantados…*- Wei nunca dejó escuchar la voz de Yi en su cabeza… - * Temo que la gente hable demasiado por que cuando la gente habla demasiado hay motivos para temer…*

- Wei…- trató de contenerlo fuerte, trató de que no cayera, y no pudo, como aquella vez tampoco pudo enfrentar a su padre, para evitar la muerte de su maestro, él sobre el suelo que se impregnaba poco a poco con la sangre de Wei Yi…

A media noche…

El llanto del emperador volvía a asomarse por sus ojos…

Opacos y sin brillo…

♥️ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥️

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Continuara‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 4: NO LLORES HERMOSO EMPERADOR

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Miér Mayo 26, 2010 11:30 pm

CAP 4: NO LLORES HERMOSO EMPERADOR

Nos encontramos la noche de tormentas

Ahora que eres fuerte, puedes comprender tu pasado

Ahora que eres hombre, puedes acercarte un poco más a mí

.*.

- Nuestra ciudad no tienen futuro con ese emperador, deberíamos acecinarlo…


- La vida de los emperadores es sagrada, son personas bendecidas por Buda, acabar con una vida bendecida seria un sacrilegio…


- ¿Y castigarle…? ¿Acaso también es pecado castigarle por traer desgracia a este lugar…?


- ¿No podemos castigarle?


- Mientras nadie se entere, todo castigo sea bien recibido…- Ellos se sintieron con el derecho a perturbar un alma pura e inocente, decidieron castigar al emperador, le engañaron de la forma más vil que puede un hombre a un joven inexperto.


-El pueblo se reunió en una asamblea, dicen que no le perdonan el dañar a los ciudadanos a su antojo, dicen que usted no les ama como un emperador debe de amar a su pueblo, piden se le ponga a prueba a usted, yo no pienso de ese modo - El hombre rió entre dientes al ver la cara de preocupación que el emperador tenia, tan inocente y tan bello, pensó el súbdito,- Pero ellos quieren ponerle a prueba…, ¿Qué es lo que usted decide…? ¿Aceptara su reto?


- ¿Qué es lo que tengo que hacer?- preguntó Ling temeroso mientras abrazaba febril mente el cuerpo inerte de su amigo Wei


- Ellos desean que por lo que le sucedió al joven que tiene entre brazos, sea a cautivado por seis meses.


- Seis meses ¿Y qué pasara con él?- dijo refiriéndose a Wei…


- No se preocupe, yo me encargare personalmente de cuidarlo…- entonces ya no había nada que temer, si Wei estaba bien él…


- Sí lo haré



- Bien -, dos sujetos con el uniforme de los guardias entraron y obligaron al emperador a ponerse de pie, salieron del palacio, nadie se atrevió a salir, aun le temían a Ling.., los hombre le hicieron caminar y poco antes de llegar a las afueras de la ciudad el emperador fue obligado a entrar a un cuarto viejo y abandonado, en la casa de Wei…


- Los sirvientes de este hombre misericordioso te darán de comer…


- Sólo serán seis meses, después de esto será tan feliz...


- Y si hace lo que le digamos- Interrumpió el tercer hombre…- La gente le amara, y también a Wei Tzu


- ¿Tzu?


- Sí él es hijo del filosofo Chuang Tzu, ¿No lo sabia?- el emperador negó con al cabeza, pero ahora se explicaba por que Wei hablaba tan hermoso…-


- " Mi Wei, el hijo de un hombre sabio"


- Bueno basta de pláticas…


Los tres hombre cerraron la única puerta del lugar, no había ventanas, ni un rastro de los rayos del sol, todo en completa oscuridad, pero no se preocupo porque, al salir, todo estaría mejor, podía comprobarlo, las risas de los hombre que le había llevado a ese lugar se escuchaban tan regocijantes… seguramente estaban felices por que después de esto él seria aceptado… las lagrimas de felicidad invadieron su rostro…


- No llores hermoso emperador…- Ling que estaba sentado en el suelo, miró hacía la puerta, un sujeto alto e hispido, con una mascara de festival…- El castigo apenas comienza…


Cuando el hombre se fue, el cuerpo del emperador seguía en el suelo, blanca piel, negros cabellos mojados, ojos azules cejados, todo por su propia sangre…


… por semana una somanta a media noche… el primer mes, somatas y mofas el segundo mes cada tercer día… el tercer mes también se aumentaron pequeñas caricias a su cuerpo, cuarto mes… el emperador despido con lágrimas su castidad, quinto mes… dominantes arrumacos y profanaciones sustituyeron las Somantas diarias…


Cuando Chuang Tzu se enteró de los castigos dados al emperador, pidió que de su casa fuera expulsado, ya había pagado lo suficiente, era tiempo de regresar al palacio, le perdonaría el ultimo mes de castigo, después de todo, Wei Tzu era quien había profanado los aposentos de emperador, el único castigado debió haber sido su propio hijo…


- Cinco meses de punición, no hubo indulgencia para usted, y él- dijo la vieja señalando a Wei- no ha despertado, su cuerpo perdió su alma, pero aun respira…, uvas del ma-yuan

- ¿Ma-yuan?


- Si, fruto divino que atrae a las almas, necesito que lo traigas para hacer el conjuro, si un año pasa, su cuerpo sin alma morirá…- el emperador se estremeció al escuchar tales palabras, si había soportado tanto dolor en la casa "Chuang Tzu" , era porque deseaba fervientemente volver a ver a Wei, sin razón al ¿porqué?, el simple hecho de perder a su amigo le hacia sentir una opresión fuerte en el pecho…

Y desde aquella tarde que la anciana le dijo eso… Ling esperaba al anochecer para salir a tierras desconocidas y buscar uvas de Ma-yuan.

.*.

- ¿Yi?- la maña comenzaba, y aun así el cielo seguía nublado, el cuerpo de Wei sobre un lujosa cama, la de el emperador, su cuerpo débil, como un sándalo tierno, el moverlos le hacia sentir inmenso dolor, siguió llamando incontables veces a Yi este nunca respondió… ¿Se había ido...? ¿Porqué?- Yi ¿Porqué no respondes…?


En la cuidad, bajo el alto cielo…

La lluvia comparte su tristeza, sobre la casa mayor,

El sol omnipotente…, esparce tristes lágrimas doradas

Muy lejos… el alma con la que… compartía mi cuerpo…

Y la persona que le ama se inclina a sollozar, toda mi vida.


- Despertaste, he pasado los últimos ocho meses de mi vida esperado ver de nuevo tus ojos, y ahora por fin despiertas…


- ¿Ocho meses…?- El emperador ahora lucia un poco más crecido, su cabello largo, su barba, su cuerpo había adquirido la fuerza de la madures ¿qué le había pasado al joven indefenso que sollozaba a media noche? él no era el "Hermoso emperador" que había hechizado a Yi, todo demasiado confuso, todo era demasiado angustioso - ¿Qué paso con tigo en ocho meses…?


- La gente dijo que yo te había hecho daño, muchos inconformes con mi reinado…decidieron ponerme a prueba, tus padre intervinieron, los escuche decir "que tú eras el malo", lo siento, todo fue mi culpa - tomó las manos de Wei entre las suyas - Me regalaron tu cuerpo sin vida, sus comentarios hacia ti me enfurecieron, ahora me temen con motivos pero no me siento solo ni me preocupa lo que ellos digan, ahora que a mi lado estas regocijante de vida, no me importa lo que los demás digan, ¡ te amo!, lo descubrí en este tiempo, busque entre libros y escritos, trate de explicarme lo que sentía por ti, estaba seguro de que simple amistad no era, ver tu cuerpo inmóvil por mi culpa me llenaba de horror, fui a otro lugar, a buscar algo que te curar, miles de plantas, frutos y hierbas, sólo una te pudo salvar, sólo la dijo una anciana…, una anciana que me explicó porque sentía esto por ti, "tú le amas " me dijo… y lo decidí, por siempre estaré con tigo, nada nos puede separar, sólo yo podré tocar tus labios como tú esa tarde tocaste los míos…,



- yo no te amo…- dijo Wei aterrado ante las palabras de Ling –

♥️ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥️


(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Parte uno fin‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)





๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 5: UN ESPEJO SEPARANDOME DE TI

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Miér Mayo 26, 2010 11:35 pm

CAP 5: UN ESPEJO SEPARANDOME DE TI

De noche lo comprendo, bajo la luna que siempre me acompaña

El frío cala mis huesos, la brisa me hace mantener mis ojos en ti

Las ideas removiendo mi mente, en verdad no sentía lo que tú creías

Lamento no haber hablado antes... tan disidentes nuestros sentimientos

Difícil decisión, a esperar un tiempo para volvernos a encontrar, volver a ti


.*.

- Yo no te amo…- dijo Wei aterrado ante las palabras de Ling – Yo no te amo, sólo te quería... quería a tu antiguo ser…


- ¿Porque ya no compartimos la misma castidad? Lo siento, yo también lo note, ya no hay brillo en mis ojos, no pude evitar que me abandonara la pureza…


- No, sólo no te amo, no entiendes nada… yo no soy Wei Yi… soy…


- Wei Tzu, lo sé todo.


- ¿Todo?- preguntó aterrado Wei - ¿si lo sabes todo por qué aún estás a mi lado? Sabrás que quien te enamoro entonces fue Yi, él te amaba… yo no…


- Tú si me amas, pero aun no lo sabes- El brillo en la mirada del emperador había regresado, diferente, ya no tenía esa marca de inocencia, ya no era puro, y Wei pudo notarlo - Te enseñare cosas más placenteras que ese beso…


Cuando Ling le dio un beso casto en los labios, Wei se dio cuenta de el error que había cometido, el emperador había cambiando, sí, pero sólo por fuera, por dentro seguía siendo tierno, aun así… se sentía raro, Yi no atendía sus llamados…


Tres semanas para que pudiera ponerse de pie, le asignaron una habitación junto a la de Ling, un mes y el emperador sólo le proporcionaba caricias placenteras a media noche… el emperador entraba a la habitación de Wei, se recostaba junto al castaño e inmediatamente se quedaba dormido, siempre lo hacia, sin ninguna malicia, pero una noche el inmenso espejo frente a la cama de Wei desprendía una luz leve, como el brillo de las luciérnagas en verano, el castaño se despertó, su primera reacción fue buscar la luz, y lo notó, la luz que el espejo desprendía no era más que un reflejo de la luna, se puso de pie dispuesto a taparlo.


- Wei, tan lejos del alma hermana, no me impidas verte recostado frente al hermoso emperador…


- ¿Yi…?


- Wei, quiero saber qué es más placentero que un beso, permítete ser guiado por el hermoso emperador hacia un mundo de placer… he vuelto para contemplar ese cuerpo mientras la luna le acaricia con tu roce de ceda… alivia sus pesares que no es más que un hombre herido esperando que correspondas sus caricias ¿Podrías prestar tu cuerpo para imaginar como seria estar a su lado?


- ¿Quieres que corresponda sus caricias?- sabiendo la respuesta el castaño preguntó con temor.


- Hazlo Wei, pero goza lo tersa que debe de ser su piel, besa su hombros blancos… deja que él te guié… ahora ve, despiértale…


Como hipnotizado por esa voz, Wei caminó hacia donde el Emperador yacía durmiendo, poco a poco le destapó, sutilmente se posicionó encima de Ling, quedando sentado en su estomago, y como aquella vez, Wei beso al emperador, Ling fue despertando ligeramente, primero la imagen borrosa de un hermoso ser, era Wei el que estaba dando el segundo paso, su corazón palpito de felicidad, había esperado que Wei se decidiera, que le correspondiera y después de tanto de espera él le estaba correspondiendo, mejor regalo divino no podía recibir,


Con delicadeza Ling atrajo el rostro del castaño hacia el suyo, retomó el beso, ahora más apasionado, recostó a su ahora amante, la ropa estaba de más, retiró la suya y la del castaño , besos de Ling a Wei, por fin le pertenecería, al sentir el primer dedo de el emperador en su, ser Wei se estremeció… paró la acción antes de que fuera demasiado tarde…


- No… por favor….


- ¿Quieres que paremos?


- No - Wei escondió su rostro bajo las sabanas - Lo que ocurre es que yo, yo quiero hacerlo, yo quiero que seas mío…


- Tú - Un gesto de horror se reflejo en los ojos del emperador, no había vuelto a pensar en eso que había ocurrido ya hacia algunos meses, pero que aun no había podido superar, Wei le quería hacer lo mismo que esos sujetos.


- ¿Te niegas?-


¿Se negaba?, no, en verdad quería que esa noche fuera una de tantas en la que se amara pero, volver a repetir esa experiencia, él tenia pensado tratar a Wei con delicadeza, con amor, y al fin, ser él quien le poseyera, por su mente nunca paso lo contrario, además.


- No…. Es sólo que no me lo esperaba…


- Si gustas, podemos esperar hasta que estés preparado…


¿Acaso no era Ling quien esperaba a Wei…? Ahora de él dependía Wei estaba dispuesto a hacerlo, con condiciones, pero estaba dispuesto a hacerlo, y mientras tanto, en el espejo quien más deseaba que eso sucediera… ¿Voyerismo? No, simplemente curiosidad por observar lo que a él le fue negado sentir…


- yo acepto… puedes empezar


Ling se recostó sobre la cama cerró los ojos lo más fuertes que pudo, tratando inútilmente de contener las lagrimas, el sonrojo en sus mejillas y el pequeño temblor, la imagen del sumiso emperador, la imagen que Yi jamás podría borrar de su mente, ni de su corazón, estaba enamorado de un hombre, y no cualquiera, era el emperador, y el emperador estaba enamorado de aquel que le mantenía en su cuerpo, el emperador enamorado de Wei., y Wei aun más sumiso que el emperador, regalaba su inocencia sólo por que su primer amor se lo había pedido, Wei entregándose por ordenes de Yi...

♥️ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥️


(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Inicio parte Dos‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 6: TÚ ESTAS DENTRO DE MI

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Miér Mayo 26, 2010 11:41 pm

CAP 6: TÚ ESTAS DENTRO DE MI… por

Que frío…, los movimientos bajo en mi cama me hacen temblar
Que malo… El arrebatante acto que cortó tus alas de libertad
Que miedo…, la reacción ante errores que te han dañado
Que dolor… Nos alejamos mientras tu corazón se rompe



.*.


Ling se recostó sobre la cama cerró los ojos lo más fuertes que pudo, tratando inútilmente de contener las lagrimas, el sonrojo en sus mejillas y el pequeño temblor, la imagen del sumiso emperador, la imagen que Yi jamás podría borrar de su mente, ni de su corazón, estaba enamorado, de un hombre, y no cualquiera, era el emperador, y el emperador estaba enamorado de aquel que le mantenía en su cuerpo la maldición, el emperador enamorado de Wei., y Wei aun más sumiso que el emperador, regalaba su inocencia sólo por que su primer amor se lo había pedido, Wei entregándose por ordenes de Yi...


Wei besó a Ling, un beso frío y sin sentimiento para tratar de esparcir en temor en la conciencia del emperador. Ling seguía tenso, sonrojado, temeroso del dolor, por parte del castaño no hubo otro beso, ninguna caricia, ni siquiera le veía a los ojos estaba demasiado apenado con lo que haría, sólo se dedicaba a admirar esas marcas en el cuerpo de Ling, las cicatrices en esos meses de encierro, cuanto había sufrido Ling por él ¿Y cómo le agradecía? Fingiendo amor, "mal agradecido", se dijo mentalmente, pero ya no había marcha atrás.

Dentro del espejo Yi lo veía todo, un cuerpo de barro seco encima de un cuerpo de cristal, los dos, igual de frágiles, los dos recién moldeados, uno más valioso que otro, para Yi, eso era Wei, agua cristalina que alguna vez fue hermosa y ahora sólo se mezclaba con el barro con los sentimientos sucios y Ling, una hermosa figura de cristal que intentaría tener, que intentaría tomar y guardar para que nadie más la pueda tocarla y romperla…

Y aquella noche el dolor de la penetración fue lo menos doloroso…


Al contrario de Wei, el emperador no sintió ningún placer, el castaño se había excitado con el simple contacto de su miembro en la "zona" del emperador, no hubo necesidad de penetrarle completamente, apenas la punta y el inexperto castaño se éxito involuntariamente, y antes de llegar al orgasmo, saco abruptamente lo poco que había logrado adentrarse dentro del ojiazul

Wei le tubo miedo a esa sensación de éxtasis, temió que algo malo pasara, "sólo lo normal", aun más apenado por lo ocurrido, aun sin saber que eso era bueno aun sin saber que eso hubiese cambiado su destino.

Wei le dio la espalda al emperador, tomó entre sus manos una de las sabanas de seda, le daba pena pero aun así lo hizo, eyaculó a escondidas porque pensó que eso era malo, retiró su esencia del cuerpo propio y enrolló la tela que escondió debajo de la cama, para que el emperador no lo encontrara, para que Ling no se molestara por la mancha en las sabanas de su madre.

Y mientras todo pasaba el emperador miraba fijamente al techo no había tenido ni el más mínimo rastro de excitación en el acto, Wei no lo notó por que simplemente no sabia, de haberlo sabido tal vez hubiese preguntado al no más experto Ling

¿Qué se hacia en esos casos?
¿Qué me ocurrió?
¿Por qué contigo no pasa lo mismo?

Pero Wei no sabia y la vista comenzó a nublársele, las fuerzas le fallaron, el emperador lo confundió con cansancio y se sintió mal, lo supo, "Él no le amaba", pues como aquellos hombres, sólo le había importado su placer, "Placer" esa palabra le hizo enfurecer, Wei ocupó su cuerpo y ni siquiera gozo de él, de haberlo hecho se hubiese sentido usado pero útil, no era así, Wei no gustaba de el, seguramente le era repugnante saber que algunos, le habían sometido antes por eso no había tenido eso al final de el acto, por eso no le había penetrado completamente…

.*.

Al amanecer, la imagen de Yi, radiante, rejuvenecida, en verdad estaba feliz. ¡No! feliz no, más bien complacido ¿De ver? sólo de ver, Wei, fatigado, arrepentido, no juntaba el valor necesario para ver a la cara a Ling, no recordaba casi nada ¿Lo había estropeado? No lo recordaba, no recordaba que había pasado después de desnudarse.

Wei se viró para quedar de frente a la ventana, sólo una sabana cubría su cuerpo, la brisa movía sus cabellos, ya un poco más largos, en las puntas pequeñas ondas que hacían ver su cara más aniñada, un ave volando libremente, "Ling es como esa ave, igual de libre" pensó Wei y después una hermosa mariposa con óvalos celeste en sus alas, " El color en los ojos de Ling es más hermosos" y mientras pensaba la brisa de la mañana se estrellaba en su rostro… "El aliento de Ling es más calido que la bri…"

- Ya despertaste…- el castaño dirigió su vista hasta la entrada de la habitación, el emperador le veía fríamente, dirigió la mirada hacia el suelo, y esperó a que Ling comentara algo - ¿Te ha gustado lo que ocurrió anoche?

- Yo - Y lo recordó todo... temió que estuviese molesto por lo que a sus sedas le había hecho, tal vez, si lo había notado, tal vez si hubiese dicho la verdad el mal entendido se hubiese aclarado… y así esa calidez nueva en el corazón de Wei brotaría libremente en otro corazón…- lo siento


- No lo sientas, a mi tampoco me agrado… -

El dolor acumulado crea una capa de insensibilidad
Hacia los sentimiento de los demás
Hacia los sentimientos de uno mismo
Dolor puede confundirse con indiferencia
Con desprecio o inclusive con sed de venganza
Sentimientos inadecuados para un corazón tan puro
Un corazón puro que se mancha por la mentira
Mentiras que se cree son verdaderas
Y verdades que se ocultan por el temor
A dañar al ser "que se desea proteger"
¿Proteger? Se protege a los conocidos, a los amigos
Y sobre todo, a los seres amados
¿Seres amados?

- ¿eh…?

- Que a mi no me gusto, incluso, con "esos hombre" fue más placentero que con tigo, me dio asco - le costaba creer que Wei fuera malo, pero así era Wei Tzu era la persona más mala del mundo, porque premeditadamente le había enamorado y le había decepcionado

-¿asco?- "eso que salió de él" pensó el castaño, seguramente por eso lo decía

-¿No lo notaste…? No me complaciste en nada Wei- Se miraron por segundos…

Emperador tubo que salir al jardín, las lagrimas ya recorrían sus mejillas, le había dolido en el alma tratar así a Wei… ¿Qué porqué lo había hecho? Porque tenía coraje, porque su amor no le amaba

.*.

El emperador salio deprisa, Wei se quedó mirando por la ventana, la luz en el espejo se hizo presente, sus ojos hundidos en la decepción, en la ambigüedad de un rostro con gesto apocalíptico… y sin embargo su propia imagen reflejada en el espejo con una eminente sonrisa. ¿Por qué Yi sonreía…? Mientras el ser dentro del espejo le miraba fijamente Wei decidió comenzar a vestirse….

- No me dijo que hacer, ¿Crees que podía adivinarlo?,- dijo casi en susurro Wei - lo que hice fue sólo instinto, él no es bueno Yi., yo… yo no tengo la culpa de que este enojado, es tonto ya no me gusta - "ya no me gusta" sólo una frase para expresar desagrado, Yi no lo comprendió y se enojo de sobremanera, sus ojos semejantes a Wei tomaron un color rojizo.


- ¡¡¡NO LE DIGAS DE ESA MANERA!!! Recuerda tu posición- Wei aún con sus ojos llorosos le miró y el temor le invadió - Vives en el palacio, ocupas la habitación de su madre ¿Cómo te atreves a decirle de aquella manera? ¿Cómo te atreves a decir que él esta en un error? Wei, anoche lo hiciste todo mal, tú tienes la culpa de la actitud de el hermoso emperador, sólo tú


- Sólo yo- Wei comenzó a sentirse cansado, se sentó sobre el suelo, recargado en una horilla de la cama, frente al espejo, frente a Yi, flexionó sus rodillas y sus brazos las rodearon, un su vista en la nada, su cabeza recargada en sus rodillas….


- Wei... bajo el alto cielo aúllas tus tristezas
Y allá afuera los árboles dejan caer sus hojas
Les permiten danzar entre el presente promiscuo….
Mientras mi hermoso emperador se atormente por "tus actos"
¿Wei… porqué temes….? ¿Por qué fuiste malo…
¿Acaso no escuchas el canto de aliento que el viento a lanzado para ti…?
¿Acaso no escuchaste la sonata que producía el caer de las lágrimas de la luna?
Wei… no mereces estar cerca de mi hermoso emperador…


- ¿No lo merezco? Pero, él me escogió

- Tú lo amas ¿alguna vez has amado a alguien…?

- No, sólo he amado una vez- "Pero no funciono" pensó Wei

- Entonces no puedes entender su dolor, sabes Wei, yo si puedo, déjame consolarlo con tu cuerpo, se que puedo hacerlo…

-Pero yo

- Wei Tzu él no soporta estar más a tu lado….

Los lazos del sándalo fresco se rompen…, aun tiernos estas…
Si no quieres perderlo, déjame ayudarte…, déjame sentir sus dolores…
Déjame sentir su cuerpo… y permíteme curar sus penas….

- ¿sus penas?- Repitió de forma dócil… y se desplomó sobre el suelo…

- Wei…, desaparece poco a poco… y Yi…, Yi pronto cerca del hermoso emperador…

.*.

- Emperador, mi hermoso emperador lamento lo de esta noche- Wei se acercó lentamente a Ling hasta tomar de su mano, asustado el emperador se viró… ahí estaba Wei, tan seguro y dominante como nunca lo había visto, giró de nuevo su mirada al estanque de roca- ¿Me perdonas…?

- ¿Perdonarte?

- Por Wei, no puedo controlarlo su personalidad es la dominante en este cuerpo, Ling ya lo sabes ¿lo de la maldición?

- Lo se, pero ¿Tu eres Yi?- cuestionó sorprendido el emperador

- Si, lo siento, trate de evitar lo de anoche pero Wei es malo, más fuerte que yo y malo…,

- Wei es malo lo sé

- Pero tú y yo, podemos ser más fuerte que él



♥️ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥️

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Lo que no dijo ‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)






๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 7: YO SÓLO QUIERO QUE TÚ LO SEPAS

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Mar Jun 01, 2010 3:14 am

CAP 7: YO SÓLO QUIERO QUE TÚ LO SEPAS

El sol que me mira a lo lejos, mientras el crepúsculo de nuevo me ciega…

La lluvia me impide sonreír… la translucida imagen no se muestra

Una mariposa tecnicolor se desliza sobre el viento frío…

Sobre el sueño, sobre sus/nuestros sentimientos…

Así hasta el fin del mundo, y cerca del fin

El corazón de un hombre herido

Y cerca de ese hombre

La persona que

Lo hirió

♥️


- Wei es malo… lo se…

- Pero tú y yo, podemos ser más fuerte que él… podemos encerrarle para siempre dentro del espejo, y nunca jamás nos volverá a hacer daño, ni a ti, ni a mi al fin podremos estar juntos…

- ¡¡¡No!!!

- Pero... mi hermoso emperador… yo te amo.

- ¡Antes de la luna nueva, Wei dejará el palacio!

