[[Rinkonzuko Yaoi ]]
Bienvenido al [[Rinkonzuko Yaoi FF]]

~¿Cómo quieres ingresar?~


“El Amor Trae Sus Recompensas”

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“El Amor Trae Sus Recompensas”

Mensaje por vane_pandita_chan el Mar Mayo 08, 2012 1:02 pm

Teniendo un buen tiempo como pareja sentían que algo les hacia falta, por el hecho de ser hombres y en su país no estaba legalizado el matrimonio del mismo genero se conformaban con seguir como eternos novios aun cuando su voluntad no era esa, pero no era solo el no poder dar un paso mas allá en su relación lo que los atormentaba, era el tema de la familia, y de nuevo las leyes estaban en contra de ellos, por obvias razones hijos biológicos no podían tener pero tampoco podían adoptar…

Frustración era lo menos que sentían, pero a pesar de estar viviendo en una sociedad que no los beneficiaba por “su condición” tenían formas de mitigar ese sentimiento, lo del matrimonio por ejemplo, si bien su unión no la respaldaba la ley ni la bendecía la iglesia, un anillo era muestra del amor que llevaban profesándose por años, y lo de los hijos se aplacaba un poco siendo voluntarios en un programa de protección de niños victimas de maltrato, menores de edades variadas a los que le dedicaban su tiempo libre y su cariño en una forma de recompensar el mal que habían sufrido en el pasado…

Byou y Kai tenían como ejemplo a seguir a una pareja de amigos compañeros de la universidad, los cuales habían ido a vivir a otro país en donde luego de establecerse por unos pares de años habían logrado las dos cosas que ellos deseaban, casarse y adoptar. De hecho ellos mismos habían tenido la oportunidad de irse, pero el padre de Kai fue diagnosticado con cáncer al estomago y teniendo la vida limitada le pidió como enorme favor a su hijo que permaneciera a su lado, de eso iban dos años y la pareja por esa razón aun permanecía en Japón, y no era que estuvieran esperando a que el caballero muriera para poder irse, sino que a mitad de camino desistieron de sus planes y se resignaron a vivir lo que les toco…

—amor ¿es necesario que me haga ese chequeo medico? — le pregunto Kai a su novio, mientras esperaban el metro
—claro que es necesario, es mejor prevenir ¿no crees? — le respondió Byou
—Pero me da miedo— dijo haciendo un puchero
—¿a que le tienes miedo? ¿Al procedimiento o al resultado? — pregunto abrazándolo
—A ambas cosas— reconoció apoyando la cabeza en el hombro de su novio
—Sabes que te acompañare en todo el procedimiento no tengas miedo, además es solo para ver si no tienes lo mismo que tu padre, el cáncer es hereditario en algunos casos—le dijo sin afán de asustarlo
—No me digas eso —le mordió el cuello— que me da mas miedo— alego
—Pero no me muerdas— alego también Byou apretándole un poquito la nariz con sus dedos

Poco les importaba estar en la vía publica, después de tantos años de haber mantenido su relación en la clandestinidad por el miedo adolescente al “que dirán” que siendo adultos hechos y derechos demostraban su afecto frente a quien estuvieran y le gustase a quien le gustase, no vivían de los demás y no tenían por que aparentar

La sociedad debe acostumbrarse a ver parejas del mismo sexo demostrando su afecto libremente, a fin de cuentas es amor sin importar el genero

Tras una semana de nervios y pataletas Kai fue con su novio a hacerse el chequeo medico a pedido de sus padres para descartar que padecía cáncer como su progenitor. Tal como prometió, Byou ingreso con él a todo lo que el doctor a cargo de los exámenes le permitió y cuando no podía acompañarlo le daba un beso de buena suerte y al regresar lo recibía con un abrazo para darle fuerzas de aguantar lo siguiente. Así paso todos y cada uno de los exámenes necesarios y la pareja se retiro para volver en una semana a buscar los resultados.