- Pero…

- No quiero volver a saber nada de él ni de su maldición, ni de sus poemas- El rostro de Yi comenzó a tomar una forma tétrica, el emperador se asustó, Los ojos de Yi con un tono rojizo, el emperador dio unos pasas hacia tras, y Yi mirando por ultima vez al emperador con esos ojos rojizos corrió de nuevo dentro del palacio y al momento de entrar a la habitación una hermosa luz turquesa invadió momentáneamente todo el lugar

- El emperador te odia, dijo que da cinco días para que abandones su palacio, para que desaparezcas tú y tu maldición

- ¿Porqué lo hiciste Yi?- Wei sentado en una horilla de la habitación, como un muñeco viejo, su cuerpo tenía heridas de cortadas, las más profundas, las más visibles, en su rostro y sus ojos llenos de lagrimas miraban de forma suplicante a Yi a través del espejo- ¿Por que? ¿Yi por que me encerraste ahí dentro? ¿Por qué con él? "la sombra mala"

- Por tus actos tontos, "mi hermoso" también me odia ¡No tienes derecho a decirme nada! De hecho deberías estar agradecido de que yo intentara ayudarte, no sabes como, hace unos minutos allá abajo, le suplique al emperador para que te perdonara, pero él se negó, incluso me sugirió que acabáramos con tigo ¡Wei todos en este mundo terminan odiándote!

- Calla y dime ¿Porqué tomaste mi cuerpo? ¿Cuántas veces lo has hecho ya?

- Tu cuerpo no importa nada, tan sólo un recipiente de barro barato

- Eso no es cierto

- Si que lo es, sólo mírate, ya para nadie vales nada, ni siquiera para mi- Yi notó el dolor en los ojos de Wei - ¿Tanto te afecta la realidad? Si es así ¿Porqué mejor no desapareces?

- No quiero desaparecer Yi

- Si quieres, yo lo sé, estas cansado de ser odiado, de ser indiferente para el mundo, de no haber amado nunca

- Yo...

.*.

Ling con pasos pesados se dirigió hacia su propia habitación, antes de llegar pudo escuchar el sollozo de Wei, trató de ser indiferente a los dolorosos suspiros, trató de hacerse a la idea de separarse de el castaño de ojos negros pero le dolía demasiado ¿Entonces porqué hacerlo? Porque el orgullo le cegaba.

El emperador se dejó en caer entre las sabanas de ceda, ojos azules cubiertos por parpados, y su mente le abandonó

Las coincidencias no existen…

Los sueños se convierten en ilusiones

La luz de esperanza, comienza a apagarse

Y un recuentro se acerca, cuando se sienten lejanos


Y al abrir sus ojos, notó que se encontraba en la habitación que antes perteneció a su madre, creyó estar desvariando, acababa de recostarse y ahora estaba en la habitación no tan ajena, casi no había luz, el emperador forzó su vista demasiado, los ojos comenzaron a llorarle por el esfuerzo, por el esfuerzo que hizo su mente para no aceptar la imagen a través del espejo

.*.

- Acaba de una buena vez con todo Wei

- ¿Con todo?

- Tómala entre tus manos, derrama tu sangre y atraviesa el espejo, te lo aseguro, aquí no hay dolor, no hay nadie que te haga sufrir

- Pero

- Yo se que es lo que quieres, quieres dejar de sufrir, ven a este lugar, y deja que yo sufra por ti en tu mundo, con tu cuerpo

-"todos saben lo que quiero menos yo…" - pensó Wei…, y recordó como siempre alguien…

- Yo no te amo…, sólo te quería, quería a tu antiguo ser…

-tu si me amas, pero aun no lo sabes****



- No quiero desaparecer Yi…

- Si quieres… yo lo se…. Estas cansado de ser odiado…, de ser indiferente para él

Mundo…, de no haber amado nunca… ~~~~



- acaba de una buena vez con todo Wei…

Yo se que es lo que quieres…, quieres dejar de sufrir ºººº

… le explicaban sus sentimientos… Sus propios sentimientos

.*.

Una daga, finas flores dibujadas en la empuñadura, la daga era de plata y su punta pegaba en la piel del castaño, sus ojos negros parecían más un abismo, mirada sin expresión, fijos en el emperador y este del otro lado del espejo, contemplando la fragilidad de aquel que le había despreciado, de aquel sujeto al que pensaba pedirle que abandonara el palacio.


Wei hizo un ligero movimiento, la tela zarca que le cubría dejó al descubierto su hombro izquierdo, el castaño comenzó a arrodillarse, las cortadas ardían demasiado, Ling notó que el joven Tzu se acercaba hacia el espejo…

A gatas con lentitud…

Le veía pero… no le miraba….

Ahora sus ojos tétricos estaban marchitos…

Ahora le espantaba lo que Wei pudiese hacer con la daga…

Le asustaba verlo todo a través del espejo, él acababa de acostarse


¡VEN!

Tzu dijo algo, el emperador sólo puedo ver su labios rojos moverse, después gateó hacia donde el espejo, se acercó lo más que pudo, una lagrima cayó por su rostro y volvió a decir algo inaudible… una sonrisa falsa se dejó ver en sus labios, y por fin pudo escuchar la voz de Wei…

- Sólo quiero que lo sepas…, esto es lo que quiero- la daga penetró lentamente su pecho, la piel ahora con un tono escarlata…

.*.

- Wei necesito que te acerques un poco a mí…

- Yi, tengo miedo- La voz de Wei temblaba... su cuerpo también.

- Tranquilo, nada que no deseemos pasara, anda acércate hasta mi - Con gran esfuerzo Wei se movió, gateando hasta ver a Yi - Yo te prometo… que a donde tú vas no hay dolor…

Dolor, sólo esa palabra y la luz en la mirada del castaño se perdió, ahora sólo dos orbes negras…, dos posos sin fondo…

- A donde voy ¿hace frío?- Yi notó como el cuerpo de Wei temblaba, y con motivos propios, una ligera tela celeste le cubría – Por que aquí hace mucho, y me hace sentir mal.

Ese es el frío de la muerte.

- Donde tú vas nada se siente – el castaño sonrió con falsedad - pero antes quiero que repitas mis palabras Mientras la entierras- el castaño herido asintió con un movimiento de cabeza

"Sólo quiero que lo sepas…, esto es lo que quiero"

- Sólo quiero que lo sepas…, esto es lo que quiero - la daga penetro lentamente su pecho, la piel ahora con un tono escarlata…

La parte cortante dejó de verse, Wei miró al espejo, Yi ya no estaba, le había dejado en ese preciso instante ¿Por qué?

- lo que quiero, esto es lo que quiero, esto es lo que- Miró de nuevo , Ling estaba arrodillado del otro lado del espejo, con la mirada hacia el suelo, sus nudillos rojos, y las lagrimas en su rostro- Yo más quiero

.*.

- NO WEI!!! - Sin poder hacer nada miró como la daga se hundía poco a poco en el pecho de Wei, se abalanzó sobre el espejo, le golpeó intentando llamar la atención del castaño, tratando de evitar que fuese del todo enterrado, no lo logró, la impotencia le consumía, su corazón se contraía y se expandía, se contraía y se expandía, se contraía y se e x p a n d í a, dejó caer su cabeza en el espejo, mirando al suelo comenzó a llorar- No… yo no quería que te fuera, yo quería tenerte con migo, yo...

"Me marcho antes de luna nueva"

Wei sintió que era absorbido por algo…

.*.


Abrió sus azules ojos…, de nuevo se encontraban en su cama… ¿Todo había sido un sueño…? No quiso esperar más para saberlo, se levantó de la cama y corrió hacia la habitación de su madre ¡¡¡NO!!! Hacia la habitación de Wei, por que después de saberlo perdido se había dado cuenta, aunque Wei sólo quisiera ser su amigo, aunque no le amara, aunque el verle le doliera, aun así quería tenerlo cerca.


El suelo blanco con coloraciones rosas…, las paredes extrema y cuidadosamente teñidas, las cedas de colores claros tiradas en el suelo y Wei sobre ellas, con lagrimas secas en su rostro un rostro extremadamente pálido no tanto como la blanca piel del emperador, pero aun así el castaño se veía pálido…

- Wei… Wei…- Con miedo puso su mano a nivel de su rostro, cerca de su nariz ¡gran alivio sólo estaba dormido! Intentó despertarle con un ligero toque en el hombro descubierto…

- ¡¡¡Ling!!!- El ojinegro se puso de piel rápidamente y trató de poner las telas sobre la cama, "temía" que Ling se molestara

- Wei, siento lo de hace un rato- El emperador miró al suelo, el recordar sus palabras le hacían sentir mal, y los hechos de la noche anterior aun le sonrojaban, a pesar de todo, le sonrojaban-

- Respecto a eso yo...

- ¡¡¡Por favor perdóname y… y… no… digas nada, por favor…!!!


- Esta bien como tú quieras…- Sin motivo alguno Wei se abalanzó sobre Ling…, los dos cayeron al suelo y rieron juntos…- Estas bien

- ¡Sí!…


- Eso es bueno- Dijo de forma ida el castaño, Ling le miró pero no dijo nada


Puedo saber lo que se siente

Por fin después de mucho tiempo…

El tacto…, tu piel tan blanca y suave…

Puedo tocar tus labios rosas, Tus cabellos negros…,

Mi hermoso emperador desde hoy, y hasta el fin de nuestras vidas,

No dejare que nadie interfiera entre los dos…, no dejare que nadie más te toque...

.*.

Todo era verdad… no hacia frío ni calor… no tenia hambre…, no sentía dolor…, y esa herida en el pecho comenzaba a desvanecerse…, era lo que el deseaba… pero por alguna estañar razón se sentía incompleto.

♥️ ¤°.¸¸. ·´¯`» Y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥️

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Espejo sin frío ‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)





๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 8: VEN CONMIGO

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Mar Jun 01, 2010 3:25 am

CAP 8: VEN CONMIGO

Bajo el sol....................................bajo la luna
Estoy a solas contigo..................... Estoy tal lejos de ti
La realidad que no mata, duele ..y ..me invita a criticar de lejos
Nunca sonreí ante el frío en mi ser no sonreí ante el olor de jazmines
Ostentoso, y llamativo, casi real el pesar al tratar de recordarte otra vez
Sólo tristes, Sólo muertos, Sólo perdidos y los sentidos de mi ser
Un sueño simple y el chico de orbes azules que sonríe
Pon sólo un poco de atención, no es lo mismo
Oscuro bosquejo, no puedo gritar
Al que ahora extraño, le pido
Me rompa el hechizo
Ayúdame…

R

.*.


Indescriptiblemente hermoso y tentador, Ling miraba fijamente, desde la ventana del la habitación de su madre a Wei sentado a la horilla del estanque mientras hundía sus pies en el agua fría y cristalina, era raro pensó el emperador, últimamente el castaño resultaba ser más observador, más atento a los olores, al tacto, a los aromas, ahora sonreía con más frecuencia, antes sólo postrado en esta habitación, llorando a escondidas, sumergido en sus pensamientos, frente al espejo, conversando con Yi , y ahora, se había olvidado completamente de su maldición, al otro lado del espejo, y que decir de las atenciones, eran contadas las ocasiones en el que el castaño se alejaba del emperador, siempre servician, atento y cariñoso…

- Ling…- gritó el castaño al notar al emperador mirando por la ventana…- ¡Ven por favor… mira, voy a mostrarte algo que encontré…!

- YO…- Las mejillas del emperador comenzaron al tornarse rojizas cuando se supo descubierto…- Voy enseguida.

Corriendo salió de la habitación para dirigirse hacía donde el castaño se encontraba

.*.

Todo era tan neutral, estaba en una gran nada, y a pesar de la desesperación de sus sentidos, su corazón estaba resignado, esto era lo que él quería, era lo que él tanto había deseado, estar solo…, en un lugar en donde nadie pudiera odiarle, donde no fuesen necesarios los sentimientos, donde los temores se desvanecían…

El castaño se sentía flotar sobre una burbuja de cristal, sólo recordando sus ultimas palabras en el mundo real "Esto es lo que yo más quiero" si lo había dicho, cierto tenia que ser…

.*.

– Mira – El castaño extendió la palma de su mano para mostrare al emperador de ojos azules, una especie de gusano negro que se retorcía alegremente sobre la mano del castaño – La encontré adentro del estanque…, creo que le agrade por que se adherido a mi…

- Wei…– El emperador miró fijamente al "gusanito…" cuando pareció reconocerlo lo arrebato de las calidas manos del castaño y lo tiro al suelo, para después, sin ningún toque de piedad, dejar caer su pie sobre el indefenso animalito…

– ¿Porqué?–

– Era una sanguijuela, no se adhiere a ti por que le agrades…- el emperador hizo una mueca severa, ese gesto sólo le hizo ver más lindo ante los ojos de Yi- Si no para chupar tu sangre…

- Mi sangre- Miró su mano, tenía una pequeña marca roja…y una ligera incomodidad…

- ¿No sabía que en el estanque había?- Se agachó para mirar la profundidad del estanque con más detenimiento, los negros cabellos de su frente chocaron con el agua, y sus ojos azules trataron de enfocar más…- Abra que mandar a revisarle, esas cosas nunca me han gustado…

Un pez que iba pasando tranquilamente fue espantado por un dedo del emperador, se asusto y salto a la superficie, al momento de volver a las profundidades del seguro estanque salpicó agua en el rostro tierno de emperador…

- Pez tonto ¿porqué le mojas? - Unos raros arranques de Wei, pensó Ling, mientras se ponía de pie limpiaba el agua en su rostro…, sonrió al castaño y puso una mano sobre su hombro…

- No importa…

- Pero te mojó

-Esta bien… Wei…- Dijo con algo de incomodidad el ojiazul…

Mientras no duermo

Tengo un constate sueño…

En el que se desmoronan las ilusiones

Cuando la luna y el sol deciden no verse más

Cuando tu alma y la mía se esconden sin saber que lo hacen

Cuando el reemplazo resulta ser más agradable que el original y después

Cuando comienzo a darme cuenta, noto que no es lo mismo a tu lado…, y entonces finjo

Que la mirada se percibe más cambiada me hace tambalear y llorar por que no es igual

.*.

Un ligero murmullo le hizo abrir los ojos…, recostado entre cómodos cojines de colores desconocidos, pudo ver un espejo hermoso, colocado en el techo del oscuro lugar, dos figuras desconocidas para el ojinegro, un pelinegro y un castaño dentro de una habitación, sonriendo y conversando mientras comían de un plato de frutas variadas, la imagen no le causo ningún sentimientos, aun así permaneció mirando…, uno se compactaba de manera exageradamente melosa mientras que el otro con mirada sonrojada, trataba de evitar el contacto con las manos del que degustaba las frutas con especial placer… se cansó de mantener los ojos abiertos…, nada valía la pena como para desperdiciar el tiempo infinito que el estar dentro del lugar oscuro le proporcionaba…, de forma lenta cerro sos ojos negros y su rostro sin gesto demostró que estaba durmiendo… de nuevo…

.*.
- Lo he notado… que has cambiado un poco…

-Eso no es cierto mi hermoso emperador…, yo sigo siendo igual- El castaño mismo trató de creerse su mentira…- Igual al primer día en que nos vimos…

- No…- Miro de forma sonrojada a Wei

- No me desagrada en lo absoluto… pero, he notado que eres más…

- ¿Qué?- Cuestionó asustado… ¿y si el emperador ya se había dado cuenta…?

- Humano…- El castaño sintió una ternura inigualable en el corazón…, abraso de forma melosa al emperador y esta trato de apartarle, aun le estremecía tener a Wei tan cerca…- Y expresivo…

- Y eso… ¿Te molesta?- Percibió la mirada a través del espejo… sabia que él le miraba a él y a su hermoso emperador… tomó una uva entre sus delgados dedos y la llevó a su boca de una forma que hizo que el corazón de Ling palpitara con más fuerza…

- Para nada… - Entonces tomó entre su mano la de el emperador…

- Te quiero mucho Ling eres lo que yo en verdad quiero…- el emperador tambaleo ante esas palabras…

.*.

"Te quiero mucho Ling eres lo que yo más quiero"

- "Lo que yo más quiero…"- Sus ojos volvieron a abrirse…y sus labios rojos se trataron de decir algo pero su mente no formaba ideas coherentes…- ¿Es permanecer aquí…?

- No- Una voz del exterior, que le ocasiono un hueco en el estomago, y un estremecimiento terrible, esa voz el la conocía, era la voz de... - Lo que tú más querías era ser amado y lo que yo deseaba, era encerrarte en ese lugar

- Yi- Dijo al fin el chico recostado entre los almohadones…- Lo que yo deseaba era, no haber conocido nunca al emperador y lo que ahora yo más quiero, es no volver a oír sus voces, ni ver sus rostros…-

- Deseas la soledad que siempre te ha acompañado…

- No -Suspiró hondo y cerró sus ojos de forma serena- tranquilidad

Aun no entiendo el dolor en mi corazón de plomo

No entiendo el ¿por qué? de los sentimientos y el dolor

No entiendo ¿porqué? el sol sale mientras la luna duerme…

Ling, Yi, no entiendo ¿porqué? no me dejan descansar en soledad…

Están juntos, pueden saciar su lujuria, déjeme dormir y cantarme a mi mismo



♥️ ¤°.¸¸. ·´¯`» Y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥️

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Parte dos fin ‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 9: EL BESO

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Jun 27, 2010 2:33 pm

CAP 9: EL BESO

La libélula que tan siniestramente se pasea ante mis ojos
Me presume de su vuelo, me presume de su libertad
Me restriega en el rostro su facilidad para vivir
Los jazmines que tan siniestramente florecen
Presumiendo sus colores, su fragancia fina

Restriegan en el rostro, la facilidad

Con que se han querido y amado siempre
Los dos amantes marchitos que resplandecen
Presumiendo que se aman, entregándose al amor
Restregándome las formas hechas carne, y sonrisas
Formas que he decidido no dar, no están hechas para mí

.*.

El sol de medio día, los pájaros de colores alrededor del palacio, los peces inquietos en el estanque, las flores liberando sin pudor su aroma, el emperador afuera de la habitación de su madre, llevaba mucho tiempo, antes que el sol saliese, afuera de esa habitación, esperando a que Wei despertara… y aun no lo había hecho…, al parecer tendría que ayudarle a despertar.

Con singular silencio se adentró a la habitación, se quedó admirando por unos segundos el rostro apacible de Wei… el rostro con un deje melancólico que le hechizo en el momento que le conoció, hacia ya vario tiempo que no veía en su amigo ese gesto que le hacia lucir tan bien…, en ocasiones se preguntaba del porqué tan repentino cambio en el castaño…, pero nunca se enfrascaba demasiado en esas dudas…

Ling se acercó más al castaño, demasiado, cuando lo notó se apartó de inmediato, y el sonrojo invadió sus mejillas, esperó a que el color se le bajara, hundió infantilmente su dedo índice en la mejilla del castaño…

- Wei… - El movimiento que el emperador ejercía sobre Yi era casi imperceptible…- despierta…, despierta

- ¿Empera…dor?- Yi asombrado por la impaciencia en el rostro del Ling, impresionado porque nunca había interrumpido antes su sueño…

- Perdón, por despertarte pero…- tomó un poco de aire y junto el valor para invitar y revelar ante Wei un secreto, "algo tonto" pero un secreto al fin…- Hoy… el carnaval…

- ¿Carnaval…?- La emoción, la sonrisa y luego esa noticia…, no era necesario ser un sabio para saber que era lo que Ling tramaba…- Pero no puedes…

- ¿Porqué no…?

- "Porque no quiero que nadie más te vea"- palabras que se quedaron encerradas en su mente, por que el sacarlas hubiese sido una tontería- Porque…. allá abajo…, son malos

- Ya no hay que temerles… además…- Hechos pasados que no valía la pena recordar- No iremos como Wei Tzu ni como Ling Zhou

- No entiendo...

- Disfraces - Aclaró de forma aun más alegre el emperador- Por eso, había que levantarse, hay que preparar los disfraces, para que podamos ir….

- No, hermoso emperador, no, a mi no me gusta…

- Será poco tiempo, lo prometo, sólo iremos a ver - Los ojos de el hermoso emperador brillaban con sólo hablar -, y lo juro, volveremos pronto.

.*.


Las telas negra, seda pura que cubrieron su cuerpo ahora desnudo, sus ropas le fueron arrebatadas sin que pudiera evitarlo, Wei, recostado en la cama, y al lado suyo una sombra, no hubo lucha, no hubo dolor, sólo fue tacto, solamente le tocaron mientras él dormía, cuando despertó, sólo pudo ver a esa sombra, misma posición en la que actualmente se encontraba, y algunas zonas amoratadas en su piel…

- Serás el reemplazo de "la maldición…"- Y aunque el castaño no pudo ver su rostro, entendió, con la entonación de sus palabras, que no seria nada bueno, y que la sombra le despreciaba- ¿Cómo fuiste capas de...?

- Nunca me ha importado ser… – Interrumpió el castaño- sólo deseo lo que más me agrada, yo me agrado, y me repudio al mismo tiempo, el vapor de la duda penetrante, ingresando a mis poros, mi carne descubierta por la luz del falso sol… el tiempo no se detiene, la fatalidad de los sentimientos que se exponen siempre, a través del espejo, intento evitarlos, nunca me abandonan, a través del espejo, a través de mis parpados, las voces detestables que no me dejan dormir en paz, la vida que no fue recompensada, la vida que deje ir…

.*.

- Ya esta listo… nadie, nadie lo notara…- un risueño Ling se miraba al espejo…

- Si nadie…- El atardecer ya estaba cerca… el sol a medio crepúsculo, y Ling seguía acomodando sus prendas desde hacia ya bastante tiempo… Yi desvió la vista del emperador para tomar la mascara de carnaval que Ling le había obsequiado para resguardar su identidad… miró detenidamente el objeto en sus manos…, esas mascaras eran casi iguales a las que "esos hombres" ocupaban, cuando atormentaban al emperador en la casa del padre del Wei….

.*.

- Sigues vivo - dirigió su aquella mano hacia los hombros de Wei, presionó con fuerza y enterró sus uñas, no hubo ningún dolor, ninguna reacción-, y como pensaba, no puedes sentirlo…

- No deseo hacerlo…

- Eso lo dices por que no has conocido nada que te haga arrepentirte del intercambio… sabes…, cuando Yi recién fue encerrado, cuando le confinaron como la maldición de la familia Tzu, pensaba igual que tu…, después, conoció a los seres que atormentamos al que habite detrás del espejo…, él inmune ante nosotros…

-Sin sentido no podía sufrí sus tormentos…- Dijo sin ningún tipo de interés el castaño…


- Pero cuando llegaste tu a la edad requerida, cuando Yi pudo tener contacto con tigo, todo fue diferente, se interesó por ti desde el primer día, te admiraba porque tú tenias cosas que él nunca tendría, porque tú no le odiabas como tus antepasados, porque podía contarte historias…te admiraba porque eras el único, en toda la familia, que no le reclamabas el vivir en tu cuerpo…, te admiraba a ti un simple humano maldito…, y después cuando conoció al que ahora es su amigo, te odio, te envidio, tú humano tonto, le diste lo que él más deseaba… tu humano tonto…, serás atormentado por nosotros…

Wei noto cómo a su alrededor se juntaban cinco sombras, sus manos en su cuerpo, las veía, pero no sentía nada…
.*.

- mmm…- Se quejó el emperador, al saltar por una de las barreras que le permitían salir, no estaba acostumbrado a hacer esos esfuerzos, Yi ya le llevaba algo de camino, pues tenia que cerciorarse de que era seguro el camino….- Tú puedes Ling, tú puedes- Se auto animó, no quería que Yi regresara por él, suficiente trabajo era que se arriesgara para que él pudiera salir del palacio, no quería admitirlo pero le gustaba mas cuando él era quien protegía a Wei y no al revés…

El castaño, al no escuchar los pasos de Ling, decidió esperarlo junto a un árbol... Algún tiempo después Ling apareció, continuaron el resto del camino…, sin hablar, sin hacer ningún tipo de ruido que pudiese delatarlos.

Llegaron, por un sendero solitario hasta la plaza de la ciudad… Tanto Yi como Ling quedaron maravillados con la imagen ante sus ojos, niños corriendo, mujeres, hablando, gente mayor entre retos y acertijos, jóvenes entretenidos con las danzas de las feminas, los dos sonrieron e hicieron de esa imagen un recuerdo propio.

Y sin que nadie pudiera darse cuenta, los dos amigos se incorporaron a la celebración, comieron bolas de arroz glutinoso, para Ling el relleno de carne, para Yi simplemente de dulce, observaron a los más jóvenes realizar juegos de columpio y yangge, admiraron exhibiciones de faroles y sonrieron juntos, juntos disfrutando los programas folclóricos, el desfile de zancos, la danza de leones y la del bote de tierra.

-"Que maravilloso" pensó Ling cuando la danza del dragón comenzó…

Dragón de doce segmentos de telas, cargados por portadores con faroles colgantes, que se agitaban de uno a otro extremo, con gran alegría mientras avanzaba… imitando el contorneo sinuoso del animal.

La danza terminó cuando la noche ya estaba avanzada, y después, la mejor parte de la noche…, la tradición en los pueblos chinos…

Cuando la noticia llego a los oídos de Yi, decidió que era el momento de llevar al emperador a un lugar especial, al lugar en el que año tras año, observaba con Wei "las luces en el cielo..." y que ahora compartiría con su hermoso emperador…
.*.

- Sabes… deberías de odiar a Yi… te a quitado muchas cosas, fue su culpa que nadie te aceptara…

- No le odio…

- Pero deberías hacerlo…- Continúo diciendo la sombra a su lado….

- No, digas lo que digas no lo hago…, ya no siento nada…

- Eres diferente…- Un risa de dejó escuchar….- Serás interesante pasar una eternidad con tigo pero…, me gustaría despedirme de Yi…

- Tú me aburres- Sentenció Wei con voz neutral…

- Wei Tzu, regrésame- la sombra ignoró por completo las palabras que el castaño le había dedicado - por uno rato a Yi… ahora…

Dos ojos rojos brillaron en la oscura habitación, Wei cayó inconciente, y las cinco sombras que tocaban su cuerpo, se inclinaron en el suelo, hicieron una reverencia para la rápida visita que Yi les haría, tal vez seria la ultima…
.*.

- ¡¡¡Hermosos… desde el palacio no se ven tan bien…!!!

- Me alegra que le guste…- Dijo "tímidamente" Yi…

- Wei, muchas gracias por... - el castaño puso su dedo índice sobre los labios rosas del emperador, le silencio y rogó que continuara observando el espectáculo…

Las hermosas luces en el cielo, algún tiempo después, el cielo volvía a la normalidad, las luces que se habían apagado daban como concluido el carnaval, se habían terminado, permanecieron sentados en la terraza de la habitación perteneciente a Wei, si, el lugar especial de Yi, era la casa de la familia Tzu…

Yi recargó su cabeza en el hombro del emperador, este seguía viendo hacia el cielo, ya las únicas luces que se veían eran el resplandor de las estrellas Yi, decidió que era el momento, se arriesgaría a romper el mágico momento… para poder probar esos labios rosas, miró fijamente al emperador… este extrañado, hizo lo mismo, el acercamiento del rostro de Yi hacia el propio le hizo sonrojarse, trató de virar su mirada, el castaño se lo impidió, y en el momento en el que se juntaron los labios, un resplandor imperceptible para el pelinegro, un dolor en el pecho para el castaño… ese beso no le había provocado ningún placer…., ¿Por qué? cerró los ojos, todo fue tan rápido, un pequeño mareo y al abrirlo se encontró, desnudo en una cama con sabanas de seda negra, a su lado, la sombra de Qin~he, y a sus pies, las cinco sombras del mal…


.*.
Lo último que recordó fue la voz de la sombra, y al abrir los ojos, se encontraba muy junto de Ling, Ling, Ling, sus labios unidos a los de el castaño, en un arranque de pánico, por no comprender lo que ocurría, Wei se apartó bruscamente al emperador, este le miró sorprendido, no entendía por que de la repentina reacción del castaño, ¿porqué se comportaba tan extraño si él había provocado el beso?

- Wei…- Dijo el emperador aun contrariado…

- No te acerques, no me toques- Wei aun no comprendía lo ocurrido…

Ling estuvo a punto de decir algo pero lo notó… la mirada melancólica en el rostro de Wei… mirada tan característica del castaño, la mirada que había hechizado y la actitud que le hacia desear protegerlo habían vuelto a él…

.*.

- Fuiste malo Yi- Sentencio la voz…- Ni siquiera te despediste…

- Idiota… ¿Cómo hiciste para encerrarme de nuevo? te exijo que me regreses a mi cuerpo…

- ¿Tu cuerpo? no te engañes, por mucho que te esfuerces, jamás podrás ser Wei…

- No quiero ser el, sólo necesitaba su cuerpo…

- Un cuerpo sin sentido, Yi tú mismo lo notaste… aunque tengas su cuerpo, aunque percibas olores, sabores, texturas… aunque seas casi humano, aunque con engaños le hayas despojado de su cuerpo, aun así, te hace falta algo muy importante…

-¿De que diablos estas hablando…?- Cuestionó bastante enojado Yi

- Yi, aunque te esfuerces… jamás podrás sentir P L A C E R…

-¿Qué dices…?

-Tu mismo se lo dijiste a Wei… - la sombra, de forma melosa repitió exactamente las palabras de Yi- "es tu cuerpo… y el cuerpo ofrece placer, sensaciones, tacto que sólo puede ser digno de sentir el dueño del cuerpo…, yo soy una maldición en ti… no tengo ningún derecho a sentir" Yi… jamás, podrás sentir las caricias de tu "hermoso emperador" ni sus besos…


♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥

(º·.¸(¨*·.¸ ¸ .·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Inicio parte tres ‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 10: SÓLO OTRA OPORTUNIDAD

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Jun 27, 2010 2:55 pm

CAP 10: SÓLO OTRA OPORTUNIDAD

Soy quien te dio la mano, no me olvides aunque los días mejoren

Soy quien sacrifica inmortalidad por ti, no me alejes de tu lado

Soy quien quiso ser tu amante, no me diga que no me amas

Que la luz del sol comienza a cegarme, solo no puedo

Que la luz de la luna me odia, sin ti me muero….

.*.

- Wei…- El emperador intentó acercarse al exaltado Wei, intentó tomarlo de la mano, su comportamiento asustaba…aunque le gustaba, le asustaba…

Para Wei, el hormigueo que la sensación del calido beso que el emperador le había brindado empezó a extinguirse

- Idiota no me toques- el respeto que debía de sentir por el pelinegro desapareció

- ¿Qué te ocurre Wei…?

.*.

- Claro que puedo sentirlo… yo sí puedo…

- No, no puedes, sentiste la calidez de sus labios pero, aunque digas amarle, no sentiste aquella emoción que se derrama por sus venas en el primer beso con la persona amada…

- Yo sí lo sentí…- Sus facciones comenzaron a endurecerse, esos ojos tan iguales a nada desprendían odio y rencor…

- Claro… lo sentiste…- Una sonrisa burlesca en sus labios…- miéntete a ti mismo Yi

- Por favor- Dijo de pronto Yi - Regrésame a mi cuerpo, no quiero que Wei arruine lo que hasta ahora he logrado, lo echara todo a perder, mis esfuerzos se convertirán en nada… por favor… Qin-he

- ¿Le amas tanto que en verdad quieres que te deje ir…?

- Sí, lo amo…

- Entonces demuéstramelo…

- Si te lo demuestro...- Una mirada de miedo en el rostro de Yi- ¿No volverás a hacerlo?

- ¿De qué hablas?

- De encerrarme en este lugar…

- Sí, lo prometo…, dame lo que te queda de poder y jamás te volveré a encerrar en este lugar

- Te lo daré todo pero regrésame, ese idiota lo va a echar todo a perder, en tres días, cuando la luna muera, lo juro… junto al espejo te daré todo lo que me queda de eternidad, pero déjame ir hoy… tengo que ir con mi emperador al palacio… tienes que encerrar a Wei de nuevo…

- Esta bien… Yi… trae algún fruto de allá afuera…

- ¿eh?

-Jai jien Yi…

De nuevo el mareo, luces vistas simulando el final de un túnel… de nuevo una esencia calida…, de regreso al cuerpo…

.*.

- Estabas furioso porque arruine tus sabanas, y llore, y te llame, nunca llegaste, te burlaste mi con él, no me enseñaste cómo y te enojaste por que no lo hice bien…todo fue un sueño y yo ya no soy real, ¡¡¡No me toques, no te atrevas a tócame!!! No, no, no….- los sentimientos que había mantenido congelados, dentro del espejo, se despertaron de pronto…

- ¿Lloraste…? ¿No te enseñe…? ¿Qué no hice?…- Todo demasiado confuso un comportamiento nunca antes visto en el castaño, le recordaron esos arranques de furia que su padre tenia para con él, el emperador comenzó a desesperar, las lágrimas comenzaron a brotar inconcientemente de sus ojos…

- Maldito Yi ¿Qué esta ocurriendo? no quiero estar aquí, Quiero telas y las sombras, yo no debo de estar aquí yo.... ¿Ling… estás bien?

- ¿Yo…? tú eres el extraño

- ¿Extraño… por qué lo dices?

- No lo se, dijiste cosas, que no te enseñe…, actuaste raro, yo… no entiendo que esta ocurriendo Wei ¿Qué ocurrió?

- Mi hermoso emperador… te hice llorar- Dijo el castaño al mismo tiempo que removía las lagrimas del rostro de Ling- impura la noche esta en la que las cosas fracasaron, perdona mis palabras prosaicas, mi actitud lastimera y también este repentino cambio…

El emperador dio un paso hacia atrás al sentir el contacto de las manos del castaño, porque de pronto le dio miedo, porque había regresado su actitud sobre protectora…

- Wei… quiero volver al palacio, llevamos mucho tiempo fuera

- Tienes razón… emperador…- Yi bajó la mirada y presionó con fuerza sus puños, porque por la culpa de Wei, Ling se estaba comportando distante…
.*.
Wei desnudo como hacia apenas unos minutos había estado Yi, su cuerpo blanco, recostado entre las sabanas de seda, su posición fetal impedía a Qin-he mirarle el rostro, aun así, no desaparecía su sonrisa burlesca.

- ¿Y cómo te fue? ¿Qué tal tu encuentro con aquel que te orilló a encerrarte tras el espejo…?

- Cállate…- No fue una orden, fue una suplica

- ¿Porqué?

- Porque me duele… porque…

- mmm… al parecer te afecto verle… Anda Wei… ¿dime porqué?

- Porque….

- ¿Es por que estas celoso de Yi…? ¿Te has dado cuenta de que sientes algo por el pequeño emperador…?

- ¡no! no, no es por eso.

- Entonces… es...

- Es porque no sabe nada, porque no lo notó, no sabe todo lo que ha ocurrido, no sabe de mi dolor, ni de los sacrificios de Yi…, no sabe nada de él… ni de mi, a Ling lo único que le importa es no estár solo… sólo eso…, por eso me duele, me duele que él sea el único que permanece indiferente ante todo…



- Oh peor que mocoso tan malo resultaste ser Wei Tzu… lo que tratas de decirme es que quieres ver sufrir a Ling Zhou

.*.

El trayecto de regreso más rápido y silencioso, ninguno de los dos dijo nada, los dos con la curiosidad de saber que había ocurrido, Su primer beso opacado por las dudas y la incertidumbre, al llegar al palacio Yi ayudó al emperador a llegar a su recamara, sin despedirse cada, sin hablar, cada uno a la recamara correspondiente, cada uno se deshizo de los disfraces, cada uno para acostarse en su cama y tratar de dormir…
.*.
- No… yo no quiero eso…

- Claro que sí…

- No…, estoy cansado de que me digan que es lo que quiero…- Wei poco a poco fue enderezando su cuerpo, quedó sentado, con las piernas encogidas y su rostro húmedo por las lagrimas con esa expresión de eterna melancolía…- Yo sólo quiero que deje de ocupar mi nombre para llamar a Yi….

- ¿Estas celoso de Yi?

- No…

- Sabes… eres extraño, yo en tu lugar estaría ardiendo en envidia…

- Cada cual esta en su sitio… no eres yo…

-Ya lo has dicho antes… sólo te digo lo que yo haría, ya no intento cambiar tu forma de pensar…

- Ya no lo harás- afirmó de con tono ausente

- No, ya no…, Sabes Wei, yo ocasione lo de hace un rato…

- ¿Para qué…?

- Por diversión…, me agradaba, aquí adentro atormentar a Yi…

- mmm…- Wei comenzaba a sentirse cansado, esas emociones desaparecían poco a poco, dejó de tener interés en las palabras de Qin~he - me siento bien…, ya casi no hay dolor…

- Disfruta esa sensación, puede ser efímera…

- No lo será…

.*.

Algún súbdito se encargaba de entrar sigilosamente a la habitación, dejaba su desayuno en el mueble más cercano y se marchaba, antes de que el emperador despertara… Ling lo sabia, pero esos tratos ya no le importaban… en cuanto notó que aquella mujer joven salía de su habitación, dejó de fingir que dormía y se sentó sobre la cama, apenas su paladar degustaba de un buen desayuno cuando notó que algo se movía en la entrada de su habitación, una ser con cabellos castaño apenas si se atrevía a asomarse por el marco de la habitación…

- Wei… entra…- Y entonces ese "ser" brincó al saberse descubierto…

- Lo siento…, no pretendía interrumpir…

- No, no, Wei, no interrumpiste nada sólo estaba desayunado ¿Tú ya lo has hecho?- El castaño afirmó con la cabeza…- mmm…

- Emperador… yo, quisiera hablar contigo… sobre lo de anoche…- Entonces Ling dejó de hacer lo que hacia y le miró fijamente…- si me comporte extraño no lo recuerdo… pero quiero disculparme si dije algo indebido, la verdad no se que me pasó…

- No te preocupes Wei… nada ocurrió… sólo… sólo…

- Por favor… sólo olvida lo que ocurrió ¿Sí…?

- …- El emperador no supo que decir, Wei le pedía que olvidara lo que ocurrió la noche anterior… que olvidara todo, inclusive ese beso, Ling suspiró con pesadez, si eso era lo que el castaño quería él olvidaría…

Ya no dijo más… sólo una apócrifa sonrisa sin maldad reflejada en su rostro, el resto de la tarde, como todas, Wei exagerando sus cuidados con él, siempre sonriente.
.*.
Después de mucho delirar Wei se había quedado dormido, Qin~he le miraba, el cuarto oscuro, la cama con finas telas negras…, las 5 sombras rodeando el lugar, y el reemplazo de la maldición respirando con tranquilidad…

Yo si que siento envidia…
Yo si que no soy como tú

Qin~he se recostó al lado del castaño, su mirada hacia el techo, ahí el espejo que lo definía todo, sus manos moviéndose de forma extraña, un resplandor y dentro del espejo que nada reflejaba, comenzaron a formarse figuras… que parecían estar reflejadas en un cristalino lago de aguas turbias…

Yo tenía que estar a su lado
Maldito el ser despreciable
Maldito el que le aleja de mí

Poco a poco, la imagen se fue aclarando, del otro lado… Yi y Ling, sentados a la orilla del estanque… recargado uno con la espalda del otro, mirando al cielo… respirando a la par…

- No lo será… Lo juro por la eternidad que me rodea que no lo será…

.*.

Ya pasados los días, en el atardecer del día elegido

- Mi hermoso emperador… este día la luna muera…

- Sí, lo sé…

- Algo especial esta por pasar…

- ¿Algo especia?- Ling separó su mirada de la ventana, la dirigió hacia Wei, algo no estaba bien, lo notaba en el tono de su voz… - ¿De qué estás hablando?

- Emperador, hoy no puedo decírtelo, pero me atrevo a pedirte un favor…

- ¿Cuál?

- Esta noche, no salgas de tu habitación…

- Pero…

- Escuches lo que escuches… no importa si te llamo… no importa si la curiosidad es grande… pase lo que pase y escuches lo que escuches…, no salgas de tu habitación…, al amanecer juro que te lo explico todo… y juro que también te hablare de la verdad, de mis sentimientos… pero será hasta mañana… al amanecer…

- ¿Tus sentimientos…?- El sólo hecho de escuchar esas palabras le hacían sentir cierta emoción, en los ojos de Wei podía ver la verdad de sus palabras… y el pesar en sus acciones…

- Lo prometes emperador…

- yo…- Sólo un "sí" y todo arreglado…- Lo prometo… no saldré…

- Gracias…- Los brazos de Yi rodeando el cuello de Ling, Ling… cerró sus ojos, sintió cierto sentimiento ante el contacto… pero… para su sorpresa… no era felicidad… ni nada que se le pareciera… mas bien… de nuevo se sentía incomodo…

Yi no lo notó, se creyó correspondido, su sonrisa era un signo de victoria, esta noche se libraría… por fin de Wei, de Qin~he y de las cinco sombras del mal…

.*.

- Wei… Despierta, necesito que me hagas un favor…- Qin~he enterraba sus uñas en la piel del hombro de Wei… esta no sentía nada…, pero la voz que le llamaba comenzaba a ser incomoda… unos minutos más la piel comenzaba a sangrar… a ninguno de los dos le importaba…, Qin~he comenzó a desesperarse, y sin ningún remordimiento aventó a Wei fuera de la cama…

Fue hasta entonces que Wei abrió los ojos, y sin decir nada, con débiles movimientos se puso de pie… su mirada flemática gusto a Qin~he por eso le sonrió

- Necesito que me hagas un favor…

- Necesito que me dejes en paz- dijo el castaño con el mismo tono de voz que Qin~he había utilizado

- Eso no es posible, fui creado para tortura a la maldición o para torturarte a ti…

-¿Ese es tu único fin? Vaya desperdicio que eres…

- mmm… no me gustan tus palabras, pero sólo por hoy las pasare por alto, joven Tzu- Falso respeto- Yi y yo hicimos un trato… para que vivas por siempre aquí, en completa tranquilidad…siempre en ese sueño que tanto te agrada…,

- ¿Y qué tengo que hacer yo?

- Eres inteligente…- el halago no fue bien recibido

- ¿Sólo di que tengo que hacer?

- Eso lo sabrás en unos momentos… sólo necesito saber si nos ayudaras…

- Si lo que dices es cierto lo haré…

.*.

Esta era una noche oscura… porque hoy la luna moría, como cada mes…

- lo que quiero, esto es lo que quiero, esto es lo que…- Sus palabras felices, estaba a punto de ser mortal, a punto de ser el ser más feliz sobre la faz de la tierra-Yo más quiero…

De nuevo en esa habitación, la deslumbradora luz celeste invadió la habitación, ya frente al espejo Qin~he, con su sonrisa burlesca…

- Qin~he Te doy mi grandeza, mi inmortalidad y mi poder a cambio de que para siempre cierres esta maldito portal…

- Yi vas muy aprisa… aún no he puesto las reglas del trato…

- ¿Cuáles reglas?

- ¿Traes lo que te pedí…?

- ¿Qué?

- El fruto…

- ¿Para que lo quieres?

- Sólo tráelo…- Yi corrió y tomó el primer fruto que encontró en el recipiente al lado de su cama…

- Aquí esta- Dijo al mismo tiempo que mostraba aquel fruto de exterior aterciopelado…- ahora dime las reglas…

- Tendrás que entra para que te las diga…

- ¿Entrar? No puedo hacerlo no podemos estar los dos juntos en el mismo lugar…

- No hay problema por eso… el puede salir un momento… ¿No?

- "No hay nada que temer"- pensó Yi…- "sólo será un momento y mi emperador no vendrá a esta habitación…"

Qin~he hizo aparecer a su lado a Wei… le hizo ponerse frente al espejo, y como hacia mucho tiempo Yi y Wei se miraron fijamente… una mirada más gastada que otra, Yi sintió algo al ver a Wei en esa actitud tan invariable, Yi sintió seguridad… Wei tan sereno que no causaría problemas…

- El emperador no vendrá- Dijo firme Yi a Wei- Pero por si alguna razón llegara a entra…- Fue interrumpido por el amo de las cinco sombras del mal…

- No hagas dramas, compórtate de forma gazmoña y tranquila, no hagas que note que no eres Yi… ese era el favor que quería que me hicieras…- Wei sólo asintió ante las palabras de Qin~he, suspiró fuerte y cerró los ojos, no recordaba que fuera una sensación agradable atravesar en espejo…- Listo aquí Yi… ya puedes pasar…

Mientras Yi comenzaba con su ritual Qin~he colocó una extraña semilla en las manos frías de Wei… y antes de que se encontrara en la habitación del palacio logró escuchar… "En cuanto cruces cómela… o no duraras mucho tiempo afuera"

Su cuerpo más pesado… lo notó enseguida, ya estaba del lado maldito del espejo…

- Explica ahora…. rápido las reglas…

- Primero dámelo…- Extendió su mano para que Yi colocara aquel fruto sobres u mano, la maldición lo hizo, Qin~he se sentó con tranquilidad en la cama con sabanas negras…

Contempló por segundos aquel albérchigo de terciopelo… y de pronto desapareció…

- Se fue…- Una falsa tristeza, una mirada de felicidad y Yi creyó arrepentirse de lo que estaba haciendo

.*.

Su cuerpo ovillo, un dolor en su pecho, un dolor fuerte, sus ojos se abrieron de sobremanera, con gran esfuerzo una mano en la parte adolorida, y lo sintió, el dolor más fuerte que en la vida había sentido, su mirada fija en su mano derecha… ¡Sangre…!
"En cuanto cruces cómela… o no duraras mucho tiempo afuera"
Miró para ambos lados, encontró lo que buscaba… la semilla que Qin~he le había dado… no importaron tanto los dolores…, se arrastro hasta donde estaba, entre sus manos y cambió completamente, ahora ya una fresquilla… con terciopelo, rojo… amarillo

Una mordida… un fruto amargo… dulce y al final un poco de ambos… no hubo tiempo de una segunda mordida, Wei con su dolor cayó inconciente…, aun con su mano en el estomago…
.*.
Yi se fue sintiendo pesado… su cuerpo pesado… Qin~he seguía hablando sin llegar a ninguna conclusión… el cansancio comenzó a vencer a la maldición…, sus ojos se cerraron… y entonces Qin~he soltó una carcajada estrepitosa… había ganado una batalla…

Se puso de pie, como siempre las cinco sombras a su lado…

- Yo lo sabía… Yi jamás podrás alejarte de aquí… este es tu lugar…, este es tu castigo eterno… tú eres la maldición de los Tzu… yo soy tu tormento…

.*.

El desayuno en su habitación, como todos los días, algo cambio, esta vez desayunar no era su prioridad… sin arreglarse si quiera salió de un sólo movimiento de su cama, de la habitación… su pies descalzos en el suelo frío, corrió hasta la habitación de Wei, se adentró a prisa… lo que vio lo paralizo…

El suelo blanco con coloraciones rosas…, las paredes extrema y cuidadosamente teñidas, Wei sobre el suelo, al emperador lo apresó un sentimiento extraño (¿D e y a b u?) Con miedo se acercó y al hacerlo observo… ¡Sangre…! en sus ropas, en su mano en el suelo…por todos lados…

- Wei… Wei…- el castaño logró escuchar que alguien le hablaba con temor… comenzó ha abrir los ojos… con lentitud…, la luz de repente le lastimó…

- Ling- fué un susurro…

- No te levantes… ahora… mando llamar a alguien que te cure… sólo, no te muevas, espera…

- Yo…- No entendía muy bien que pasaba…- ¿Qué te ocurre? ¿Por qué me dices eso…?

El sueño se había ido, los brazos le dolían por la mala posición y por el lugar en donde durmió… primero se arrodilló, recargando su peso en la cama logró ponerse de pie…,

- ¿Estás bien…? pero…- El emperador hizo un ligero puchero… por un momento creyó que…

- ¿¡AHHH! PERO QUÉ ME PASO…?- Asombrado por aquella gran manca de sangre en su ropa, se levanto las telas para verificar que estaba bien, la piel tersa de su pecho al aire… no tenia ninguna herida, revisó cada parte de su cuerpo, nada… estaba intacto…

- ¿De dónde…? Entonces…

- No lo sé…

Los dos se miraron por segundos…

♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥


(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' De regreso‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)






๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 11: EL EMPERADOR Y EL SÚBDITO

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Jun 27, 2010 3:10 pm

CAP 11: EL EMPERADOR Y EL SÚBDITO

Dulces colores te deslumbran ser amado, y camino con angustia frente a ti
Tu propio reflejo, propio interés, te miro, no captaste mi presencia
Y es ahora que la triste sonata, se percibe, me llama el dolor
Un suspiro al aire, lucho al verte, superando las barreras
Son tan fuertes, lagrimas al suelo, no te puedo tocar

.*.
- Déjame salir.

- No aun no… tal vez… en algunos años, si te comportas como debes, tal vez, puedas salir, cuando el sucesor de los Tzu nazca…

- Los Tzu ya no tendrán descendencia directa, sólo los hombre heredan la maldición, sólo los primogénitos…

- Entonces… arrepiéntete eternamente… por que ahora Wei esta donde debe estar… tú también Yi…
.*.

Ling tratando de esperar eso de lo que Wei le hablaría, y el castaño, con cierta paz interior… los recuerdos de los últimos meses no estaban, no dijo nada, para él todo normal…

Ling caminaba por los jardines, su mente confusa, ya más de media tarde y aun Wei no le decía nada, tenia dudas sobre lo que había ocurrido aquella noche en el carnaval, mucha curiosidad, sobre los sentimientos del castaño, sobre aquella advertencia de no adentrarse a la habitación, sobre la sangre y sobre su cambio de actitud… nuevamente… eran tantas preguntas y tan pocas respuestas.

El emperador paró sus pasos en seco, algo que llamó la atención, un viejo árbol… de porte bajo, corteza lisa, color ceniciento. El emperador se acercó un poco… notó las hojas alargadas, su margen ligeramente acerado, eran verdes, verdes brillantes, algo más claras por el revés… El árbol viejo estaba dando frutos tan verdes y hermosos… como sus hojas mismas, no recordaba que ese viejo árbol hubiese florecido alguna vez…

Como encantado por los retoñitos, caminó, se acercó un poco más, justo enfrente del tronco, miró hacia arriba, ahora les veía como cuentas de esmeraldas, o al menos eso era lo que su mente imaginaba, trató de tomar una entre sus manos, los retoños tan atrayentes, a punto de tomarlo, de jalarlo y cortarlo.

- Ling…- a punto de todo pero una voz le llamó… se viró con interés, era el cambiante castaño quien le llamaba…- ¿Qué haces…?

- Nada…- Dijo el emperador aun con el fruto verde en manos…- Yo sólo

- No Ling, no le cortes, aun esta muy joven para ser cortado…- Oposición, los últimos meses Wei no se oponía a nada que el ojiazul dijese, ahora, le prohibía cortar los frutos.