Ambos tenían la suerte de manejar un bar en conjunto en el cual trabajan los fines de semana porque eran los días en donde había más afluencia de público…

Un día a su bar llego un muchachito con una guitarra a cuestas, se sentó en la barra a beber tranquilo, el mismo Byou lo atendió mientras Kai resolvía un problema, pero esa noche no era de total suerte para los locatarios y al verse sin la atracción musical del bar recurrieron al chico y a su guitarra…

—¿Cómo te llamas? — pregunto Byou
—Takanori— respondió el chico
—¿Esa guitarra es tuya? — siguió interrogando
—Si, ¿Por qué? — pregunto de vuelta
—¿Te gustaría ganar dinero esta noche? — consulto el barman
—¿Qué tengo que hacer? — se tentó con la oferta el muchacho
—Sube a ese escenario y entretén a la gente con tu guitarra— indico el dueño
—¿Cuánto paga? — consulto
—Eso dependerá de cómo hagas tu trabajo— condiciono Byou

No hubo que decir mas, Takanori acepto el trato por lo que después de beber su vodka se subió al escenario presentándose con su pose ruda y su voz grave bajo el apodo de “Ruki”, su escaso porte no fue impedimento para que el muchachito llenara la escena. A partir de esa noche Ruki consiguió trabajo, a sus escasos 18 años se convirtió en la atracción principal del bar que manejaban Byou y Kai, y aun ni siquiera terminaba la secundaria…

Con el pasar de los años Takanori o Ruki como le gustaba que le dijeran se había convertido en el administrador del bar donde trabajaba como cantante también, el muchacho de ahora veintidós años era de la total confianza de los dueños quienes también se habían convertido en sus amigos. Él estaba al tanto de que Byou y Kai son pareja, secretamente eran su ejemplo a seguir solo que a él no le duraban mas que un par de meses los noviazgos, ni con hombres, ni con mujeres, él lo llamaba mala suerte, Kai lo llamaba promiscuidad, y Byou inmadurez.

Por temas de tramites que debía hacer Byou, fue Ruki quien acompaño a Kai a buscar los resultados de sus exámenes, el mayor le pego sus nervios al cantante en el trayecto al centro medico, y para no morir de angustia le pidió que lo acompañara cuando el doctor leyera los resultados, Takanori acepto porque también tenia curiosidad por saber, la salud de su amigo le preocupaba, si que una vez pasaron a retirar los exámenes ambos ingresaron a la oficina del especialista…

El doctor comenzó a leer los resultados de los análisis uno por uno, primero en su “idioma marciano” y luego traducía para que su paciente entendiera los términos. Por lo que ambos presentes en la consulta alcanzaban a entender había salido todo bien, Kai estaba en perfectas condiciones, a sus veinticinco años estaba descartada la presencia de cáncer en su cuerpo, pero el próximo año debía volver a repetir el procedimiento, eso no le agrado pero ya había asumido que era necesario aunque le diera miedo…

—ahora que le he dicho sus buenos resultados y estamos claros que no tiene cáncer, hay algo mas que debo decirle— anuncio el doctor
—Yo sabia que había algo más —suspiró— dígame de que trata— pidió
—antes de eso debo hacerle preguntas de rigor— anuncio
—Pregunte doctor – dio su aprobación al interrogatorio
—Tengo claro que es homosexual —Kai asintió— ¿Cuál es su rol en la pareja? — pregunto
—Pasivo— contesto
—El doctor miro a Ruki— ¿él es su pareja? — consulto
—No, es mi amigo, y no le diré que se retire— respondió nervioso Kai
—Se me olvidaba una consulta —recordó el doctor— normalmente cuando tienen relaciones sexuales ¿su pareja ocupa condón? — pregunto
—Siempre— contesto un poco tenso con tanta pregunta
—teniendo en cuenta todos los datos que me ha dado, debo decirle que existe la posibilidad de que pueda engendrar vida en su interior— revelo el doctor
—¿Ah? — fue lo único que salio de sus labios
—Que puedes quedar embarazado— respondió Ruki por el doctor
—Eso mismo— acoto el especialista
—Pero ¿Cómo? No entiendo— dijo

Entonces una vez mas el doctor comenzó a hablar en su “idioma marciano” e inconcientemente su cerebro se bloqueo y solo veía como hablaba más no escuchaba lo que decía, su mente empezó a divagar a raíz de esa noticia ¡podía tener hijos biológicos! Podía darle la familia que tanto deseaba su novio —y él también por supuesto— a esas alturas poco le importaba que lo tachasen de fenómeno, la esperanza de poder constituir una familia con hijos propios ya no era solo una ilusión, gracias a quien sabe que milagro él podía engendrar vida y no desperdiciaría esa gran oportunidad, solo debía decírselo a Byou y con ese propósito salio de la consulta del doctor, a parte de una carpeta llena de exámenes…

—¿Le darás la noticia a Byou? — le pregunto Ruki
—Claro que si, pero no se como explicárselo— respondió
—Si hubieras escuchado al doctor sabrías como— dijo el cantante
—Aunque lo hubiese escuchado no habría entendido— se defendió
—La verdad ni yo entendí— contesto
—¿ves? Si ni tú que pusiste atención entendiste, yo mucho menos— expuso
—Pero como sea, ¡Kai, puedes embarazarte! — se emociono el menor
—¡si! Pero me vería raro con panza— medito tocándose el estomago
—Es verdad, pero tendrás que acostumbrarte— le dijo
—Eso creo— se resigno