- Pero…- Wei con una sonrisa limpia en su rostro, las muecas del emperador eran graciosas, la actitud del emperador le agradaba, estar con el emperador era maravilloso.

- Te harán mal...- El castaño jaló ligeramente de la manga al emperador…- Espera sólo un tiempo… serán hermosos cuando el momento llegue.

- Esta bien…

- Ah… Ling…- el castaño cambió de pronto el tema - yo… quiero ir al estanque pero no recuerdo en donde esta…

- ¿No lo recuerdas? apenas ayer estuvimos ahí…

- ¿Enserio…? no se lo que ocurre… no recuerdo muchas cosas…

- ¿Qué cosas…?

- No lo recuerdo, te lo he dicho… pero siento que olvide algo - Ahí la razón de porque no hablaba de lo que prometió el día anterior, lo había olvidado ¿Debía decirle o no ?

- No recuerdas lo del carnaval…- Por algo había que empezar a interrogar…

- ¿El carnaval? faltan meses para que el carnaval se realice…

- No… no es cierto…, fuimos…disfrazados, entre la gente, y subimos a tu lugar especial y- "hubo un beso" lo pensó pero no lo dijo… la cara de conmoción que Wei pusó fue suficiente para saber que no lo recordaba, que cruel lo había olvidado ¿Porqué?



- No puede ser, Ling ¿Qué me ocurrió? Lo ultimo que recuerdo? fue… fue…- sus manos en su cabeza, intentaba recordar algún momento junto al emperador, su mente sólo recordaba, sus palabras lanzadas al aire de forma ida - "Conocí al emperador, nos hicimos amigos, tú tan bueno me aceptaste en tu palacio" Ling, ¡¿Porqué no puedo recordar…? ¿Qué no recuerdo…?


- "El primer beso, El accidente, tu inconciencia, mis torturas en aquel calabozo, La primera vez, la primera discusión, el tiempo de tu cambio, el carnaval hacia cuatro noches, el segundo beso"- Su silencio reprimió sus lágrimas… para que hablar si el pasado, pasado estaba…- Wei… yo…

- ¿Cuánto tiempo que nos conocimos…?- Preguntar le preocupaba, quedarse con la duda le aterraba- ¿Cuanto que deje la casa de mi padre…?

- Dos años de conocernos, casi año y medio viviendo conmigo- Cada palabra era un tormento, su vista nublada, en verdad se estaba esforzando por contener las lagrimas…

Wei Tzu tenía un don especial para hacer sentir mal al emperador
Sin proponérselo siquiera…, sin tener mal en el corazón… ¿Porqué razón….?
La única respuesta a las cuestiones de la vida era que ¿Wei Tzu no era el indicado?
Para mantener el amor en el corazón del emperador… ¿Acaso era esa la respuesta…?

El emperador desvió su mirada…

- Vamos al estanque- De nuevo Wei jaló de la manga del emperador…- ¿eh?

- Ling… no te deprimas… puedo ver en tus ojos la tristeza por mis actos…- hacia tanto que Wei no actuaba así, hacia tanto…- Lo siento si olvide algo importante, en verdad lo siento… yo no quise…

- No, no todo está bien…

- Ling… olvide los momentos importantes… pero a ti… no por que seguro que eres importante…, seguro que te quiero mucho, ese debió de ser el motivo… - Entonces el castaño comenzó a explicarse a si mismo, el intento de consolar a Ling fue nada más y nada menos que su ficticia verdad - Nadie en mi vida a sido como tú… eres especial… un ser especial para mi… por eso no te olvido, ni lo haré nunca…

- Wei…

- No sientas nada por que yo olvide, lo importante es estar juntos… ¿no?-

¿Esos eran sus sentimiento hacia el…? tal vez eso era lo que le pensaba decirle antes de que olvidara…
¿Mi mentira te satisface?
Pues te la obsequio
Vive con ella

Caminaron los dos hacia el estanque, el castaño detrás de el ojiazul… los paso lentos mientras seguían ese simulado caminito con mayólica garza a los costados.
.*.
- Yo no quiero estar aquí, maldición debí suponer que todo esto fue una trampa, una maldita trampa…eres tan miserable… ¿Cómo pudiste engañarme apara encerrarme aquí?

- Eres tan miserable ¿Cómo pudiste engañarle para encerrarle aquí? A él, al único de los Tzu que no te reprocho tu existencia.

- El odiaba estar allá afuera, odiaba a su familia, a mí, incluso a mi emperador…

- Odiaba estar allá afuera, por que sus padres no aceptaban que tú fueses parte de su hijo, al emperador nunca lo odio, y a ti… te amaba, demasiado…, tanto como su amas al emperador…

- Yo soy un imposible para él…, el emperador no lo es para mí…

Tal vez soportó tus mentiras,

Por que eres tan igual a mí

Nos estamos pudriendo

Juntos y solos…

- Te equivocas, Ling es un imposible para ti, Ling sobre todas las cosas prefiere a Wei….
.*.

De nuevo su corazón palpitaba libremente, inconcientemente estaba aprovechando su estancia en el palacio, junto a Ling, sentado a la orilla del estanque, sus prendas de telas finas humedecidas con el agua que las piedras acomodadas de forma asimétrica podían acumular… nada importaba, se estaba tan bien que no importaba en verdad si se ensuciaba o se mojaba.

- Es hermoso, siento como si no lo hubiese visto en días…. me agrada mucho estar aquí - Ling le miró interesado - Ling ¿Cuál es tu lugar preferido en todo el palacio?

- mmm... yo... - su rostro pensativo, jamás se había planteado escoger un lugar entre ese frío lugar…- Creo que… la habitación en la que duermes…

- ¿En serio y por qué no la ocupas tú?

- Porque, es mi deber ocupar la de mi padre…

- ah…

- Además, me gusta más que tú estés en ese lugar…

Quiero un lugar donde el tiempo se detenga a mi antojo

Donde las verdades sean mis pensamientos y deseos

Quiero llevarte a un mundo donde nada importe

Ahí donde nos entrelazamos… eternamente

Ahí donde nada más exista, sólo tú

Y sólo yo…, pero no puedo, lo sé

Mundo deseado no existes

El mundo idóneo

Jamás se creo


El recordar o no hacerlo, no era un obstáculo para que Wei tuviese una hermosa relación con el emperador, los días pasaron, cada vez más cómodo, la amistad que antes no había nacido, ahora más cerca el uno de el otro, los nuevos sentimientos, las sonrisas a diario, sin saberlo, Ling estaba conociendo al verdadero Wei Tzu, al que la vez anterior no pudo tratar, por que la enamoradiza maldición había sido más audaz, sensible, valiente e inteligente…

Exactamente ahora dieciocho días, dieciocho días de compartir el mismo techo, el techo que por siglos había pertenecido a la dinastía Zhou era de mañana el sol apenas rayaba, la brisa mañanera impactó ligeramente en el rostro del emperador, que como hipnotizado, caminaba con pasos sigilosos hacia los jardines, bajó los escalones blancos, el comienzo del gran jardín en frente de él, su pies en contacto con la tierra húmeda, buscaba algo en concreto, y no se detuvo hasta hallarlo, sus ojos nublosos, sin brillo, los mantenía abiertos, movimientos lentos su mano, Ling tomó entre sus manos el fruto ya algo grande, aun descolorido y duro, jaló para arrancar de la rama el fruto, la consecuencia…, el agua acumulada en las ramas verdes hojas cayó justo en emperador…, fue entonces cuando despertó completamente, desconcertado por el lugar en el que se encontraba, no recordó ir hasta ahí…

Sintió algo terso entre sus manso, instintivamente su mirada hacia ellas, sorpresa, había cortado el fruto, eran tan parecidos a…
.*.
-Sólo un juego más y pensare en la idea de dejarte ir…

- No puedo… ya no puedo…- Yi se dejó caer en el suelo y la ilusión se esfumó, de nuevo todo era oscuro y frío- Esto rebasa los limites…

- Oh… no me digas… ¿Piensas darte por vencido ahora que pienso dejarte ir…?

- Tú sólo mientes, no me dejaras ir de aquí…

- No estés tan seguro, comienzo a darme cuenta que tener a Wei aquí es mar divertido que a ti, habla mucho y no se queja de nada. - Un golpe bajo para Yi, Qin-he comparándole por millonésima vez con ese mocoso…

- Eres una alimaña, tramposo…

- Te das por vencido muy fácil ¡Creo que necesitas motivación!- Miles de espejo de cuerpo completo rodearon el lugar, raro… los espejos flotaban…- Yi… mira cómo tu emperador cada vez se lleva mejor con Wei, es mi opinión pero creo que harán una perfecta pareja…

- ¡¡¡CALLA!!!- La curiosidad era máxima… cómo no ver lo que los espejos mostraban, era la única asquerosa y dolorosa oportunidad de ver a su hermoso emperador…, su mirada se fijó en el espejo más cercano…

Sus ojos se llenaron de lágrimas, su emperador entrando a la habitación que alguna vez fue ocupada por él, ahora ese maldito de Wei, durmiendo placidamente, el emperador entró… con la felicidad dibujada en su rostro…

.*.

Dormía tan tranquilamente… debatiéndose entre caer y no caer, su brazo derecho colgaba a la horilla del tálamo, sabanas de hermosos colores en el suelo…

- WEI… WEI…- El castaño

El castaño se despertó inmediatamente, de un sólo movimiento bastó para caer al suelo, pero el emperador gritaba, trató de ponerse de pie, las telas enredadas en sus pies, de nuevo al suelo, esta vez más fuerte, su rostro impactando el suelo frío, adolorido, no pudo ponerse de pie…

Cayó en el suelo lo que aprisionaba entre sus manos, ojiazul corrió hasta donde Wei yacía, aun con el rostro bajo…

- Te lastimaste- Cuestionó al mismo tiempo que ayudaba a ponerse de pie, Wei con la nariz sangrando- Lo siento no debí despertarse así…

- …- Aun aturdido, miró para ambos lado, nada fuera de lo normal.

- ¿Estas molesto? ¿Te duele algo?- Wei negó con un movimiento de cabeza, la sangre aun escurría, Ling se puso de pie, de forma descuidada tomo la orilla de una sabana y la acercó al rostro del castaño… para limpiarle Wei trato de impedirlo…, detuvo con su mano la mano del emperador…

- No, Ling se ensuciaran las sabanas de. - Las sabanas manchadas, líquidos distintos, diferentes sentimientos, tan igual a la vez anterior, los recuerdos a su mente…

Wei Recordaba

"Retiro su esencia del cuerpo propio y enrolló la tela que escondió debajo de la cama, para que el emperador no lo encontrara, para que Ling no se molestara por la mancha en las sabanas de su madre"

- ¡LING!- Un grito, el temor invadió de pronto al castaño, se abrazó al emperador y comenzó a llorar, Ling sorprendido se quedo sin habla, correspondió al abrazo…

Que dulce es el contacto con tu cuerpo…
Tan calido, que me hace sonreír…


.*.

- Lo vez, comienzan a llevarse tan bien, tal parece que los sentimientos de ambos son correspondidos…

- No, no, no…- Sus manos temblando, lagrimas esparcidas ese día, que crueldad, que acto tan abominable- No, mi hermoso emperador no, no con él.

- Te doy tres oportunidades, si encuentras el espejo que te devuelva a su mundo, te lo juro, estarás del otro lado por siempre…- Más de cien espejos alrededor de ambos, Qin-he sonriendo, era casi seguro que Yi no podría- Si no lo haces, estarás eternamente aquí con migo, como debe ser…
.*.

Ya más tranquilos, los dos sentados en el suelo, recargados en la horilla de la cama, ninguno de los dos dijo nada, nadie supo que hacer, ¿Cómo huir de ese silencio tan asfixiante…? Ling sonrió de pronto para sus adentro, recordó aquel motivo por el que había entrado con tan alegre humor, gateando no más de dos metros, tomó entre sus manos el fruto tan parecido a las una uvas del ma-yuan, de regresó hasta donde el castaño, le mostró lo que quería mostrare…

- Mira Wei… ya creció lo suficiente…

- A ver…- Fingir que no ocurrió nada, eso era lo ideal para que el buen ambiente no cambiara…

- Podemos comerlo- Gran entusiasmo dejaba ver el emperador…

- Lo siento Ling aun no esta maduro, aun esta muy duro. ¿No lo sientes…?

- Ah… No es así ¿Verdad…?

- ¿Nunca has comido uno?- Cuestionó Realmente asombrado…

- No…

- Lo dices en serio ¿Jamás?

- No jamás les había visto… yo sólo como lo que las sirvientas me hacen, siempre traen frutas, pero ninguna como esta… ¿No puedo comerla ahora…?

- Si puedes… pero no te sabrá tan dulce, sólo hay que esperar un tiempo, no mucho, y podrás probarlo…

.*.

Un lugar donde no hay tiempo, ni espacio, donde la luz no existe, donde los sentimientos nada valen, donde las sonrisas no se ven, y la soledad se hace tan monótona que comienza a aburrir…

Yi, sentado en el suelo con la cabeza baja, sin atreverse siquiera a ver o tocar nada, por miedo a no hacer lo correcto… Qin-he por otro lado, contemplando la espalda desnuda de Yi, su verdadera piel, la del color hermoso, la de las marcas que eyaculaban constantemente sangre, sangre que llegaba a mojar su cabello largo, largo y rubio cabello…

- ¿Por qué tanto temor, Yi...? ¿Una eternidad a mi lado te aterra tanto?- Qin-he y su nueva ilusión, la cama y las sabanas negras se habían ido… ahora sólo cojines…, del color del cielo nocturno, regados por toda la habitación…

- No hables…

- Yi… no mereces un lugar en ese palacio, yo te dejo estar aquí eternamente, sólo unos años, cuando Wei muera, podrás verte al espejo y ver lo que realmente eres, eres hermoso, así de rubio y herido, queda mejor en ti que la imagen del cuerpo de Wei que quieres mantener…

.*.

Recién acababan de desayunar, las mujeres con trajes sencillos abandonaban el lugar, sin hablar, con los restos de comida, los dos chicos tampoco hablaban, las miradas lo decían todo, magia les rodeaba, la luz del sol se filtraba por los grandes ventanales…

Tan hermoso todo, tan apacibles los dos… un minuto detrás de otro, Ling tenia que dar una noticia, nada gratificante para él…

- A medio día bajare como todos los meses…

- ¿Hoy?-

- No tardare mucho… no hay nada por que hacerlo- El castaño entendió a la perfección, las personas seguían escondiéndose del emperador…

Al ojiazul eso ya no le entristecía, el emperador había hecho algo indebido cuando dijeron que Wei era malo… el terror de los súbditos era correspondido con sus actos… ahora si que le temían con motivos…

- ¿Por que te torturan de esta manera…?- Las miradas no se cruzaban…- ¿Porqué tienes que bajar a verles…?

- No me tortura…- El emperador le dirigió una sonrisa al melancólico castaño-, es costumbre, siempre se ha hecho.

- ¿Y si no lo haces…?- Ante la cuestión Ling adoptó una actitud seria, poco usual en el

-Será un pretexto para que esos hombres hablen - eso hombres, los que dieron las ordenes para torturarle cinco meses, los que se encargaban de hacer el trabajo del emperador, los secretarios, funcionarios, ministors, "Consejeros" todos esos hombres que adoraban llamar la atención al emperador, los que fingían ser buenos…

-…- El emperador tenia razón… no había nada más que decir…

- Si quieres puedes venir conmigo…- Wei lo pensó segundos…
- No, eres tú el emperador…, yo no puedo de hacer eso…- Sin más se puso de pie… pasos lentos y decaídos, una mirada de admiración opacada por la eterna melancolía reflejada en sus ojos…- Pero me gustaría mucho que al regresar me contaras algo bueno, ¿cómo se ve todo?, me gustaría que recesaras con una sonrisa…

Ling le miró salir, él con su rostro aun serio… ¿Qué había sido todo lo anterior…? recordó que el mes pasado, Wei le había rogado y llorado para que no fuera…

Wei sentado entre los escalones que quedaban hacia el estanque a lo lejos apenas si se escuchaban a los sirvientes preparar el coche y a los caballos para el recorrido que haría el emperador, la sonata de Wenzue comenzó a escucharse por todo el lugar, más de treinta hombres los que se encargaban de anunciar al los súbditos la llegada del emperador Ling Zhou.

Wei frunció el ceño de manera hipocondríaca, sus cara cubierta por sus manos y recargada en sus piernas, comenzó a llorar con ganas, porque se sentía mal, por el emperador…

¿Porqué todos tan injustos con él…?

¿Por qué no le admiraban en vez de odiarle…?
Él que era tan bueno, y amable, amistoso y alegre…


¿Porqué nadie le hacia feliz, si era tan grandioso verle sonreír…?
¿Por qué ellos no sentían esa emoción al estar cerca del emperador…?
¿Cómo era posible que ellos no se fuesen atraídos a Ling como él se sentía?

"Simple respuesta mí querido niño…
Ellos no tienen el sentimiento que en ti comenzaba a generarse Wei
…"

.*.

El dentro de su transporte, sus ojos golpeados por el viento, entre serrados, no había nada que mirar, no había nada más por qué preguntarse nada mas, que la actitud del castaño…

Porque por momentos parecía un fiel amigo, otras veces se comportaba cariñoso, podría decir que sentía algo por él, sentía en el buen ambiente al estar a su lado, sabia que Wei también lo sentía ¿Acaso todo se generaba por pura amistad? Ling temía indagar más, temía llevarse otra nueva desilusión, además se había prometido conformarse con la amistad de Wei…

No te conformes, no, por favor no

Ve sus ojos tan sólo un momento, sólo hoy

Observa el nuevo sentimiento, ¿Ya lo sientes?

Llegó al lugar indicado, el hombre que le llevaba se lo dijo con falso respeto, Ling bajó, no gustaba de ser acompañado a esos deprimentes recorridos, por que a veces las lagrimas salían de sus ojos, porque al lugar al que iba era un sitio especial, varios minutos caminando…

Frente a el una fuente, era bella, desde aquel día la visitaba cada mes, el agua cristalina se volvía de color rosada debido al color de las piedras que formaban la fuente, se acercó más al lugar hermoso, era grande… y además le recordaba el mejor día de su vida… se agachó y en el agua, cristalina pudo ver el fondo aun lleno de monedas, y si pregunto si su presente seria tan igual, si aquel día hubiese arrojado una moneda ¿su suerte habría cambiado?…se sentó en las rosadas rocas, rió bajito, mineras contemplaba el agua ligeramente ondearse

El cielo azul tomó un color oscuro, el tiempo se le había ido recordando, un pequeño rayo que alumbraba algunos lugares a la lejanía, y después un trueno que retumbó en todo el lugar, bienvenida la lluvia que mojaba sus cabellos negros, para empezar se levantó de la fuente pero no caminó, ya comenzaban a hacerse charcos en las calles, las gotas de lluvia le atravesaban la piel, hasta llegar a su alma, y agua salada de sus ojos azules, las lluvia que se mezclaban con las lagrimas del emperador hacían que descendieran más rápido del rostro pálido, Ling sonrió de nueva cuenta, mientras sus lagrimas salían de nuevo…

Todo había sido tan igual a la primera vez que conoció a Wei… pero ahora no habría ningún beso, ni una promesa de volver cada mes… por que… Ahora Wei ya le esperaba… para verse todos los días, aunque no pudiese decirle lo que sentía…

Su traje Mao ya escurría en agua, la incomodidad comenzaba a incomodarle…, algunas telas ya le arrastraban, corrió hasta donde se encontraba su transporte de regreso a su palacio, de regreso a Wei…

♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥

(º·.¸(¨*·.¸ ¸ ,,.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Tus recuerdos‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)





๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 12: SÓLO DOS JOVENES CONFUNDIDOS Y ASUSTADOS

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Ago 29, 2010 5:39 pm

CAP 12: SÓLO DOS JOVENES CONFUNDIDOS Y ASUSTADOS

Comprendo… la sonrisa en tu rostro quema alegremente mis pupilas.

Mi suspiro al aire… comienza a asfixiarme tu presencia, otra vez.

¡Escucha! lamente decirlo… me siento seguro oculto de ti .

Donde mí árbol maravilloso brilla… sin tu presencia.

Donde aprendo a mirar hacia el sol, sin cegarme.

Comprendo… donde me libero de tu cumpa.

.*.


Un día repente lluvioso… una época poco usual para acoger algo más grande que una pequeña lluvia, no le importó, no tenía ni el mínimo interés en retirarse del lugar, Wei Tzu estaba confundido, se sentía extraño, quería alejar de el ese sentimiento… necesitaba volver a ser el Wei de antes y no estar tan confundido…
.*.


Ling tardo poco más en volver , las enormes puertas se abrieron al estar en frente de su palacio, cruzaron la entrada, a unos metros estaban esas enormes escaleras que daban a la puerta de la construcción, el andar de los animales ya más lento, el piso adornado con materiales perfectamente cortados, cruzaron el lugar, los caballos pararon y el hombre dió la indicación al emperador… fue abierta la puerta, Ling lo no notó, como siempre sólo las personas necesarias recibirle, para abrigarlo de la lluvia dos mujeres estiraron sus manos con curiosos utensilios, sin decir nada, le guiaron hasta la entrada del palacio, y hasta ahí llegaron las mujeres que le cubrían, una fémina más se acercó a el, una reverencia al mismo tiempo que tres mujeres más, con el suaves telas le cubrían y le secaban, la chica inclinada se puso de pie, Ling, acostumbrado, siguió caminado, subió más escaleras hasta llegar a la agitación que el pertenecía…

Ahí ya más mujeres le esperaban, con paños y prendas completamente secas, ni siquiera hizo el intento para entrar a su habitación, la presencia de esas chicas indicaba que tenia que darse un baño… para no enfermar…
.*.


Intentó cruzar hacia el otro lado, no, no, nada funcionó, eso sólo quería decir que…

- Sólo dos oportunidades

- ¿Cómo se supone que descubra el verdadero…?

- Con intuición, sigue tus instintos…

- Por favor… ya basta -

- No te rebajes a tal grado de suplicar, has dos intentos más…- Yi se viró para mirar fijamente a Qin-he, este se sorprendió al ver los ojos del ahora rubio, sus ojos… su rostro…, cada día perdía más y más de la esencia de Wei que había logrado capturar, cada día adoptaba la forma del verdadero Yi…- Yi ¿Quieres que te muestre algo…?

.*.

Ling salió rumbo a la habitación de Wei con esa sensación que te deja un baño caliente después de la lluvia, trató de dibujar una sonrisa en su rostro, por que el castaño se lo había pedido, sin avisar siquiera se adentró a la habitación, pero no encontró lo que buscaba…

Corrió hacía la parte baja del palacio, en el centro del lugar había dos marcos sin puertas a los costados… una de ellas daba hacia la entrada principal, la otra hacia los jardines, dudo que con esa lluvia estuviese ahí pero, nada perdía al buscar en ese lugar…

.*.

Wei estaba completamente mojado, por alguna razón no le incomodaba… escuchó de nuevo el alboroto del otro lado del palacio, pero se estaba tan bien así que no se molesto en adentrarse y buscar a Ling, ahora tenia claro que había que hacer para terminar con ese sentimiento que comenzaba a mortificarle… sólo había que concentrarse y…

- Wei…- Llamó desde la sima de las escaleras el emperador…- Wei ¿Porqué estas ahí? Te estas mojando

Ling comenzó a preocuparse, el castaño no respondía y tenía la cabeza gacha, tal vez… le había ocurrido algo, tal vez los sirvientes le habían hecho algo…

- ¿WEI ESTÁS BIEN?- No importaba si se mojaba de nuevo, el emperador apenas bajó algunos escalones. Wei salió de sus pensamientos, notó que el emperador se acercaba…

- ¡NO TE ACERQUES! - Ling palideció de pronto…los recuerdos confusos volviendo a su mente...

*No te acerques, no me toques

*Idiota no me toques

*Estabas furioso, y llore, y te llame, nunca llegaste, te burlaste mi con él, no me enseñaste como y te enojaste por que no lo hice bien…todo fue un sueño y yo ya no soy real, no me toques no te atrevas a tócame, no, no, no…

- ¡NO TE ACERQUES!, está lloviendo y vas a mojarte- Wei se viró para poder mirar al emperador, este aun estaba sumido en los recuerdos- Ling ¿Qué te ocurre, porqué, porqué me miras así…?

Lagrimas comenzaron a recorrer las mejillas del emperador

Wei se asustó, corriendo hacia donde Ling, los escalones mojados, su ropas holgadas arrastraban, lo normal, lo más lógico.

El pasado de nuevo, cayendo escalones abajo…

- Wei - Ling reaccionó, se apresuró hasta donde el castaño se encontraba, por segunda vez en el día la sangre brotando- Fue mi culpa de nuevo perdón… perdón…

Wei comenzó a levantarse sin levantar la mirada, la caída no había sido tan grabe, de su ceja brotaba apenas poca sangre, nada de dolor…

- Que pena…- Dijo sin mirar a los ojos al pelinegro, estaba avergonzado por su caída, Ling abrazando a Wei…- Ling mis ropas están húmedas y esta lloviendo, no quería que te mojaras…

- No me importa…

- ¿Porqué actúas así… algo malo te ocurrió…?

-No nada… nada…- deshizó el abrazo para mirar directamente a los ojos negros…- todo bien…

Ling finalizo su comentario con una sonrisa, Wei le creyó…

.*.

El rubio no contesto, intentaba concentrarse…

- ¿No quieres? no importa igual te lo mostrare…- Uno de los espejos irradió una segadora luz blanca…- Mira ya te pareces más a ti…

Un chico desnudo con el heridas abiertas por todo el cuerpo, sus cabellos rubios, largos, exageradamente brillantes, su rostro, alargado, y sus ojos… sus ojos…, totalmente en blanco, con pupilas incoloras… Yi miró con terror esa imagen, no quería volver a ser ese Yi…

.*.

Ya los grillos comenzaban con su sonata, en aquella habitación de suelo exageradamente elevado, Wei y Ling sobre las colchonetas de tatami, los dos recargados en la espalda del otro, los cabellos húmedos de los jóvenes mojando su propias espaldas, y la del otro, los dos con la mirada hacia la gran ventana de bordes extraños, ya de noche, no había nada que ver en los alrededores, sin en cambio el cielo nocturno plagado de estrellas…

- He pensado mucho algo y quería decírtelo- De pronto Wei destruyó aquel silencio apacible…

- ¿De qué hablas?- Aun el la misma posición, aun mirando hacia el cielo.

- Yo…- Wei se acobardo ¿Cómo soltar sentimientos tan de repente…?- Yo…

- ¿Tú…?

- Yo, quería decirte que… - La vergüenza fue aumentando, y el deseo de ver a los ojos al emperador mientras hablaba le invadió de pronto, un movimiento rápido y Ling, que se recargaba en el castaño cayó al suelo de forma cómica- uh perdón

Ling sólo le dirigió una sonrisa, comenzaba a levantarse pero el ojinegro, se lo impidió, le miraba al revés al mismo tiempo que recargaba sus manos en los hombros del emperador…

El momento ha llegado
Dile lo que a su lado sientes
Sólo se dio una oportunidad más


- Es extraño, no se que pasa, me gusta tu compañía y estar a tu lado, me agrada verte sonreír, y hacerte feliz, no se si en verdad lo hago- El emperrado le miraba perplejo, Wei para un momento para tomar aire y seguir hablando tan rápido como había comenzado a hacerlo- en verdad, en verdad el deseo de que sepas lo que lo que yo siento me atormentaba, quería que lo supieras, que sepas cual especial seres para mi, mi persona especial, eres… especial Ling… y me molesta que nadie lo note… y me duele que te traten tan cruelmente, y me duele…

- Wei…- nada más que decir, el sentimiento era demasiado, el castaño con lagrimas que se acumulaban en sus ojos… y el emperador asustado…- "No podía ser verdad"

- Y me asusta pensar que te enojes con migo y que te pierda por lo que digo…

Lo había hecho, ahora Ling sabia lo que sentía, ahora ya lo había dicho, pero el dolor en el pecho comenzaba a acrecerse, dijo sus sentimientos y el temor en el aumentaba, expresó lo que sentía y el emperador no dijo nada…

Tal vez el destino es no estar juntos
Tal no era Wei quien debe tener otra oportunidad


Tal vez le había decepcionado, retiró sus manos de los hombros de Ling, se puso de pie con un rostro serio y hecho a correr... rápido, hasta la habitación de la madre del emperador…

.*.

Uno de los espejos reflejando las imaginas recién acontecidas, era tan maravilloso la eternidad acumulada y por acumular y sufrir que se había resignado, ahora con espejos que le mostraban lo que en el lugar deseado ocurría…

Lejos de donde Yi, Qin-he moría de risa, trataba de controlarse pero la imagen de Wei brindando sentimientos al emperador era tan graciosa y patética…, Qin-he seguía riendo mientras la escena se repetía en su mente.

.*.

Cuando reacción a las palabras Wei ya se había marchado…

El momento te esta abandonando…
La magia de la noche se extiende


- Igual gusto de tu compañía y de estar a tu lado, me molestaba que te trataran tan cruel tus padres… que no supieran que eras bueno, me duele que llores por mi culpa, y que no recuerdes cuanto hemos pasado, y que yo quería estar con tigo, que eras mi persona especia… y que me despreciaste- Suspiro al aire, palabras a la pared- Y que ahora con tu amistad, aunque te ame, me conformo Wei… me alegraría corresponderte pero…

El dolor se concentra en ti

.*.

Y se soltó a llorar, pero no se arrepintió de lo que había hecho; se sentía vació, pero no se arrepentía; se sentía agobiado, pero no se arrepentía; sabía que tenía que salir del palacio y alejarse del emperador Ling Zhou… pero no se arrepentía.

Buscó en toda la habitación algo que le perteneciera, algo sólo suyo, algo familiar, creyó no encontrar nada, pero una daga cayó al suelo, frías flores dibujadas en la empuñadura, la daga de plata y su punta de frío mental manchada ligeramente de sangre, no se atrevió a tomarla, con un ligero movimiento de su pie la alejó de su vista, además de eso, sólo había ropa, que el emperador le brindo, entonces debía de quedarse en el palacio por que no eran de el, ninguna joya que colgaba de su cuello era suya, también las dejó sobre la cama, lo dejaría todo, porque todo era del emperador, su corazón también era del emperador, lo dejaría todo, y lo pensó bien… su vida también era del emperador.

Lo dejaría todo…

Intentamos ser más fuertes pero la nostalgia y el dolor debilitaron las barreras

Tal vez un poco confundidos, somos jóvenes, es lo normal a nuestra edad

Somos jóvenes, es normal llorar por las dudas del corazoncito roto

Es normal que lloremos de noche ¿Es normal desear morirnos?

A tu lado es comprensible, a solas la duda en mi cabeza

¿Por qué sino estas todo se convierte en una locura?

¿Por qué no estas si tan perdido estoy por ti?

Es que acaso te hice tanto daño antes

¿Es que acaso no soy el correcto?


♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥


(º·.¸(¨*·.¸ ¸ .·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Sin pertenencias‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)





๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 13: EL AMOR NO TIENE ESCONDITE…NI MUERTE

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Ago 29, 2010 5:55 pm

CAP 13: EL AMOR NO TIENE ESCONDITE…NI MUERTE

Sol

No pensamos en herirnos tanto, tan constantemente, lo lamentamos

No quisimos alejarnos el uno al otro, las palabras sobraban

No tratamos de entendernos, tú te fuiste, ahora lloro

¿Cuál será nuestro futuro? regresa ¡tengo miedo!

~ ♥ ~

No eran necesarios mis recuerdos, te ame siempre…

No vale la pena culparse constantemente, fuimos felices

No quiero que decaigas en las lágrimas, ¡estás radiante amor!

No hace falta que estemos juntos, estaremos siempre dentro del otro

luna

.*.

Ninguna noche había resultado tan fría, en su habitación encerrado, no sabiendo que hacer, lamentándose por todo, llorando desconsoladamente a solas, creyendo que se hacia lo correcto, tal vez el temor están grande que la felicidad parece tan lejana, tal vez si el futuro estuviese asegurado, la pesadez de la vida seria más llevadera, seria más fácil tomar dediciones, y más grandes las ilusiones y sueños tan monótona la felicidad que se extinguiría, ¿Porqué es tan difícil comenzar a amar? aceptarse mutuamente, Ling Zhou, tan temeroso y confundido, tal cerca de la felicidad y tan lejos a la vez…

.*.

Cada cual en su habitación, Wei al final no había echo nada, disfrutaría un poco más del emperador, aunque no le quisiese ver, sólo un día o tal vez dos, pero no mas, ahora, arropado totalmente, con telas de algodón, suspiró hondo y se dio por vencido, el sueño no quería llegar a él, no había nada que hacer, se sentó en su cama…, por alguna extraña razón su mirada se fijó en el gran espejo frente a su cama, cierto, aun con la hermosa forma redondeada y el contorno de bambú seco y plata no le había llamado la atención, dejó la calidez del lecho y se acercó más y más, ahora frente al espejo…

Se sintió hechizado, la luz de luna reflejada en el vidrio tratado, que hermosa la escena, tan familiar, tan melancólica, tan…

La luz se extinguió de pronto, ahora sólo el espejo, él y del otro lado, un rubio con una tétrica mirada, le miraba con odio y rencor, el temor le invadió rápidamente, su cuerpo paralizado, una presión en el pecho y de pronto una extraña energía le aventó, su espalda golpeándose con la cama, no dio tiempo a asimilar la situación, así atemorizado y temblando se puso de pie, corriendo hacia la habitación de Ling…

- ¡Ling, Ling!- llamó el castaño aun sin llegar a donde el emperador…

.*.

Yi, el rubio del cuerpo lastimado, sentado en el suelo, con la cabeza sobre sus rodillas y sus brazos rodeando sus piernas…

No te esfuerces, ya es un poco tarde

No llores, ya todo está perdido

Te están probando de nuevo

Demuestra si es amor

Regresa a su lado

- ¿Porqué Qin-he es tan cruel? ¿Por qué mi hermoso emperador me olvida, porqué le es tan indiferente mi ausencia? ¿Porqué no pude ser creado humano?- Lagrimas de sus distintivos ojos, una mueca de dolor en su rostro y un charco de su sangre en el suelo- ¡¿Porqué?, Wei si disfruta de lo que yo añoro! ¡¡¡Wei Tzu sólo lo peor te deseo, púdrete y sufre mucho, llora todas las noches!!!
.*.

La respiraron ligera, no había que preocuparse, en el mundo de los sueños nada importa, nada es peligroso, nada te hace daño… mientras sus ojos azules se mantengan ocultos bajo esos parpados cerrados, los temores son irrelevantes y las angustias desechadas…


Ling estaba más que dormido, después de algunas lágrimas, había sido un día extrañamente agotador… pensando se había dormido porque dormido no pensaba…

Una voz de repente a lo lejos, angustiada, y temerosa, la tranquilidad se despedía de él, el sueño también comenzaba a abandonarle…

- ¡Ling, Ling…!- se escuchó a lo lejos…


Despertó exaltado… ¿Había sido una pesadilla?

No hermoso emperador…

…La pesadilla esta por comenzar

Un acto indebido, Wei corriendo y llamándole se adentró a la habitación del emperador, Ling se paró de pronto Wei se le abalanzo, el emperador temió por él…

- En el espejo… algo en el espejo…- Wei respiraba agitadamente- Algo en el espejo… un chico, con sangre, estaba sangrando…

- ¿Sangrando? calma Wei… todo debió de ser un mal sueño…

- No, no estaba dormido…

- No pienses en eso- el emperador no encontró otra forma de tranquilizar a Wei, le pareció lo más normal pensar que Wei estaba asustado por un sueño-, Anda, es hora de dormir…

Ling indicó con un gesto a Wei, que se dirigiera a su recamara, el castaño negó con la cabeza…, tenia miedo… el ojiazul dirigió una mirada reprobatoria, una mirada dura sin intención, Wei salió de la habitación del emperador pero no se atrevía a volver a la suya ¿Entonces que hacer…?

Tomó aquella posición tan igual a la de Yi, tan igual pero el castaño no lloro, el castaño no escurría sangre… el castaño sólo comenzaba a temer.

.*.

Una de las sirvientas le despertó con un leve movimiento… pero no le dijo nada, con la bandeja en manos se adentró a la habitación del emperador, Wei esperó a que sus ojos se acostumbraran a la luz, sólo unos segundos, comenzó a ponerse de pie, se encerró en su habitación como hacia tiempo no lo hacia, ahora con su mirada melancólica, observando cualquier movimiento a través de su ventana, de la ventana que daba hacia el estanque… hacia el estanque que tanto adoraba…
.*.

Ling sin nada que hacer "aquellos hombre" se encargaban de sus deberes, sus mañanas dedicadas a Wei estaban desocupadas ahora, no se atrevía a mirar a los ojos del castaño, tenia un temor a no saber ¿como actuar? Temía enfrentarse al castaño y aceptar su amor de antaño, qué se después Wei recordarla todo, que en un principio no le amaba, si apenas unos días el castaño le hubiese dicho esas mismas palabras, ahora seria la persona más dichosa de todo el mundo, pero el día de la declaración había sido el menos indicado, en le momento en el que el castaño no recordaba nada, tal vez sólo estaba deslumbrado por el momento, tal vez… estaba jugando con él…

El resto del día paso lento para ellos, ninguno ingirió alimento alguno, no había apetito para ese momento, uno temiendo encontrarse al otro, y ese otro, escondido en la recamara antigua, disfrutando de sus ultimo momentos en el palacio, la noche se dio, uno durmió para olvidar sus pesares, el otro, fuera de la habitación por temor al espejo, se sentó, toda la noche, a escuchar la respiración tranquila del ser que amaba…

.*.

- Sólo una oportunidad más…

- Tú te burlas de mí…

- Eso no es cierto Yi, exageras, sólo, intento ayudarte a estar con tu emperador

- No me ayudas, en nada, me debilitas y me insultas, te burlas de mí, y de lo que siento, te aseguro que algún día te vas a arrepentir…

- Eso nunca… la gloria es eterna mientras el sufrimiento sea ajeno…- Su frase finalizada con una risa burlona, Yi intentó ignorarle, había que concentrarse en serio si quería volver a ver a su hermoso emperador…

.*.

El despertar del segundo día, el último, el emperador jamás se había sentido tan extraño, una sonrisa melancólica, melancolía sin fundamente, por gusto propio, ¿Porqué el que tanto había deseado resultaba no tan agradable? Palabras claras en una mente confusa, el infierno de la incertidumbre, que no le hacia sentir tan mal, sufrir unos días, demasiados, muchos, el emperador se auto juzgó, cuanto sufrir innecesarios…

… y en otra habitación, la melancolía hacia denso el oxígenos. Era la primera vez que aceptaba y se atrevía a declararlos, que equivocado, pensó que todo seria poco menos peor…, pensó que tal vez todo seria poco más especial…

Entre llanto y desesperanza, el día y la tarde pasaron… los sirvientes del palacio notaron que el emperador y el súbdito no estaban juntos, raro en verdad, ya con este el segundo día que Zhou y Tzu no estaban tan empalagosamente juntos, habría que averiguar ¿Porqué tan lejos? Había que descubrir ¿Qué había entre ellos?

El resto del la tarde rodeado de cruel soledad, para ambos, la despedida más cercana, en el aire el rezo del adiós se puede sentir, la promesa esta por crearse, y el deseo de regresar el tiempo atrás se vuelve más profundo…

En la habitación el castaño recostado en el suelo, no hay dolor alguno que se resista a desvanecerse, intentó encontrar aquella daga que el día pasado de ayer había pateado, buscó por el suelo, por debajo de todos los muebles, y le halló, debajo de ese espejo tenebroso, le tomó entre sus manos, no había mejor forma de alejarse que matar el creador de el dolor, por que dolía mucho, su pecho, por dentro ¿Su corazón…?

- "Nunca quise ser tan indeseable y malo, perdón por las lagrimas que te hice derramar…"-

.*.

Lo entendía todo a la perfección, no sólo sufría él, también lo hacia Wei, si quería alejarle, había que alejarle ¿No? antes que recordara los malos momentos, antes que fuera demasiado tarde y le odiara, las dediciones repentinas, misteriosamente te ayudan esta noche…

El emperador antes sentado en el suelo, salió de la habitación…

- Antes de que recuerdes y me desprecies, antes prefiero que alejarte de mi lado, una vida feliz para ti deseo, yo te traje dolor y lágrimas- pasos presurosos, había que acabar rápido con la tortura…

Sin tocar siquiera y por descuido, se adentró en la habitación, ahí Wei con la daga en manos que comenzaba a clavar en su pecho…

No hay vuelta atrás…

Los sentimientos se desbordan

Solo, una mirada, y todo comienza

- ¡Wei!- El emperador llamó al castaño, este abrió los ojos, en la entrada de la habitación el pelinegro con los ojos vidrioso…

- Ling…- El emperador caminando con el ceño fruncido hacia el castaño, una bofetada para el de las acciones estupidas, el golpe de regreso para el de el castigo absurdo, las mejillas ardían, el corazón comenzaba a sangrar, si explicaciones y temores, las razones se hacen tan burdas desde mi punto de vista… el aceptarse a si mismos puede ser tan repentino que parecerá un error y un fallo de narración.

- ¿Porqué Wei? ¿Por qué te haces esto…?

- …-

- Lo sabían. Estar a mi lado afecta a todos…- su mirada baja y las lagrimas contenidas- Mi padre hizo lo mismo que tu estabas por hacer, no puedo permitir un final tan paralelo, ahora más claro lo tengo… debes de volver con tu familia… yo… sólo te hago mal…

- No Ling… no me alejes te ti… en verdad te quiero ¿Lo vez? puedo decirlo sin temer siquiera a perder algo "por que todo esta perdido" Puedo decir "te quiero" sin temer

Tanta fuerza gasta, las palabras no se repiten de nuevo

Tantos sueños cumplidos, la fantasía no cambia el resultado


- No Wei, tus palabras duelen, porque no son verdaderas

- Sí lo son y duelen más tus reacciones porqué no crees en mí…

- Porque conozco tus sentimientos hacia mí…-

El recuerdo del ayer, pesa sobre tu espalda hoy…

"Yo no te amo, sólo quería a tu antiguo ser"


- No puedes hablar con tanta seguridad de lo yo siento por ti…- Wei frente a frente con Ling… el emperador pasos adelante… con ternura, su mano en la mejilla ajena… una mirada hipocondríaca, por que la vida enseña, que la felicidad no tan rápida y repentina llega, esa lección que después de muchos años se aprende, nada llega de repente, nada puede hacerte tan feliz sin razón…

El destino algo cruel sus amores, lo lamento, aun hay más

Una sonrisa en su rostro, siempre permaneciendo serenos ante las pruebas

- "Tu no me amas…" sólo te agrada mi amis…- No más palabras, no más tormento, sólo por lo que queda de la noche acepta los sentimientos, sólo por esta noche comprende que por fin en el corazón del súbdito nace el verdadero amor…

Sonrisa en par, expresiones abiertas, a aceptar el amor

Que la mímica en el corazón no es capaz de convencerles…

El beso fue correspondido, los dos con torpeza, no había nada que juzgar, un acto tan bello y promiscuo, tan inocente y placentero… tan tierno y tan correspondido…

- Wei… yo…- dos pares de mejillas sonrojadas…

- Di que me crees, por favor…-

Que no hay distancia ni tiempo, es el momento

El amor no tiene… escondite ni muerte

El amor en un altar para ustedes


Una sonrisa en su rostro para responder a la pregunta, un abrazo y de nuevo el beso que selló el amor eterno, unos más tarde, los dos olvidándose de todo, abrazados en la cama, sin dejar de besarse, sin dejar de abrazarse…

La noche pasaba, aún unidos, el movimiento de sus labios se detuvo, se sonrieron por ultima vez, no habría que apresurar las cosas, habría tiempo para todo, esta noche sólo dormir… abrazados.

.*.

Qin-he, su misteriosa, interesante y extraño poder para observar los acontecimientos fuera de ese lugar…

- Ahora más que declarado. Yi, tu emperador ya te cambió- Qin-he recostada boca arriba contemplando aquel fruto traído por Yi

- No, ellos no deben estár juntos… por que Wei no le merece, porque mi emperador es sólo mío…

- mmm… hay Yi, estas tan confundido que no sabes ni lo que dices…

- Qin-he a ti y a Wei son a los dos seres que más desprecio… todo fue una trampa planeada por ustedes…

.*.

¿Qué perturba mi sueño, mi sueño hermoso?

Fue como unas fugas luz la que de despertó…me trajo a ti

Y tu rostro tan tranquilo, en este momento no deseo nada más

Wei esperaba el despertar de Ling con ansias, su sonrisa extendida, sus ojos con esa eterna melancolía parecían reflejar felicidad, Wei Tzu estaba feliz y conforme con lo que en su vida pasaba, tantas ganas de decir: "te quiero", de besar y de ser besado.

Una broma a su ser amado, aliento fresco saliendo fuertemente de su boca. Ling pareció algo incomodo, una fugas ventisca acariciaba su rostro y revoloteaba su cabello, Wei de nuevo tomó aire… sus mejillas infladas y el aire saliendo hacia el rostro del emperador…

- No…- Casi sin voz, estaba agotado y se le antojaba dormir un poco más, no hubo respuesta por parte del castaño, sonrió con una singular inocencia y volvió con su travesura, de nuevo al aire a sus pulmones- Wei… no hagas eso…

El sueño se iba, pero el cansancio en su cuerpo cada vez más marcado, el emperador abrió los ojos ligeramente, sonrió a Wei, un beso donde apenas se rozaron sus labios, de nuevo otra sonrisa, nada había sido un sueño…

- Anda Ling… despierta ya…

- Tengo sueño…

- No… ponte de pie- en tono suplicante Wei continuó insistiendo, el emperador tenía sueño, dio la espada al súbdito y se cubrió completamente con las sabanas de seda…

- Aún tengo sueño…

- Pero es que tenemos que hablar, hay muchas cosas que aclarar… tengo dudas y preguntas y se que tú las tienes… anda…, despierta ya…, por favor…

- No hay dudas, te quiero, me quieres…-

- Te quiero… me quieres…- Wei sonrió ante el comentario, la emoción le invadió de pronto en sus mejillas aquellos hoyuelos que le fuero heredados, se recostó de nuevo y se abrazó a la espalada del emperador recargando su cabeza en la del ojiazul- Si, es cierto

Cerró de nuevo los ojos…

♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmin «´¯`·.¸¸. °¤ ♥

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.' Peligroso ‘.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 14: PRUNUS PERSICA

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Ago 29, 2010 6:03 pm

CAP 14: PRUNUS PERSICA

No puedo dejar de caer, el sentimiento entre las sombras satinadas me absorbe

La sangre sacra, el rito que me deja sin aliento, y sin embargo quiero más

No, tu cuerpo, no eres tú el que ocasiona el sufrimiento irracional

Tan iguales pero no sonreíste hoy como la noche anterior

.*.

El emperador esperando la llegada del castaño, curioseando por doquier, sin resistirse, algo terciopelo llamó su atención, entre las ropas del súbdito, circular y llamativo, colores vivos, entre sus manos aquello que desde el primer momento llamó su atención, ligeramente le limpio, había permanecido tres días entre las ropas del castaño, no había tierra ni polvo que remover, una mueca extraña y su mandíbula se abrió exageradamente, el tacto con la dulce pulpa, un ligero toque ácido todo tan nuevo y maravilloso, inclusive su olor, aquel fruto desprendido era incomparable con ningún otro aroma…

Tan absortos en degustar aquel fruto que ni notó cuando un castaño con el cabello completamente húmedo se adentraba a la habitación…

- ¿Qué haces Ling…?- Cuestionó el castaño a su compañero que le daba la espalda, el emperador inmediatamente se viró y le sonrió - Lo había olvidado… por completo… seguro esta ahora demasiado maduro…

- ¿No quieres…?- ofreció de su hallazgo…

- No cómelo tú, yo antes ya había comido… a mi padre le encantaban…

- No puedo hacer eso… anda, prueba un poco- El brazo estirado, y el tentador aroma le hicieron aceptar. Wei mordió exactamente en el mismo lugar que el emperador una y otra vez, primero Ling, luego Wei, compartiendo el fruto, los dos satisfechos, se sonrieron y de nuevo un beso, el sabor del melocotón invadiendo sus paladares se intensifico, un rito extraño, de pronto sensaciones distintas…

- Wei… te quiero…

- Yo también Ling… tú eres lo que yo más quiero…

Lo que yo más quiero…

.*.

Lo que yo más quiero…


Cuando estaba más que resignado, cuando creyó no volver a verle, cuando se había dejado vencer, cuando todo estaba perdido, Yi sintió esa extraña sensación en el pecho… el lazo con el maldito nunca se debilitaba, nunca se rompía, hasta el día de la muerte, la maldición y el maldito siempre unidos. Yi y Wei por siempre enlazados…

La misma luz celeste de ya algunos días, entre todos los espejos uno tenia un brillo especial imperceptible para otro que no fuera Yi, porque Wei lo había dicho… porque Wei involuntaria mente le estaba llamando, de nuevo su caminar lento y seguro llamó la atención de Qin-he quien, poco a poco fue testigo de cómo el antiguo Yi desaparecía, ahora de nuevo con ese color de piel vivo, con esos ojos negros atrayentes y sobretodo con ese ondulado cabello castaño.

- Encontré el espejo correcto - Ojos llenos de lagrimas, él frente al espejo que reflejaba el beso que le hacia arder en celos, del otro lado Wei y su hermoso emperador - Hasta nunca… Qin-he

.*.
El beso fue interrumpido por que uno de los dos cuerpos se tensionó de repente, las vivencias volvían a su mente, la felicidad comenzó a opacarse… todo lo que olvido volvía a formar parte de sus recuerdos, miró asustado a Ling… el sentimiento no se iba pero la confusión invadía su ser.

Todo tan confuso, que se separó unos momentos del emperador este extrañado, le miró con el mismo temor con el que el castaño le miraba…

- Ling… lo recuerdo todo…, todo desde el primer día…

- ¿Lo recuerdas?- lo sabia, Wei recordaría y se alejaría de el. Lo sabia la felicidad no era tan fácil de obtener, la felicidad era tan efímera…

No hables que comienzo a temer por ambos

No digas más, se que al final saldré herido…


- Perdón…- Todas las predicciones fueron erróneas- por no recordarlo…

Wei de nuevo abrazando a Ling, los dos cerraron los ojos ¿Estaba superado su mayor obstáculo? ¡No…!

- ¡NO! ¡NO!

- ¿Qué?- No hizo falsa preguntar más, Wei señaló ese espejo que tantos problemas había traído…


- Es Yi, Ling, es Yi- el terror en el rostro de ambos, Yi les miraba con rencor, con odio.

- Mi hermoso emperador, cuanto tiempo, seguro me extrañaste- el castaño de frente al espejo, la maldición mirándoles despectivamente, el emperador miró a Yi y We comenzaba a comprender…

- Ling… yo…- Habló el castaño- yo nunca te llame como él, nunca lo haría, yo dentro del espejo un tiempo… conviviste con Yi después de la primera vez, yo de regreso hasta el día del carnaval, yo fui quien te insulto, regrese al espejo y después, la ultima vez que regrese, fue cuando no recordaba nada…

- ¿Intercambian el cuerpo…? no es posible…

- Claro que lo es mi hermoso emperador… te mostrare como.

- No, Yi, yo quiero estar con Ling.- Lagrimas de desbordaron por los ojos del verdadero Wei…- Quiero estar con Ling

- ¡No Wei… tú no deseas eso! A ti te agrada estar aquí adentro, porque aquí no hay dolor, ni frió…

- Junto a Ling tampoco - de rodillas en el suelo, el cansancio comenzaba a vencerlo-, no hagas esto Yi…

- Ya es tarde, tú me llamaste…

- No es verdad…- ahora el castaño más parecido al Wei de hacia meses que rogaba por alejarse del emperador y del palacio, curioso, hoy la petición era la contraria…

- Claro que lo hiciste…

- No es…- todo se volvió de repente negro, de nuevo se sintió en el vació, con aquel dolor en sus entrañas.

- ¡PERDEDOR!- Se escuchó de pronto- ¿Cómo te dejaste regresar de esa manera…?

Qin-he molesto, no había podido hacer nada para detener a Yi, por culpa de aquel mocoso, por culpa del maldito, Yi se había alejado de su lado. Qin-he caminó con ira hacia donde Wei, su primer impulso, patear con saña el estomago del desnudo Wei…

Lo mió es mió… jamás podré compartirlo con nadie

Yo soy yo, jamás podré ser comparado contigo.

- Ahhhh- un quejido ahogado se dejó escuchar de los labios rojos del castaño…

- ¿Pero qué?- Seguro había escuchado mal, no podía ser, volvió a arrojar una patada a las costillas de Wei, otro quejido - Pero que buena suerte, ya me imagino la cara de Yi cuando lo sepa…

Mientras a divertirse con un cuerpo que sentía, los golpes no se hicieron esperar, cada vez más duros.

.*.

El cuerpo de Wei en el suelo, el reflejo en el espejo con una sonrisa burlesca…

- Wei... Wei…- Ling con el cuerpo inerte entre sus brazos, no podía estar pasando en vedad todo esto, nada tan malo, por dios no…

El emperador ni notó que Yi ya no estaba en el reflejo, ahora más interesado por en la respiración de Wei, comenzaba a moverse, comenzaba a abrir los ojos, extraño, la melancolía se había ido…

- Mi hermoso emperador, por fin juntos otra vez…- Un beso para celebrar el reencuentro, apenas se acercaba a Ling este se separó del castaño, ese no podía ser Wei. Iba a decir algo pero un dolor de pronto en su estomago

- Ahhhh…- inmediatamente después uno en su costado, el dolor insoportable…

- ¿Mi hermoso emperador que te ocurre?-

- ahhh, ahhh - Su respiración agitada, seguía sintiendo golpes en todo su cuerpo Yi intentó acercarse- NO TE ACERQUES, NO ME TOQUES, NO ERES WEI… NO ERES WEI… - Las lagrimas de sus ojos…, un nudo en su garganta…- Yo no te quiero…devuélveme a Wei…

La furia en el rostro del castaño… una bofetada para el emperador…

- Sufrí mucho para regresar a tu lado, no sabes cuanto, no sabes cuanto me humillo "él" todos estos días, pero lo soporte, porque quería regresar con tigo y decirte lo mucho que te quería, porque te lo había prometido, que te diría lo que sentía te hablaría de mis sentimientos. Hermoso emperador… yo te amo...

Wei dijo te quiero

Yi dijo te amo


.*.

Después de propiciar algunos golpes Qin-he se alejó, si no tranquilo, satisfecho, había descubierto algo divertido…Wei adolorido se puso de pie… y de pronto sintió una bofetada en el rostro, su mano en su mejilla, su mirada buscando al culpable, nadie a su alrededor…

- Yi te quitara al emperador…,

- ¿Yi me quitara al emperador?-

- Así es… lo que tú dijiste es verdad, a Ling Zhou no le importa si esta con Wei o Yi… a él sólo le importa estar con alguien…

- mmm…

- ¿No te importa, no decías que le amabas?

- Sí… lo hago - miró para todo lados buscando su cama con sabanas de seda negra, no la encontró por ningún lado, se recostó sobre los cojines, eran cómodos, y se sentía cansado- pero si él es feliz con Yi… no puedo hacer nada…

♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmin «´¯`·.¸¸. °¤ ♥

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.Parte tres fin.*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)





๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 16: EL DOLOR DE ESTAR TAN LEJOS, COMO UNO MISMO

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Ago 29, 2010 6:12 pm

CAP 16: EL DOLOR DE ESTAR TAN LEJOS, COMO UNO MISMO

Tan misteriosamente, luna te ama, que brillante, te enamoraste igual

Tú el día, ambos y el deseo de estar a tú lado, así es, uno a la vez

Tan llamativo, enamoraste a sol, tan tierno, creíste, igual brillaba

¡Te amo! dijo luna de repente, correspondes, amor sellado

"Será, sólo para mí, sólo tú", sol te ciega, lloras, sufres

Regresa luna regresa, a mi lado…, que te extraño

Regresa luna, regresa, ya de noche…, no te veo

.*.

- No lo hagas Yi, no, no, no otra vez, sabes que sufrió, sabes que…

- Se lo, se todo de él, se que siempre que algo malo le pasa es por que tu estas presente, Wei Tzu, esto lo hago por que no desapareces…- Yi, con la mirada fija en Wei tras el espejo, sin delicadeza alguna las ropas se fueron, el emperador con una sonrisa dibujada en su rostro, su respiración tranquila, y sus ojos, fijos en la imagen tan deprimente, Wei en el piso, de rodillas, rogando por un bien que sabia, no iba a tener…

Tan detrás del espejo,

Lo veo…, lo creo…

Eres tú, lo siento

Estoy tan feliz.

Ningún peso a la piel blanca, un acto de puro sexo no se puede mancar con un toque tan limpio y puro, Yi enterraba sus uñas en la piel de Ling, y Ling, mientras era torturado, se mantenía en silencio, por que le apenaba que el castaño tras el espejo le escuchara gemir, más al fondo, Wei, tirado en el piso rogaba, y robaba y rogaba y volvía a rogar, con lagrimas en sus ojos, y gritos estridentes en sus labios, quejándose por ambos del mal trato, Qin-he, miraba todo con asombro, en verdad lo deseaba, pero nunca imaginó que se pudiese volver realidad, sus sueños de repente se cumplían…

- "Que grandioso… tan bellas las expresiones de dolor… ¿Por que algo tan hermoso es tan odiado…?" Wei… agradecerás a Yi, por lo que hace al emperador estupido - Wei hizo caso omiso, a Qin-he no le importó, no mucho, por que sus quejidos borraban el enojo de cualquier ofensa…

Las manos de Yi sobre el cuerpo del emperador, un pellizco, un rasguño, una mordida, por ultimo un ligero golpe, tanto que hacía y tan poco que el emperador demostraba…

Si el dolor se resiste, tal vez se enoje y se marche

- Quiero que digas, que digas que me sientes...- Y emperador no dijo nada…- Quiero que gimas…, que te quejes por mis tratos

Si no se hace lo que quiere… tal vez desaparezca, tal vez Wei vuelva…

El emperador con la mirada fija en Wei, Wei llorando y a su lado Qin-he, Yi desesperado, un nuevo golpe, un golpe que le sacó el aire, y algunas lagrimas, Yi se sentía tan frustrado… agredió una y otra vez si importarle nada, pero el emperador… no dijo nada…

Importa lo que ahora viene, no quiero gritar…

- No me gusta llevar las cosas a los extremos… a ti mi hermoso emperador… te encanta...- el movimiento más brusco, hizo que Ling por fin le mirara, con los ojos abiertos, el lado tierno de Yi hubiese llorado ante esa mirada, en estos momentos, el lascivo Yi, tubo una erección, ante la mirada de terror, ante la piel de los muslos internos del cuerpo desnudo que comenzaba a acariciar…

Le temo a lo que ahora viene… Luna no quiero que me veas…

Vírate Wei.

Retirando la cinta en su cintura que no era suya…, inmediatamente las prendas cayeron…, por primera vez, el emperador ante el cuerpo de Yi… que no era de él… el falso castaño con su mirada de odio y placer…, tanto esperar, y ahora tenia que tomar a la fuerza lo que siempre quiso, se le entregara por propia voluntad…

- Ling…. ¡Aléjalo de ti… empújalo…, no dejes que te toque!

No puedo detenerle, lo siento, pero no puedo detenerle

La teoría aprendida… era hora de ponerla en práctica, Ling temblando… Yi cada vez más excitado, cuanto placer esa imagen, un vulgar movimiento ahora se encontraba entre las piernas abiertas del emperador…
Por que los recuerdos lastiman, por que el miedo paraliza…
Pudo haber sido menos tosco, menos duro, tal vez un poco más tierno…, pudo haberle dicho que le deseba, que le amaba… o quizás… que sólo lo hacia por que deseaba un lugar para meter el miembro que no era de él, algo para experimentar eso tan mencionado, eso que las personas llamaban "Sexo" pudo haber dicho tanto…, y así cambiar las cosas un poco…

Yi pudo pero no lo hizo, porque no se enteró del lo que en verdad sus palabras decían…

No es por ti que me rompe…, es por mí, por mi culpa

- Esto Wei… es por que te odio, es por que le enamoraste, por que no le dejaste estar a mi lado, por que volviste ha aparecer, por que te odio…

- Lo has escuchado- Qin-he y su estética figura, su hermosa piel morena por fin dejaba de ser sombría, pupilas translucidas con un ligero tono azulado, así como las de Yi, casi con más vida…
Es por que fui muy débil, es por que cree que soy fuerte

- ¿Porqué?- un susurró, con furia casi golpea el suelo, su cuerpo ansiado y la recién presión en su cuerpo no le permitieron moverse- ¿Porqué tan malo se ha vuelto? ¿Porqué ha dicho eso?

- Por que creía amarle… por que cree odiarte…

Aunque grite no me veas, aunque me veas no grites…

-Juro que… ahhhhhhhhhh- Las miradas atrapadas, puestas en el penetrado Ling…

Casi que lo rompía, casi que lo partía en dos, penetraciones sin dedicación, ojos con lagrimas que no escurrían, que se acumulaban como el semen de Yi que no eran suyo

Y aunque el dolor era inmenso, aunque le lastimaba demasiado… aunque tenía ganas de hacerlo… Ling no gritaba…, no lloraba, no rogaba que se detuviera…, por que para eso estaba Wei… para hacer ver lo que él en su interior el reprimían…

- Mi hermoso emperador…, te estoy marcando para que Wei no pueda tocarte más, para que no se acerque a ti por que tú eres sólo mió… sólo para mi… sólo tú…- Viró su vista hasta el espejo- Wei, te marco a ti para que sufras y recuerdes, que todo esto es tu culpa.

Los movimientos de Yi, más instinto que conocimiento, aun así no dejaban de ser dolorosos, la primera vez que Ling miraba directamente al rostro del que le penetraba, la primera vez que el que le penetraba no usaba mascara, por primera vez podía ver las expresiones grotescas y las muecas que en otra ocasión hubiesen podido resultar graciosas…

Del otro lado, Wei retorciéndose de dolor, su primera vez era ficticia pero muy dolorosa, por que nada adentro de él había, pero aun así.., el dolor que su amante sentía se reflejaba en su cuerpo, Qin-he, con la respiración más agitada, él, concierta emoción, su excitación en otra forma era liberada, él con los gestos de sufrimiento del prójimo era estimulado, él aumentado el dolor de los otros, era como se liberaba….

El también tenia ganas, Qin-he…, y su primera patada al que en el suelo se quejaba…

Es un dolor interno…, no nos tienen compasión…

Mucho para la primera vez… mucho para ese momento…, el semen de Yi que no era de él saliendo…, sin pensarlo dos veces aquello tan placentero y emocionante. Y después, salió de Ling sin delicadeza… y entonces Ling de sus azules ojos expulsó lagrimas de dolor.

El semen de Yi Que no era suyo... escurriendo por las piernas del hermoso emperador, las lagrimas reprimidas de Ling, escurriendo por sus mejillas.
Pudiste detenerlo, pero ya esta hecho...

Los dos cuerpos lastimándoos, por envestidas y golpes… el primero en notarlo, y tomarle importancia fue Yi…

- Pero… que hice m- Yi lloró, la conciencia nunca le abandonó, el juicio del bien y el mal apenas comenzaba a regresar a él- Mi hermoso emperador... yo…

De haber podido ponerse de pie, Ling habría echado a correr, a cualquier lugar… lejos del que intentaba ser Yi… Ling no pudo siquiera sentarse… Yi captó lo que en el rostro del hermoso emperador se reflejaban…

El si pudo… hecho a correr, como nunca lo había hecho… Ling le miró fijamente… y sin ninguna emoción en el rostro se viró hacia el espejo, ahí Wei, recostado en el suelo, con las piernas ligeramente flexionadas…, su la mira perdida en el que le miraba.

- Wei… Wei…- Un susurro, su nombre a lo lejos, le llamaban con amor.- Por favor… vuelve a aquí…

Y mientras hablaba, Ling gateaba hacia el espejo… Wei le veía acercarse…, pero no hacia nada... Qin-he, que se sentía satisfecho, decidió dejarles solos, una buena despedida para soportar lo que adelante les esperaba… tal vez la ultima vez que hablarían de ellos, tal vez la única vez que habrían de consolarse mutuamente…

- Wei… no me ignores… por favor… se que estoy sucio…

- Ling…- De pronto esa voz dulzona, Wei logró hincarse, y cayó al suelo, Ling espantado, gateo mas a prisa, ahora frente al espejo, le golpeó, quería atravesarlo y ayudar al castaño

- Wei… ¿Por qué nos ocurre esto…? ¿Por qué Wei?

- Lo siento Ling…- Wei con las piernas adoloridas, el castaño sentado a medias, mientras se arrastraba por el suelo negro, el suelo rozando con su piel maltrataba quemaba, que Ling sufriría si se hacia daño, lo sabia, por eso trató de ser delicado con él mismo- Todo fue mi…

- ¡Nunca… no, no, no fue tu culpa…!

- Si fue mi culpa… como aquella vez…

- No me hagas recordarlo- Dos pares de ojos vidriosos- Wei, como quisiera poder abrazarte, como quisiera poder estar junto a ti de nuevo…

- Yo también…

Los dos dejaron casi juntos, ambos recargando su cabeza en el cristal, los dos llorando con la mirada baja… y aunque Qin-he estaba muy entretenido escondido, no pudo evitar que su hechizo terminara, una dorada luz, sutil, no como las de antes… esta poco a poco, comenzaba a alumbrarse, comenzaba a hacer una capa, Ling no entendía nada, Wei ya memorizada esa acción…

- El tiempo se acabo Ling, tengo que irme…-

- No, no aun no…-

- Yo no puedo detenerle, Ling… trata de ser feliz…, con quien quieras… por favor…- su melancólica mirada - Olvida lo que ha pasado hoy, olvida todo lo malo que tenga relacion con migo...

- No te despidas de esa forma… por favor Wei…

- Ling… nunca más justos viendo la misma luna, me resigno porque se que estarás bien, porque eres el emperador, eres fuerte y valiente, por que eres Ling, por que te quiero feliz...

- No… no Wei… no Wei…- Las lagrimas corrieron por las mejillas del castaño, aquello que decía era lo correcto pero la opresión en el pecho y las suplicas del emperador, le hacia hacer un puchero inconciente…

- Un último beso…- un movimiento precipitado, y Wei ya estaba besando el cristal, un beso tierno, con los labios cerrados, con los parpados cubriendo sus ojos, Ling le imitó, tan igual los movimientos, las lenguas se mantuvieron dentro de aquellos cerrados labios, sólo el contacto precisamente de esa piel tan rosa y roja.

Ahora precisamente, que el amor era tan grande, que el tiempo era poco… ahora precisamente, se logró romper un porcentaje pequeño de aquel hechizo…

Sólo por segundos… sólo por unos segundos…, piel con piel, aromas compartidos, sus ojos se abrieron… creyeron ser afortunados… creyeron estar juntos de nuevos… y al abrir los ojos… el cristal ya no era nada… del lado de los labios rosas un espejo normal… el de los labios rojos, miraba nada… todo oscuro, todo sin sentido, todo frío… todo tan doloroso... de nuevo estaban separados…

Wei, con la mirada perdida, Ling con el ceño fruncido y las lágrimas saliendo de sus ojos… Yi llorando en las escaleras, creyéndose el peor de las bestias… Qin-he, mirando a Wei… pensando en lo ocurrido en lo poderoso de ellos juntos,

- Él beso más suave, podría destruirlo todo- Su mirada no se despegaba del castaño, por primera vez un gesto de temor en su rostro…- El que ellos estén juntos, no es tan bueno, ni tan normal…

♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*. Adios Ling/Wei*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 17: Nunca solos.

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Ago 29, 2010 6:22 pm

CAP 17: Nunca solos.

Sólo en esta noche sin luna

Pretendo mantenerme más alejado del reflejo solar

Y si despierto, y si nos encontramos, lo sabremos enseguida.

.*.

Simulando que pienso

Mientras más energía sea dedicada,

Más rápido será el escape.


Ling comió ligeramente del fruto, demasiado suculento, Yi le miraba desde el marco de la habitación... tres muertes lunares, el castaño seguía pidiendo disculpas al emperador, al emperador que después de recuperarse, no sonreía, Yi intentó acercarse un poco más, dio ligeros pasos, y cuando la distancia estaba acortándose demasiado, Ling se viró para hacerle notar su falta.

- Indeseable, no te acerques a mi ni un paso más ¿Entendido?- Yi asintió.

- Emperador... yo...

- No me hables- Yi se mordió su labio inferior... el hermoso emperador había cambiado, ni una pizca de ternura, los espejos habían sido cubiertos, todos, por que las marcas en el rostro del emperador aterraban, ahora Yi, mensajero, ni las sirvientas, ni los consejeros se acercaban siquiera a la planta de las recamaras, Ling aislado, solito, evitando mirarse a si mismo, la prueba de que... alguien sufría, era reflejado en su cuerpo.

Ya el dolor era suficiente.

Simulando que estoy en este mundo

Que la conciencia me rige

Y que dolió mucho


.*.

Era su castigo, el pago por sus malos actos, siglos de vanagloria y decadencia sentimental, mientras Wei jadeaba por el llanto contenido Qin-he se torturaba con esos pensamientos superiores, la sangre entre las telas negras amenazaba por correr por el suelo, costras en ese cuerpo, ya no más bello, ya no más inmutable.

Un manojito de sándalos rotos, tan húmedo por el llanto, como por la sangre, un tanto casi esquelético, su cabello largo y húmedo, Qin-he pensaba, muy constantemente: Que la espalda amoratada de Wei era mucho más entretenido que mirar a Yi desangrarse, y que los ojitos negro expresaban demasiadas cosas imperceptibles en unas orbes sin tono.

Qin-he se dio cuenta, de que Wei gritaba más a menudo.

Qin-he no tenia ni una pizca de remordimiento por sus actos.

Qin-he pensaba, que Wei Tzu era un trofeo por sus actos pasado.

Entonces pensó: "Qin-he debe de seguir actuando igual" Por que el pago es bueno

Con gritos y lamentos, retribuidos.

La energía del momento es mejor.


Wei despegó de forma inocente el rostro de sus almohadones azabache, brillosos y húmedos, buscó con temor la presencia del quien le atormentaba, no estaba, sonrió de forma infantil, Wei comenzaba parecía nadar en locura, entre el llanto y la felicidad, se sentó con calma, sus piernas largas se encogieron por el frío. Separó, Wei, sus cabellos castaños de su rostro, con dedicación y miedo, temía causarse dolor innecesario, cualquier movimiento hecho, antes tenía que ser meditado.

No respiro, por que el aire me corta como navajas salvajes...

... y no reclamo, porque esto es lo que merezco.

Nada es tan malo, un truquito rescate.

- No pienses nunca que me voy a alejar de ti- La respiración de Qin-he en su nuca, Wei tembló pero no dijo nada. Quien le torturaba estrujó con violencia su mano, sus dedos entre los deditos lastimados de Wei, no le importo que varias de las uñas estuviesen en crecimiento, después del mal trato, ni que el huesito del dedo meñique se mirase con tanta insistencia, entre carne gastada y sangre ya seca.

La verdad no le importaba nada.

Y a Wei tampoco...

Mordió con saña el dedo índice de Wei jadeante. Y el castaño gritó aun más duro que otras veces, sintió como si su uña se rompiese en dos, cerró su boca para evitar más torturas. Llorando, gritando y sufriendo, pero los intensos para evitar el dolor nunca fueron vistos, Qin-he pensó, que era por que todo se había vuelto costumbre.

.*.

El mirarle a escondidas, ahí, tan lleno de dolor era la una forma de enterarse siquiera de lo ocurrido, Yi a través de las cortinas puestas protectora mente, al rededor de la cama del emperador, podía notar la silueta de su emperador retorciéndose de dolor.

Se mantuvo neutral, por una simple razón.

No podía ni reír al saber la mala suerte que Wei tenía, por que Ling también sufría.

Y sin embargo, no se atrevía a llorar por ese tipo de desdichas dadas a Ling, por que Wei estaba recibiendo su merecido.

Por esa situación, prefería no mostrar nada, su mente divagaba, muy de vez en cuando: Creía en sus muy lejanos sueños, que Ling se cansaría uno de estos días, olvidaría lo ocurrido y se decidiría a amarle, dejar que le cubriese con su manto de protección y por supuesto, dejar hacerle sentir feliz.

Todo era una verdadera tortura.

Ya nadie estaba demasiado cuerdo.

Cuando dejó de escuchar el murmullo entre las mantas, Yi se dispuso a retirarlas, su emperador estaría demasiado agotado como para retenerle, dedicación y cariño, toda la noche, la maldición se dedicó a limpiar las heridas recientes en el cuerpo mayugado del emperador.

- Así, quieto es como deberías estar... - Con sus manos lindas y blancas, Yi se dedicó, mucho que lo hizo, heridas y cariño brindado al emperador. Quitó todo, menos el trozo de tela que el emperador le había prohibido tocar. Ceda negra atada a su muñeca izquierda. El color y la textura le traían muy malos recuerdos, y fue voluntad propia, la que evitaba, todas las noches, pensar siquiera en desatarla.

.*.

Cuando la dosis de insultos y torturas estuvo más que dada, la ahora tortura, del maldito, desapareció contrariado, un mal presentimiento respecto a Wei, hubiese temido cualquier cosa, incluso el perderlo pero recordó... que la regla era fácil "Juntos un millón de eternidades"

El castaño le sintió marcharse, respiró profundamente y retiró la falsa herida de su piel. Una montaña de sangre acumulada en un trozo de tela. Una herida falsa. Inmensas y finas rasguños uniformes que conformaban la historia. Un libro escondido en su muñeca izquierda. Echo con un trozo de una rota, mensajes:

Ling Feliz

Yo

Días

Contados

Pronto

Bien, pensó acobijazo con su piel mojada, no había tiempo, podía no existir, sin la necesidad del descanso, débil y lejano. Cerró sus parpados y viajo a los recuerdos. Por que todo tiene un final.

Y un principio.

.*.

Estoy existiendo, y el recuerdo me hace crear,

Un momento, de soledad, vanidad nada existe

Logros insólitos, nada fue tan fácil ese día

Ganaron, se han enamorado, no lejos

Saliendo un poco de control.

Necedad y persistencia

El sentirse marcado. No ese sentimiento hace mal, entonces, recostado en su cama de almohadones preciosos, presionó sobre su brazo la daga plateada de quien estaba sin estar. Si, las marcas no existían, el olvido tampoco, él no era fuerte, ni tan valiente todo le que él había dicho no era verdad, no quería ser feliz tan solo. No otra vez solo.

Wei.

Abertura en la palma de su mano, el escozor y la simple acción fueron un acto de locura. Ling parecía un poco aturdido, Yi había sido mandado a hablar con sus sirvientas, no quería ver a nadie más.

Y de pronto una respuesta para el mensaje indirecto.

Ling

Una respuesta fina y ligera... sublime que era, tan delicada y sincera. Y entonces lo supo, no había estado solo en la primera y muerte lunar.

.*.

Wei evitaba a las cinco sombras, decían cosas crueles que le obligaba a tener visiones desesperadas.

Recordó: Que había renunciado aquel mismo día que les separaron, para no atormentar más a nadie.

Imposible, el sol no salía en aquel lugar, y aun lado el resplandor de su imposible tacto, dolía.

Tan vació. Qin-he obsesionado en observarle, dijo: Primero desesperación, golpes después.

Todos decían cosas tan crueles, y la polar actitud adquirida en ese lugar, comenzaba a esfumarse, y en cierto tiempo, sin fecha ni hora, lloró, por primera vez, deseando no haber desperdiciado tanto tiempo. Y sintió, que Yi merecía un poco de su mortal vida. Yi había sufrido tanto ahí. Y que Ling tal vez, después del olvido y la nueva situación, merecía alguien que le comprendiera, hacerle feliz.... amarle y no olvidarle.

Y sitió que caía en olvido. Y temió tanto, tanto que lo hizo, por que su corazón sin felicidad parecía secarse poco a poco. Las lagrimas ya no llegaban hasta el.

Situación incomoda, solo. Un escozor en su mano, cuando aun eran blancas y limpias. Cuando sus dedos eran largos y bonitos. Cuando su cuerpo no era un costal de llagas, moretones y raspones. Ahí, en ese entonces, sintió tan ajeno ese tipo de dolores. Miró su palma. su nombre escrito. Tembló te pronto y el llanto fue aun más crudo.

- "Mira que yo sufriendo, pero que bueno eres tu, yo sólo pensando en mi..." - Quiso hacerle saber, que entonces la lejanía no era mucha. Y temió un segundo... ¿Y si la respuesta era una forma de atarle a la soledad?

Basta de temores, niño de oportunidades.

Basta de llorar por nada. aquí todo para ti.

Algo preciso, intención en igual cantidades.

La palabra misma, pero diferente.

El nombre del amor.

Ling...

.*.

Y sus ojitos azules se abrieron tan animada mente... eso era lo único que necesitaba para ser feliz. Sólo eso y nada más.

- "Cuanta felicidad, ahora lloro..." He dejado de estar solo...

Y los días pasaron, y las marcas se fueron extendiendo hacia un lugar más sincero. Las muñecas marcadas, en el lugar del tiempo y donde las horas no corrían.

Una propuesta del maldito hacia el emperador. Había que volver a estar juntos... y hacerles olvidar lo que son, lo que quieren llegar a ser.

Desviar situaciones y planificar los momentos precisos. Fingir la gloriosa resignación.

.*.

Estamos juntos y el sacrificio existe.

Esto es tan raro, pero... aunque el tiempo pase... yo...

- Te extraño Ling...

♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥

(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*.En el tiempo raro..*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Cap. 18: ¿FELIZ?

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Ago 29, 2010 6:30 pm

Oscuras horas nocturnas
En el espejo vaporoso, mi dedo escribió tu nombre
¡Oye! ¿Lo leíste?, tonto, seguramente dormías a esa hora...

.*.


Ling escuchó a lo lejos los pasos ruidosos, era Yi quien corría, con un traste de frutas dulces, otra vez, habían decidido comenzar con lo suyo, engañar a Yi, Wei haría lo debido con Qin~he, divagando en astucia, sus ideas volando con las canciones otoñales que comenzaban a agitar las hojas en el suelo seco.

- Lo siento mi querido emperador... tardé demasiado porque...

- Ya no las quiero - Sentenció con voz amarga y un deje de burla en su rostro - Llévatelas

Asintió sumisamente, incrustó las uñas en la charola hermosa, Yi comenzaba a exaltarse, Ling jugaba con él... era un castigo..., Yi se sentía dolido ante cada una de esas acciones.

- Pero...

- Anda, anda - Interrumpió - Hay muchas cosas que hacer.


.*.

Perenne mundo oscuro, hecho de seda negra y cojines artificiales, es a suelo de vidrios oscuros y paredes interminables, sangre profusa, es la marca del murmullo, un llanto perfecto para Qin~he, de vanagloriado placer. Es para Wei Tzu, el punto exacto para hablar.

- Es tan oscuro esto... - Puso en alto su mano lastimada... un hilo de sangre que escurrió desde su muñeca, divagando por la entereza de su brazo - En el palacio de Ling todo es más hermoso... ¿Alguna vez has sentido el viento tocar tu rostro, mover tus cabellos...?

Qin~he a punto de marcharse, viró su rostro crispado, Wei lo supo, le respondió con más risueña soltura

- ¿Qué es lo que intentas...?

- Mmm... tu respuesta lo dice todo, no lo has hecho - Aseguró melosamente - ¿Tampoco has escuchado a las aves cantar...?

- Noto la presencia de tus intenciones siniestras, no te entiendo, pero... soy inmutable ante ti - Con los puños cerrados desapareció entre las sombras


Puedo ser violento y salvaje...
... hacer que añores lo inimaginable.

Wei se aferró a los confines esponjosos, su respiración comenzaba a agitarse. Y de pronto, el viento le hizo tiritar, viento, en ese inmenso lugar oscuro, las primera ráfagas silbaron, en el vacío su voz profunda se hacía cada vez más intensa, era la voz de Qin~he, apenas si se entendía lo que decía, pero sonaba fuerte, con poder absoluto, inigualable seguridad, como un hechizo lanzado en alguna lengua extraña, seguramente era así, Wei resistió el impulso de una sonrisa, todo estaba saliendo a la perfección... sin ser vanidoso o altanero, aceptó todo
.
Que odies lo más amado...
... que vibre tu corazón oxidado.


- Siéntelo... - Susurró a su oído, con su voz oxidada, sin siquiera estar cerca, era el viento quien llevaba las palabras, obedeciendo con absurda devoción - ¿Son estos vientos sutiles más hermosos que los que alguna vez llegaron a remover tus cabellos, en el palacio del emperador...?

- Que vientos tan hermosos has creado... - Susurró, apenas si podía hablar, el viento pesado que invadía el lugar le dificultaba la respiración, no quiso romperá esa ilusión, tenía que hacerle sentir insatisfecho pero seguro. -... sería todo más hermoso si hubiese algo más que danzara a su lado... hojas traviesas que sin saberlo... se desprenden para siempre de las seguras ramas de los árboles...


.*.

- Yi... ¿no te aburres de estar siempre a mi lado? - Cuestionó el emperador de los ojos azules, sus labios rosas en movimiento paralelos, palabra, precisas, de hielo venenoso, un poco crueles tal vez, inciertas en algún momento, pero ese era su sacrificio, ser de nuevo malo, desagradable... todo para poder amar a Wei. Este aburrido proceso de disidencia entre los sentimientos y los actos no era más que un juego planeado. -


Sí, hoy tal vez te hiero
Con mi tonta frialdad... sabrás,
Que es mejor volar, que es mejor ceder

- No, yo no podría aburrirme nunca a tu lado, mi hermoso emperador - Sus mejillas sonrojas, ojitos negros iluminados, era el reflejo de Wei, sin ser de él exactamente, Ling sintió palpitar su corazón..., hubiese sido perfecto el no estar siendo malo, ojala no hubiesen tenido la necesidad de que sacrificar a alguien para obtener su dicha. - Siento como todo me da vueltas cuando me miras... y si me diriges la palabra, irradio en felicidad. Espero que me perdones algún día por...

- No, no lo haré, y no voy a tratarte de otra forma, no te ilusiones, tu decidiste permanecer aquí, desterraste a mi querido Wei de este lugar, no te mereces ni mi desprecio, lo acepto, ya ni te odio...- Mordió su labio inferior, y con apócrifa humildad le miró... ojos azules, esos ojos azules que disfrazaban su lastima de total repulsión - Deberías decirme tu secreto porque yo sí que me aburro cuando estas aquí a mi lado...


Sí, hoy tal vez te duelen,
Las cosas que diré, sabrás...
... cuanto duele que le hayas alejado, de mi.

.*.

- Tus árboles morirán... no hay tierra para esconder sus raíces, no pueden soñar. Y tus vientos comienzan a aburrirse, es tan monótono su violento viaje, siempre paseando entre cojines y sombras, será esto tan real, pero... aún es más hermoso aquel lugar fuera de este sitio. Donde la luna cae deslumbrante sobre el estaque, musarañas suspendidas y grillos cantores, luciérnagas brillantes y...
Mis dedos apuntan en dirección a la respuesta
Eres un ser tan bello, tembloroso, querido.
Enséñame más, un poco más...


- Calla... - Qin~he le miró de forma insegura, sus ojos recorrieron sus nuevas creaciones, las cinco sombras del mal convertidas en peces sin agua, sauces diabólicos que agitaban sus raíces en busca de cobijo, y el viento invisible que removía sus cabellos oscuros. - Eres un mentiroso ¿Porqué habría yo de creer que mis creaciones perfectas carecen de hermosura...?

- Porque... - Wei, titubeó, la respiración agitada demandaba demasiada energía, Qin~he tonto... le torturaba incluso sin saberlo - Yo lo he visto... sentido todo, y tú...


.*.

Bebo de la nocturna gloria

Luz tranquila, luz de luna

Una nube tan clara, tan lentamente opaca.

Seré un triste y sombrío reflejo, de lo que quieres tener...


- "Frío violento..."- Escuchó el sollozo de Yi a través de las paredes, no gracias a sentidos magníficos... era la respiración de la maldición tan pausada y fuerte, había sido malo esta vez, más que humillando, dañando con palabras imborrables - Perdón Yi...

Sí, era amor, lo que sentía, no para Yi, era Wei su ilusión, el viento inexistente en su habitación bastaba, como la señal esperada para ser más malo, quería... ¡No! amaba demasiado a ese castaño melancólico, y estaba dispuesto ha hacer que más lágrimas se derramasen, era tan malo que temió no ser perecedero de un amor tan puro y limpio.


.*.

Imaginó que muchos días habían pasado, otra mágica forma de saberlo, cada renacer solar, Ling presionaba tiernamente su mejilla derecha, códigos, y sin importarlo todo, lo sabía, era como estar ahí, parado frente al emperador y mirarle inventar nuevas formas para intentar estar más unidos, sin perecer las esperanzas, Wei siguió con lo deseado, a cada nueva creación de Qin~he una nueva sugerencia, sería travieso, Qin~he muy alentador, lo quería todo y nada a la vez, sólo palabras... casi nada imposible.


Ambicioso, pequeño travieso, lo quieres todo, todo lo que no existe...
... si te descubre terminaras temiendo.

Creó el viento, y unas nubes oscuras, sauces frescos y tierra para que las raíces tímidas se escondiesen, un estanque con agua que no humedecía, y flores sin aroma, seda hermosa en pasto verde brillante, Wei con lindas telas en su cuerpo, sin textura que escondían las nuevas heridas.

- Canto de aves... - sugirió Wei sangrando, Qin~he era como un chiquillo mimado, Qin~he se enfurecía ante cada aclaración, Wei sintió que los golpes brindados no era más que un pequeño merecido..., estaba utilizando para llegar a la felicidad que no había querido antes.- ¿Es que no lo conoces?

- Estoy cansado, y tus descripciones tan extrañas, no creo que todo sea tan perfecto allá afuera...


No traspases los muros de la tolerancia, dolerá si no lloras...

... pequeños secretos, y este es el plan, pequeñas miradas.

No es sueño, no es tu voz, no es color opaco.

Es sólo una ilusión, serás otro...


- Lo es... por eso Yi no dudó en marcharse... si hubiese visto esto antes... tal vez si tú pudieses verlo... entenderías lo maravilloso que es... un hermoso mundo creado por Ling

Qin~he cerró sus ojos, y en su mueca fastidiada, podía leerse la decepción ambiguamente extraña. Fue como un pequeño juego, ahora era obsesivo su sentimiento, el desear algo más hermoso, quizás un tonto capricho o tal vez era un motivo existencial, fuese cual fuese la causa él tenía una meta, deseaba algo bello, términos totalmente subjetivos, al estilo de Wei que trataba de hacerlo... ¡Imposible! Porque todo acto parecía tan vano ante los ojos del castaño..., no, no era un sentimiento especial... o tal ve sí, pero no de ese tipo de sentimientos que te hacen ser complaciente, lo aceptó, este era su reto.

Sería mejor que el emperador.

Haría un mundo hermoso, dotado de eternidad, de esa eternidad que el mundo del emperador carecía, sólo necesitaba unos cuantos retoques ese mundo, antes todo oscuro lleno de nada, sólo mantas que una vez Yi le había pedido, ahora, todo figuraba como un nuevo mundo, estaba creando lo que Wei había sugerido, un jardín hermoso... incompleto todavía. Pero hermoso, lo sabía, sus sombras habían dejado de ser sombras, cinco sombras antes, ahora eran un poco de todo, viento, agua, canto de aves, flores sin aroma y nubes oscuras.

Crearía un mundo mucho más hermoso que el que el emperador había creado, ingenuo...

... Wei mintió y él no lo supo:

Que Ling no tenía la capacidad para crear mundos...

... que el día que el emperador nació, ya todo estaba hecho...

... los árboles, las aves y los vientos, todo antes que él

¡Mentiroso!

.*.

Todo una horrible pesadilla, sentía que flotaba, su piel se hacía menos deslumbrantes y sus ojos comenzaban a morir, se notaba tan muerto, incluso, aceptó, Wei con esa difuminada nostalgia parecía más radiante en ese mismo cuerpo que él.

Mirándose, tratando de encontrar algo malo en él... algo que le hiciese más parecido a Wei, algo por lo cual seguir luchando, algo que pudiese agradarle al emperador, aunque fuese muy pequeño, un gesto... sólo ese pedía, ser un poco más como debía de ser Wei, ya no le importaba, ser comparado, ser llamado incluso con otro nombre...

... todo era tan hermoso antes.

Inundó su atención de nada, y sus ojos notaron el apenas dorado resplandor en el espejo de tan malos recuerdos, el reflejo distorsionado... y vio una mariposa estrellarse por dentro, nubes, hojas de sauce, un paraíso del otro lado... algo que nunca pudo tener.


Transformándose, vamos, seré un mal narrador...

... te diré lo que duele, por que quiero ser feliz.

Y si me hundo en el fango rozaré tus mejillas...

...cortaré mis alas, si con eso vuelves a mi lado.


- No.... ¡¡¡NO!!!- Escuchó de pronto Ling, el emperador lo supo... esto era un plan tan malo, pero valía la pena, quería ser feliz.

Con su cuerpo lastimado, se puso de pie, sus piernas dolían, y sentía las heridas nuevas rozar con sus prendas mal puestas, se adentró ahí, donde Yi yacía de rodillas frente al espejo precioso.

- Wei...- Palabra mágica de los labios de Yi, lagrimas en esos ojos negros, furia sin contenida, en el rostro ajeno, y del otro lado, un Wei con una sonrisa débil, y brillo de antaño en los ojos bonitos, parecía tan complacido, tan cómodamente dominante y su voz transparente se escuchó en el mundo del emperador, era una linda risita, brindada al tiempo y a la nada.

- Qin~he, eres un ser curioso...
.*.


Ya no contaba con esa capacidad, no para cruzar mundos, pero era poderoso, podría mirar sin temor, por el cristalino espejo, podría hacerlo, para comprobar si la hermosura del reino de Ling seguía superando la suya.

- A comprobar lo que tanto dices, veremos si son verdad todas esas alabanzas dadas al otro lado...

Wei levantó la vista, sabía que esto algún día tenía que pasar, era su oportunidad para hacerle desear a Yi un mundo artificial.

Sintió la brisa y pequeñas partículas doradas a su alrededor, sentado en la vegetación tan llamativa, intentó parecer feliz.

Soltó una risita, eran nervios, ojala que Yi estuviese tan cerca, ojala pudiese notar este nuevo mundo... ojala le gustara... ojala deseara estar, aunque fuese un poco ahí, donde él, con los vientos violentos que removían las hojas del sauce.


Esta es nuestra oportunidad, la ultima, la que tú y yo hemos creado...

... si mi maldición se convence, si encuentra más hermoso el mundo del otro lado del espejo.

Estoy seguro, deseara el intercambio, fuiste malo por mi, te adoro tanto... intenté describir tu jardín con cautela y sinceridad...

... de lo que pase, lo mejor para todos.

- Qin~he, eres un ser curioso...

Yi miró directamente a los ojos de Wei... reflejos por ambos lados, en el marco de la habitación, Ling emocionado, añoraba un buen resultado y Qin~he entretenido, había tantas cosas que en su ilusión recién formada faltaban...

... Wei había tenido razón. No eran las mismas cosas.


Yi insatisfecho. Aquel mundo parecía mejor

Wei temeroso. Notó la furia en el rostro de Yi

Ling tembloroso, hubiese deseado abalanzarse hacia Wei.

Qin~he, impredecible, se dijo, que sería imposible crear un mundo así, deseo estar del otro lado...

... podía hacerlo, sólo tenía que...

... convencer al emperador.

Otro intercambio.
♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥
(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*. Impredecible*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 19: SOÑÉ CON TUS RISITA LINDA...

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Ago 29, 2010 6:43 pm

CAP 19: SOÑÉ CON TUS RISITA LINDA...


Como una sombra te desvaneces ante la luz,

Como una lluvia de verano, tras de ti, el arco iris resplandece.

Brisas cayendo en mi alma, eternidades que terminan ante ti, lo deseaste...

Ahora, estaremos tan lejos de lo que quisimos, unidos... lo que importa es que te amo.

.*.

A cada palabra otra mas visitas de esas, muchas más, Yi miraba el fingido sol, detrás del espejo, escondido bien, consiguió mirar..., de nuevo celando, admirando..., y aún así, sabÍa que no quería regresar ahí, cómodo estaba en la habitación que llegó a ser de Wei, madre de su hermoso emperador, no abandonaría nunca ese sitio, lugar paraíso.


Tanto tiempo que fue a aparecer

Disuelto en los ojos del sol

Una noticia extraña...

El emperador de pie, supo la verdad, esas maravillas no eran más que una trampa, Wei no notaba ese brillo estremecedor en el rostro de Qin~he, una noche, mientras dormía se presentó en forma de vaporoso sueño, su cara nube logró interpretar, Ling se estremeció, quiso no escuchar...


.*.

Yo sé, podré, tocar tus mejillas rojas...

... yo sé, podré, besarte hasta quedar dormidos

Sólo hay que sentir un poco más...


Wei miró sus pies, desnudos, tibiamente sangrando, era la historia, viejos golpes, nuevas palabras, pretendía hechizar a Qin~he, obligarle a crear ese maravilloso mundo tan parecido a su dimensión familiar, hacer que Yi odiara su lugar junto al emperador, tentarlo de volver, de quedarse en un mundo mejor, modificado, devolver las mentes y los cuerpos. Estar junto al emperador por siempre, ser felices...

Yo sé, podrás, curar mis mejillas rojas

... yo sé, podrás, besarme hasta quedar dormidos,

Sólo hay que sentir un poco más...

.*.

El se disolvió para entra.

- No puedes moverte, no intentes tocarme... no podrás hablar aquí...- sentenció Qin~he, hecho neblina, Ling con los ojos cerrados, no pudo mirar, era cierto, no pudo moverse, no pudo siquiera hablar..., - Sé lo que quieren, lo entiendo, no soy ni una pizca, nada plenamente inocente, puedo darles lo que quieren..., ahí, en mi lugar lleno, cubierto de espejos, nunca dejo de brillar, podría querer a Yi de vuelta, hacer una nueva frase de transmisión ¿Quieres eso...?

Mordió su labio inferior, el emperador, Qin~he siguió hablando. Le convenció... fue tan fácil, hablar, hablar, hablar... sólo escuchaba el emperador. Su voz sin voz, tan poderosa, y él mismo amor.


.*.

Celos, más celos, efímero, y sin razones

Qin~he habló de algo secreto con Yi, Yi temió tanto, fue tan extraño verle en sueños, sentirse amenizado, obligado, habló del control, de lo bonito que eran la luz de la luna, le llamó Wei a la luz de luna. Efímeros, delicados y muy deseados..., llamó a los rayos ocultos del sol, Ling, hermosos y cegadores, tan empatitos con la felicidad, tan, pero tan puros.

- Esta es una petición de la gloria a la gloriosa no realidad
Antes yo, pude destrozar, con mis manos, estas cadenas.
Siento yo, pienso confundir, los corazones que cantan...
...y esperanzar, los reflejos del espejo manchado.

Continuó con un gran hechizo, habló, habló, habló, sólo escuchó el sollozo de Yi, astuto, una ilusión jamás se vuelve realidad, no si el deseo no es máximo, no si estas plenamente
El tiempo, el tacto y la vida no son más que falsas esperanzas para los amantes que no pueden mirarse fijamente a los ojos.

Las miradas en verdad no dicen nada, la interpretaciones de lo que quise mirar es lo que quiero escuchar.

El miedo que derrumba, es la simple idea de un dolor plasmado ante la incomoda perdida.

Perdida, perdida, perdida, eso es lo que más se teme, lo que no se sabe.

Fornido sueño, empezó con un saludo, aquella lluviosa tarde

Los espejos no hablaban, y la lluvia no hacía llorar

Los jovencitos no miraban, de manera triste, al amor frío.

No hay más que lo que existe ante sus ojos..., no pretendieron.

Creer en otras realidades, no, ni en sus vidas, con sangre, y esas marcas e heridas.

Pagaron más de lo ganado, más el costo de sonrisas, fue alto precio por tocarse solamente una vez.

...les tocó la luz, y sin ver, aumentaron la velocidad, de un golpe se unieron, se miraron, se perdieron, sin ruidos...

.*.

- Tu emperador se pondrá de pie al amanecer frente a ti, tuvimos un buen trato, el espejo es la única salida, lo sabes, tienes que convencer a Ling de que maravilloso es esto, lo quiero de nuevo a mi lado, estoy tan deseoso de ver como la luz ilumina su sangre en una habitación casi oscura...- Necesitaba el cuerpo más lastimado, siguió golpeando... golpeando, - Tú no entiendes nada, puedes saber de más, pero al fin, no lo sabrás.

- Estas haciendo algo mal..., lo sé, lo sé, no puede confiar Ling en ti... - Quiso decir algo más, el lodo en su cuerpo le molestaba, lodo entrando en sus heridas, fue lanzado al lago artificial, Qin~he estaba cansado de tantas quejas, mojado, le sostuvo un poco de los cabellos antes de ponerle de pie, fue sólo con un movimiento de mano, un espejo lindo idéntico al que se encontraba en la habitación de la madre de Ling.

- Quiero tu sangre, en el espejo... tu sangre...-

Tan poderosos, ellos romperían con el hechizo que él no pudo, amor y sangre, lo mismo que necesitó Yi para cruzar al otro lado, voluntad y persistencia, sentimientos de vació.

Aquella vez fue sangre de Wei y su deseo de estar lejos del emperador... de ese lugar que le causaba tanta confusión
Ahora con sangre de ambos, con un amor que les hacia desear volver, a donde fuera que fuese, con la persona más amada en todo el mundo.
Colocó la mano de Wei en el espejo.

- Ahora sólo falta que tu estupido emperador haga su parte...


.*.

Se deslizo por lo corredores de su palacio, era a madera fina y azulejos hermosos, alfombras y cortinales pesados, con las prendas más perfectas, sus manos blancas temblaban y sus mejillas parecían enrojecer de la emoción. Mientras caminaba a paso lento, imaginó, fantaseó, se dijo, después de mucho meditar, que quizás Qin~he estaba tan enamorado de Yi, como él de Wei, por eso le quería de vuelta, sin pedir nada a cambio, por eso se había esmerado tanto en cambiar ese sitió tan oscuro, por un jardín falso. Pensó en Yi, todo el tiempo que había pasado a su lado, sería recompensado por toda una eternidad.

- Voy a pasar - Anunció su entrar sin motivos, Yi, permanecía de espaldas, miraba por la ventana, el espejo estaba acomodado, limpio. El cabello castaño llegaba ya a media espalda, su cuerpo parecía más fino, no tan aniñado como recordó, lo había notado la primera vez, con ese perfil tan perfecto, sintió el hormigueo en sus mejillas... que bien sería ver a Wei dentro del cuerpo correspondiente. Tocarle... - ¿No te opondrás al final verdad...?

Se encogió de hombros Yi, no quiso mirar al hermoso emperador por ultima vez, no lo quería, estaba más que amenazado, Qin~he haría algo malo con él, si no volvía a ese espejo. Fue la peor de las amenizas, con su corazón oprimido, fingió ser indiferente, miraba hacia la ventana, ese jardín por ultima vez, la luz de la luna, todo, todo lo hacía, mientras las lágrimas seguían corriendo. Era un llorón, había aprendido en tan poco tiempo a llorar por todo.
Quiero tu sangre, en el espejo... tu sangre

Con una daga de plata, flores talladas en el mango, marcó sin titubear, Ling, una línea fina, en la palma de su mano, la palma de su mano en el espejo, el espejo brillando...
... la imagen al otro lado del espejo, Qin~he sosteniendo de los cabellos a Wei, Wei con un semblante de terror.

- ¡¡No..!!- Chilló Yi de repente, con los ojos llorosos, no importó que le viera el rostro, aquel emperador de ojos azules, se viró con una mano en su pecho...- Mi hermoso emperador... tú...

Cayó al suelo, el brillo en el espejo se intensificó más, antes de desaparecer completamente.

- Ling...- Fue el titubeante llamado que recibió del chico en el suelo...

- Wei - Casi que se abalanzó a abrazarlo... la sangre en el suelo le hizo retroceder...-

- Ling... te adoro... Qin~he, es un mentiroso, no fue tu culpa...


.*.


- ¿Qué fue lo que hiciste...?

- Nada... - Y el primer golpe fue dado... ese maltratado cuerpo era suyo de nuevo - Volvió, volvió a su cuerpo, ahora nada de magia, sin ayuda no sobrevivirá ni un día..., tiene la herida que le obligaste a hacerse... ¿lo recuerdas?
Acaba de una buena vez con todo Wei
¿Con todo?
Tómala entre tus manos, derrama tu sangre y atraviesa el espejo, te lo aseguro, aquí no hay dolor, no hay nadie que te haga sufrir

Wei hizo un ligero movimiento, la tela zarca que le cubría dejó al descubierto su hombro izquierdo, el castaño comenzó a arrodillarse, las cortadas ardían demasiado, Ling notó que el joven Tzu se acercaba hacia el espejo...

- Pero aquella vez..., no tenía ninguna herida aquella vez que...

- Fue el melocotón, un poco de magia y la herida se borra, sólo sirve una vez ese truco - Qin~he relamió sus labios, cerró sus ojos y comentó sonriendo - Ling me cambió a un Wei medio muerto por ti...
♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥
(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*. ··· Heridas ···*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 20: CASI UNA FANTASÍA

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Ago 29, 2010 6:47 pm

CAP 20: CASI UNA FANTASÍA

Bajo la lluvia, junto a tu lado... para toda la eternidad...
Sólo, una mirada, un beso y todo comienza
Los sentimientos se desbordan
No hay vuelta atrás,

.*.

Humanos gloriosamente privilegiados, entre lo verdadero y lo falso se hacen camino, y sin que el tiempo envejezca sus miradas, ellos se mantienen tan firmes en esa hermosa fragilidad, humanos Gloriosamente privilegiado... los amantes, Gloriosamente amados...
-Yo... te amo
- Te amo yo a ti también... más de lo que algún día pensé -
En tierra de mortales, la maldición y la tortura, Yi y Qin~he..., con los años encima, ya no jovencitos, ahora emperador de brazos fornidos y súbdito con sonrisas ligeramente moderadas. De lo esperado, casi nada, no imaginaba, ninguno de los dos, que pasaba del otro lado del cristal, sin capacidad para saberlo, sin ganas y con mucho temor, algo imperdonable que hicieron a eso dos jovencitos amorosos, con Ling Zhou y Wei Tzu, tanto sufrimiento que les causaron antes de entender que en ocasiones no hay motivo de desear la suerte ajena.
Por estar juntos... todo lo volverían a hacer.

.*.

La sangre, telas manchadas, Wei inconciente.
Gritó mucho, como hacía tiempo que no lo hacía, ellas, las que nunca le miraban, asustadas atendieron al llamado escandaloso y siniestro. Al entrar, el emperador llorando, le vieron frágil, y a pesar de todo... la compasión no se creó, fue el mismo Ling quien les ordenó a las sirvientas atender a Wei, y lo hicieron.

¿Lo recuerdas? Hace tiempo...

...En la cuidad, bajo el alto cielo:

La lluvia compartió su tristeza, sobre la casa mayor,

El sol omnipotente, esparciendo tristes lágrimas doradas

Muy lejos... el alma con la que... compartía su cuerpo...

Y la persona que le ama se inclinó a sollozar, toda su vida.

El tiempo no existía; aquella primera madrugada, él cuidó de su castaño de mirada melancólica, acarició sus cabellos, besó tímidamente esos labios, las lágrimas brotaron inmediatamente de esos ojos azules. La sangre no paraba, la herida era tan grande, el remedio de hierbas no hacía efecto, en sueños Wei comenzaba a quejarse.

.*.

Yi se mantuvo cayado, no dijo más, no había necesidad de preguntar cosas obvias, imaginó que Qin~he nunca le dejaría en paz, y en un enfermizo conformismo sintió que de cierto modo, estaba ya más que resignado. Sufriría, sin luz, al menos el pasto ilusión, el viento creado y los árboles fornidos le hacían volver la vista atrás, con sus recuerdos bellos.


Poder farsante, hazle gozar, hazle al maravilloso amor un lindo castillo

Protégele, esto es lo que quieres, siempre fue así...

No es gloria la suerte en tus ojos lindos

Es agonía y celos infundados

Es un paraíso entre...

...la inmortalidad.

Qin~he poniendo máxima atención en sus espejos, brillaban más de lo que alguna vez pudieron brillar, esperaba el momento preciso para hacerse presente, ensayó su parlamento muchas veces, sus gestos que intentarían solapar a ingenuidad y bella admiración, fingiría hacer el sacrificio ahora él...

Esperó bastante tiempo, Yi comenzaba a desesperarte, mucho tiempo, jamás fue lo suficientemente paciente...
... un hecho que desencadenó los demás pensaba el falso castaño, la maldición enamorada

Recostado en pasto y tierra frescal la brisa de Qin~he tocó el rostro de Yi divagó en el falso viento y todos sus inventos, se sintió mal entonces, pasaban muchas cosas extrañas, nunca creyó poder amar tanto al emperador, había regresado al mundo de ilusiones por la seguridad de su hermosos emperador, y él no lo había notado, ni siquiera un falso gracias había dedicado para él. No se sintió correspondido en gratitud, en amor lo sabía pero... pensó, que el joven de los ojos azules, pudo haberse tomado la molestia de decirle con palabras dulces "Gracias... que tengas suertes..."
Era un egoísta, Ling era egoísta, sólo había pensado en Wei... y él..., sólo en el emperador, un gritó de sus labios, una lagrima de sus ojos, y notó esa bonita facultad, podía llorar en un mundo sin tiempo... una nueva habilidad.
- Debiste de haber reflexionado mucho en todo este tiempo - Comentó Qin~he, había estado debatiendo su atención entre el espejo y Yi...- Sabes quién es el menos culpable en esto ¿no? Enamorado utilizado... confundido, rechazado, todo eso en una sola persona. Tú lo provocaste, el emperador prosiguió la tortura, es mi turno... quiero hacer un final magistral para esta historia de amor... enamorados generosos seremos...


... seremos.

... seremos

... seremos

Bajó la vista Yi, pensó en muchas cosas... tantas cosas, los golpes ya no los sentía, comenzaba a quedarse dormido... comenzó a escuchar una vez, una voz conocida, la voz más pasiva del mundo.

- "Yi nunca comprendí todo lo tuyo,
.*.


Un emperador lindo velaba a su amado.

El castaño en un hermoso sueño, un amanecer de fantasía.

Un emperador, hablando sin parar para no dormirse, se sentía constantemente vigilado.

El castaño desvariando, sólo una voz conocida, le impedía marcharse de ese lugar... de esa existencia... "No llores amor, así me duele tanto... déjame ir..."

Al paso de los instantes, era más de lo que se había pronosticado, ese castaño que luchaba por no abandonarle, no mientras el emperador no dejase de llorar.

En sus recuerdos, la insistencia de un hermoso final, no sería el más deseado, tampoco el más normal, pero pensó...

... en su delirios finales, que tal vez, era lo mejor, lo más apropiado para todos, para ambos, para ellos, para el sol y la luna.
"Por favor Wei no traspases el muro de esta habitación...
¡No rompas sentimientos recién plantados!

Wei olvidó como escuchar la voz de Yi en su cabeza... pues pasaron los meses, los incontables acontecimientos, hacía tiempo que lo había notado. A pesar de todo... nunca dejaron de ser uno sólo. Concesión: por su inalcanzable paciencia, un permiso extra, dado por alguien secreto, inesperado, siempre oculto... llamó, una, dos veces, si no podía escuchar, entonces hablaría él.

Temo que la gente hable demasiado...
...porque cuando la gente habla demasiado hay motivos para temer..."

- "Yi nunca comprendí todo lo tuyo, ni tus palabras, ni tus acciones, voy hacia un lugar más tranquilo, pacíficamente solitario, sin ningún tacto, sin anticipados movimientos..." - El elevar de su cabello, su frente fría, y el cuerpo húmedo, sintió las manos de Ling cobijarte, retenerle en sus brazos, no importaba, era tarde y tenía tantas ganas de dormir - "Estoy tan contento...satisfecho, fui amado... ame, toqué... me tocaron, besé... me..."
- Wei...- Llamó una silueta borrosa, el castaño, en esa ilusión, espacio creado por su mente, lo comprendió, los espejos no pudieron separarles, y lloró... recordó que le había querido tanto, que había sido su primer amor...- ¿Cómo lo has hecho...? Wei, perdón...
- De un ayer se componen mis memorias, no me da miedo el mañana - En su rostro, la hermosura más grande, eran lágrimas de amor, Yi temió tanto por Wei... Wei era aún más llorón que él.- Porque he visto el ayer, porque me gusta lo de hoy...
- ... - Cayó al suelo, con la mirada derrotada, estaba siendo demasiado sentimiento, hubiese deseado regresar el tiempo, admirar de lejos a Ling, hacer sonreír a Wei.
- Te has sacrificado por Ling... esa es la mayor prueba de amor... eres grande Yi, deberías comenzar a ser feliz - Wei comenzó a desvanecerse, Yi comenzó a despertar

.*.

Yi cayó inconciente, Wei estaba empeorando, fue ese el momento preciso, el emperador estaba completamente sólo, Qin~he apareció de repente, vio como el emperador seguía sosteniendo con recelo a Wei. Se le veía con esos ojos azules apagados y su piel de leche bastante más pálida, sin sonrisas, sin ceño fruncido, el emperador podía llegar a ser una belleza exótica, por otro lado Wei, con los pequeños ricitos que se formaban en la punta de su cabello castaño, y sus labios rojos, simulaba estar dormido, se le veía sonrojo, seguramente la temperatura en su cuerpo estaba en aumento.
- Tengo algo que decirte - Ling desvió su atención hacia Qin~he, pero no su vista, la tortura de esa maldición titubeante lo entendió - Tu felicidad está en mis manos, tengo poder, eternidad y gloria, pídeme un deseo, yo te lo haré realidad. Sólo tienes que aceptar lo que te pido... ¿No soy acaso maravilloso?
- ¿Si eres poderoso y tienes eternidad y gloria... porqué no puedes hacerte a ti mismo feliz detrás de ese espejo...? - Parecía desubicado, más que nervioso Qin~he, pensó que valía subestimado la fortaleza de Ling, peor Ling sólo estaba tratando de ser hiriente, quería lastimarle porque el se sentía tan vació, tras varias preguntas de esas, Qin~he parecía rendirse, había dicho a Ling que podía cumplir cualquier deseo, y sólo a cambio de su lugar de emperador. - ¿Podrías hace que Wei mejore?
- Seré sincero por esta vez, única vez, nadie nunca a conocido mi sinceridad, Tú pasaras a ser lo que yo soy aquí, no volverás a ver tu reino, no sabrás cuan caliente son los rayos del sol, Wei, estará con tigo, aquí, Yi será tema aparte, pero estarán juntos... - Qin~he indicó con palabras palabras, las manos del emperador temblaron, no estaba nada seguro de lo que debía hacer, en toda su vida no se había enfrenado a una situación tan extraña... - ¿Eso es lo que más quieres...?
Los dos en ese lugar, no le pareció tan malo, renunciaría a todo por Wei, al reino que nunca quiso, a los privilegios y a las mucamas, lo haría todo pero Wei...


Puedo decir tan fácilmente las palabras

Pero no he decidido lo que debe pasar...

Temo que el olvido nos encierre en jaulas de agonía

Temo a tu mirada de reproche y tus ojos llorosos...

Pero temo más al hecho de perderte de nuevo, y esta vez para siempre.

- Eso es lo que yo más quiero...- Con la mirada dirigida a Wei, pero la voz firme, aceptó el emperador.
Qin~he entreabrió centellantes cortinas de luz, eran los espejos que comenzaba a reflejar al emperador y al súbdito, los dos con los ojos cerrados, Ling lloraba, Wei con su respiración tranquila, no podía hacer nada más que seguir con los ojos cerrados, suspirando mientras su mente divagaba en un extraño submundo, en donde él y la maldición Yi, permanecían establemente pasivos... casi.
La imagen de Yi a lo lejos fue vista, estaba recostado y con las piernas atadas a un árbol de melocotón.
- ¡¡¡¡DETENTE...!!!- Chilló Yi, en ese preciso momento, había salido de su ensoñación ilusoria, era imposible, irrelevante y muy inconveniente el hecho de que Wei tuviese esa hermosa facultad que él ya había perdido.- ¡Ling no lo hagas, eso no era lo que Wei quería...!
- Pero ya es demasiado tarde - Sentenció Qin~he, y elevando sus brazos comienza a ser golpeado fuertemente por luces doradas, Yi permanece atónito, era imposible, ante sus ojos, Qin~he con una nueva imagen, era el cuerpo del emperador... el emperador en ese lugar tan desolado. Aura maravilla y dulce aroma. No era Qin~he, era el emperador, que de rodillas caía, que sin lagrimas lloraba.
- ¡Hermoso emperador! - Chilló Yi, y quiso acercarse, le fue imposible, como pudo Ling se arrastró hasta el árbol donde Yi se encontraba...- ¿Porqué lo hiciste...?
- Estaré... con Wei...- Sentenció a palabras cortadas, para después virar su mirada, Yi iba a decir algo, el emperador le interrumpió. - Tengo un presagio para ti... serás feliz..., Qin~he ahora es un... humano, y dejó en mi corazón... todo el cariño que... existió por ti.
- ¿Por mi...?
- A él le amo... - Gratitud, lo que esperaba, lo que tuvo -...pero a ti te quise mucho Yi, te has sacrificado por mi, esa es la mayor prueba de amor, eres grande Yi, deberías comenzar a ser feliz...

Y antes de desaparecer comprendió...
... eran por esas pequeñas cosas, que ellos estaban juntos

.*.

Fue en ese momento de cambio, cuando Wei se alejó para siempre de ese lugar, de ese plació, de esa habitación, del jardín y del estanque en éste.
Pero sin magia nada sobrevive, Qin~he le vio, a Yi, comenzar a sollozar de dolor, la herida estaba abierta de nuevo, pensó en dejarle morir, bastantes problemas le había traído..., ahora seria su nuevo reino, torturaría y mataría a quien se opusiera a sus deseos, ya no era sólo el señor de cinco sombras del mal que habían sido transformadas en jardín, ahora tenia un reino completo a su antojo, se acercó hasta donde Yi, ahí, recostado en la cama, con la respiración agitada y los ojitos semi abiertos.
- Yi... adiós - Iba a propinar un fuerte golpe, pero una punzada en su pecho evitó que lo hiciera, recapacitó, y sintió miedo, no era capaz siquiera de golpearle, llevó las manos a su rostro, entonces comprendió, se hubiese sentido mal de haberlo golpeado... se sentiría mal si Yi desapareciera, no entendió por que lo hizo, reunió todas sus fuerzas en la palma de sus manos, energía rosada que tomó la forma de un melocotón... lo presionó para que el jugo del fruto escapase por las péquelas grietas que acababa de hacer, y se lo dio a beber a Yi... - El melocotón, la leyenda, y en su jugo los placeres que siempre deseaste, Yi... sentirás el cuerpo, ahora es tuyo, sentirás lo que es un beso y una caricia...

Y esto es todo lo que puedo decir:



♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥
(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*. ··· F I N ···*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PLACERES DEL MELOCOTÓN MORDIDO

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Ago 29, 2010 6:50 pm


~*~ Epilogo ~*~

Una leyenda de la dinastía Zhou,

Hacía el año 500 habla de

Un emperador...

Un súbdito

Y un melocotón....


Y entonces de sus deseos no quedó nada, ni pudo ser malo, ni tampoco gobernó con sabiduría y violencia, era como un niño perdido en un mundo, en donde todos le trataban con total indiferencia, además de sus maravillosos poderes no quedaba nada, los había ocupado para mejorar esa herida en Yi, y lo más extraño era que no se arrepentía de haberlo hecho.

Yi, en ese momento, permanecía sentado en las escaleras que daban al jardín, recordó entonces Qin~he, Wei había tenido toda la razón, era maravilloso sentir el viento en tu rostro, quedarte sin pensar en algo, sentirse uno con la brisa y el viento juguetón... la muerte había nacido ocho veces ya, en un momento llegó a arrepentirse, se sentía tan sólo, conoció el arrepentimiento, la soledad y el dolor en aquel lugar, y a pesar de todo lo malo que hizo, Yi siempre estuvo, un tanto cerrado, a su lado, no sonreía, pero no le dejaba sólo. Aprendió a vivir con Yi de ese lado...

Fue el paso del tiempo, que ellos pudieron por fin mirarse a los ojos, sólo ellos, únicamente conocedores de ese gran secreto, la amistad, el lugar preciso, lo sentimientos que faltaban, ese querer en el corazón de Yi desapareció... ahora un nuevo sentimiento, Qin~he comenzó a titubear cuando se mantenía cerca de Yi, Yi se sintió extrañado, y el ablandado carácter sólo para él.

Aceptó Yi sus halagos, ese momento en que se tomaron de la mano por primera vez, cosecharon sonrisas, de pronto, Yi y Qin~he, pero ninguno dijo nada más, había algo, un pasado demasiado manchado como para permitirse ser feliz. En su mente, dos jovencitos, habían aprendido a amarse a costa de una felicidad ajena.
Fueron meses de tortura con un amor. conocido que no se podía expresar, atrapado en ese mundo...
Sin condiciones mágicas para detener la tortura... sólo deseaban saber que había ocurrido
... y un día, la tortura acabó.

En un sueño compartido, en habitaciones distintas, Wei y Ling parecían dormidos, su respiración era pausada, parecían sonreír, se les veía feliz, tan sonrojados y llenos de amor.
Una petición, eran grandes, es tiempo de ser feliz...
Un permiso concedido, estaban bien, podían ser tan alegremente amados
No había por que reprimirse.
El momento de amar siempre es hoy


Y al despertar, el pesar de sus corazones, fue opacado por amor, y simple amor.

El nombre de Yi y Qin~he fue olvidado, no volverían a ser ellos, ni siquiera en intimidad porque volver al pasado traía siempre un sentimiento de añoranza. Los siguientes años, el emperador Ling Zhou tubo hijos, pero nunca amó a ninguna mujer, porque su amor ya estaba predestinado a un súbdito amable y cariñoso a Wei Tzu.

Un gobierno prospero, un emperador demasiado justo, aunque severo, y niños corriendo por ese jardín tan representativo del amor que "Ling y Wei" se tuvieron.

En ocasiones, cuando Ling tenía junta con los ministros, Wei aprovechaba para regresar el tiempo atrás, se miraban en el reflejo del estanque que ya estaba demasiado desgastado, pero tanto él, como Ling se oponían a que alguien pusiese sus manos sobre él, porque algunas de las piedras habían sido tocadas por los verdaderos, porque era como eliminar la presencia de los que les habían dado esa gran oportunidad para amarse...

... entonces, entre juegos y algunos recuerdos, pensaban en ese momento, cuando alguien había caído por las escaleras, en ese momento, cuando se mantuvo inconciente, por tanto tiempo, él se sintió morir... no podía regresar, fue la necesidad de él... quien le hizo volver, y entonces pasó todo, el reflejo en el agua del estanque era hermoso no había porque negarlo, con esos ojos negros tan lindos y el cabello castaño, ahora demasiado largo.

- Siempre fuiste muy hermoso Wei...

- Ling también lo era, pero tú me gustas más... -

Era él, su más grande amor... Qin~he amoroso, como jamás lo imagino. Se dejó guiar, y entonces, en esa habitación de recuerdos, se sintieron como la primera vez..., la de ellos.

Humanos gloriosamente privilegiados, entre lo verdadero y lo falso se hacen camino, y sin que el tiempo envejezca sus miradas, ellos se mantienen tan firmes en esa hermosa fragilidad, humanos Gloriosamente privilegiado... los amantes, Gloriosamente amados...

Ahí, en el cielo, de día una brillante esfera sin rostro, el astro que los humanos jamás ven por la noche, el jardín chino lleno de luciérnagas y grillos, revela, en el estanque habitado, que la luna tampoco tiene rostro, ante la lluvia el viento adquiere un aroma a melocotón recién cortado, las vibraciones de un cuerpo amado, de uno más frío y distante. Amorosos amantes amados.

Echado en la cama, con la respiración agitada, un castaño permanecía con las mejillas sonrojas, mientras miraba a ese emperador que, para los ojos de otros era estricto y severo, se había instalado en su corazón desde el primer momento en que lo vio. A pesar de todo, no era el mismo.

-Yo... - Dijo cono un titubeante tono, a pesar del tiempo, no podía parar nunca de sonrojarse, de temblar ante su tacto, sus caricias divinas, manos perfectas deslizándose por entre las curvas de su cuerpo. -...te amo

- Te amo yo a ti también... más de lo que algún día pensé - Besos y más besos, en sus mejillas, en su frente, con profundo tacto en sus labios hermosos, había aprendido a amar, muchos años de enseñanza, de terror y furia contenida, quiso ser un dios de ese nuevo mundo conocido... Ahora satisfecho, él le había enseñado a disfrutar tantas cosas, él que había tenido paciencia, y mucho amor para dar...

En tierra de mortales, la maldición y la tortura, Yi y Qin~he, con los años encima, ya no jovencitos, ahora emperador de brazos fornidos y súbdito con sonrisas ligeramente moderadas. De lo esperado, casi nada, no imaginaba, ninguno de los dos, que pasaba del otro lado del cristal, sin capacidad para saberlo, sin ganas y con mucho temor, algo imperdonable que hicieron a eso dos jovencitos amorosos, con Ling Zhou y Wei Tzu, tanto sufrimiento que les causaron antes de entender que en ocasiones no hay motivo de desear la suerte ajena.


Sin pensar más en lo que atormenta, entregándose, cuerpo a cuerpo, a voluntad, sin miedo.

Las caricias llenas de fuego y amor, entregados, atentos, gustosos, siendo otros...

... recibiendo más de lo que pudieron pedir, lo harían de nuevo,

Sentirse con tacto humano y escucharse con palabras dulces, valdría la pena...

Con predestinados movimientos, con trucos de malvados... con el corazón en la mano lo juran aún hoy sin existir...


Por estar juntos... todo lo volverían a hacer.

Todo, todo... todo... lo volverían a hacer

Repetir la historia sin omitir nada

Para ser felices...

.*.

La presencia de Yi se extinguió y tan pronto como esto sucedió, su corazón comenzó a palpitar.

- Has sido... demasiado justo... por eso te amo... - Los pies de Wei fueron desatados, las prendas manchadas de su cuerpo fueron renovadas sin siquiera saber como, y con Ling ocurrió lo mismo, ahora se les veía tan frescos, tan amorosos y lindos, el viento por fin, en ese lugar, pudo causar conmoción en los corazones amadores. - Hiciste lo correcto... y... ahora...

- Lo merecían... - Titubeó Ling, lo sabía, lo correcto para Qin~he y para Yi. Ling permanecía recargado en ese árbol, recordó Wei cuan feliz estaba Ling al probar por primera vez su sabor, sonrió él, y a pesar de sentirse tan cansado, logró ponerse de pie, y tomó entre sus manos ese fruto tan bello, terciopelo y aroma dulce. -... lo merecían, Te amo mi hermoso Wei...


"la... la... larala... lararalara"


Despegó el castaño la vista de Ling, parecía dormir... sintió un nudo en su garganta, sus ojos negros comenzaron a soltar lagrimas, presionó el melocotón con más fuerza, y se dejó caer, y abrazó a Ling por más tiempo, a Él también el sueño comenzaba a dominarle, no quiso separarse, no... nunca más. Recostó su cabeza en el regazo de Ling, y él mismo posicionó la mano del emperador en su mejilla, cerró los ojos...

... El melocotón rodó un poco, Wei le había dejado de aferrar entre sus dedos lindos.


"la... la... larala... lararalara"

Duerman niños bonitos, que el viento les mece por siempre,

Duerman, mienta son perdonados, han desafiado a los dioses...

Al dejar libre al castigo, y a la maldición de los Tzu

"la... la... larala... lararalara"

Ni los dioses, ni mi pluma, se interponen ante su amor

Protegidos, por la luna, protegidos por el sol

Duerman niños, niños cielo, algún día, ya será.

Algún día abrirán bien sus ojitos, y dejarán de sonar


En este mundo, no son validas las reencarnaciones de los buenos corazones, así que por siempre vivirán, amarán, y cuando la vida de seres del otro lado del espejo se acabe, unirán fuerza a este amor. Porque tal vez sólo necesitan que alguien los despierte, pero no hay nadie, porque ambos están dormidos...

Mientras tanto, dos amantes, un emperador y un súbdito, que rompieron reglas, que sangraron demasiado, que sufrieron por sus propias decisiones por soledad y angustia, jugaron a ser maravillosos, pero maravillosos eran, y ahora, esperando el momento preciso, para volver a verse frente a frente, no para decirse cuanto se aman, porque entre sueños, de vez en cuando, pueden decírselo, ni para acariciarse, porque su amor es más que caricias corporales, y que mejor caricia, que un beso sin tacto en una mejilla sonroja.


Mi Wei
¡No diré jamás adiós!

Juro por ti, por mí, por todo...

... al amanecer, y si volvemos a mirarnos

Juraré tocar tus cabellos con la luz de mis dedos...

Pero promete lanzar un suspiro al cielo cuando amanezca

... puedes pensar en mí, pensaré en ti, viviré de nuestro primer beso.




Mi Ling...

Así, como el sol y la luna, amantes tan lejanos, tan eternamente unidos...

♥ ¤°.¸¸. ·´¯`» y∂zmín «´¯`·.¸¸. °¤ ♥




Placeres del Melocotón Mordido
10/01/2007 - 01/04/2009


(º·.¸(¨*·.¸ ¸.·*¨)¸.·º)
«.·°·.*. Adios Ling/Wei*.·°·. »
(¸.·º(¸.·¨* *¨·.¸)º·.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PLACERES DEL MELOCOTÓN MORDIDO

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.