Cuando llegaron a la casa Kai no era el único que tenia una noticia que dar, Byou también tenia algo que decir, no de la misma índole pero algo que decir al fin y Ruki no quiso quedarse a chismosear, prefirió ir a adelantar trabajo en el bar y dejar a la parejita sola para que pudieran conversar tranquilos, pero se retiro tranquilo y contento por los resultados de los exámenes de su amigo y por la buena noticia que había recibido, estaba seguro que Byou se pondría contento también con eso…

—¿Qué es lo que tienes que decirme? — interrogo Kai
—¿Cómo te fue en tus exámenes? — pregunto su novio
—Yo pregunte primero— debatió
—Adivina a quien me encontré— dijo
—Depende donde te hayas ido a meter— respondió Kai
—Al correo, fui a buscar una encomienda de parte de mi madre— contó
—En ese caso pudiste haberte encontrado con ¿Reita? — dudo en su respuesta
—Si, con él mismo, me contaba que volvió solo— comenzó a relatar
—¿Se peleo con Yuu? — consulto Kai
—No, es solo que por temas de itinerarios de vuelo se tuvo que venir el primero, pero Aoi llegara en un par de días con Emily— aclaro
—Oh, ya veo me había asustado con eso— dijo
—Ah, y Aoi no solo viene con Emily, se viene con el hermano de Reita— acoto
—¿Uruha? — intento recordar
—Él mismo —le dio la razón— eso era lo que te tenia que contar, ahora cuéntame tu— pidió acostándose en el sofá y reposando la cabeza sobre las piernas de su novio

Kai se dio vueltas y vueltas en los resultados de sus exámenes, explicando lo poco que le entendió al doctor mientras acariciaba los cabellos de su novio, pero al ir terminando con su relato los nervios comenzaron a aparecer y se apoderaban lentamente de él, Byou lo noto inmediatamente, después de todo lo conocía demasiado bien…

—Me alegra que hayan salido bien tus exámenes amor— dijo Byou
—Lo malo es que debo volver a hacerlos el otro año— comento para alargar el tema
—prometo hacerme el chequeo medico el próximo año yo también— se comprometió
—¿Apoyo moral? — pregunto
—Claro. Ahora dime lo otro que debes decir— pidió
—¿Qué cosa? — consulto
—Tu sabrás, pero se que hay algo mas, dímelo— insistió

Haciendo uso de toda su concentración trato de darle la noticia y una buena e improvisada explicación de lo que le había revelado el doctor en la consulta. En un principio después de haber terminado de relatar se sintió tenso ante el silencio de su novio, pero cuando sintió la mano de Byou bajo su ropa y sobre su vientre desnudo se dio cuenta que lo había asimilado bien, aunque siguiera en total y absoluto silencio…

—No puedo negar que me siento raro después de enterarme de esto, pero me importa poco ser un fenómeno si puedo cumplir tu sueño de tener una familia— dijo Kai mientras sentía las caricias de su novio sobre su abdomen
—no eres un fenómeno mi amor, eres una persona especial con una capacidad única— hablo por fin Byou
—Siempre me haces sentir mejor— se tranquilizo
—Es mi deber —dijo mientras se sentaba sobre sus piernas dejando una a cada lado de su cuerpo— soy tu novio y te amo como a nadie en este mundo— concluyo
—Yo también te amo Byou, no te imaginas cuanto— respondió abrazándolo

Ese fin de semana en un horario donde aun no había tanta afluencia de publico en el bar Ruki recibió un visitante que andaba preguntando por la pareja conformada por Byou y Kai, un chico castaño, alto de contextura delgada, quien no le revelo su nombre pero le dejo claro que podía llamarlo “Uruha” se quedo en la barra hasta que los dueños hicieron acto de presencia…

—Un chico anda preguntando por ustedes— les comunico Ruki a la pareja
—¿No te dijo su nombre? — pregunto Kai
—No, solo dijo que lo llamara Uruha— respondió el cantante
—El hermano de Reita— le recordó Byou a su novio
—Oh, Shima— dijo recordando
—¿así se llama? — pregunto Ruki
—No, pero es un diminutivo— aclaro Kai
—Entonces ¿su nombre es? — consulto curioso
—Takashima Kouyou, así se llama— respondió Byou

La pareja fue a atender a Shima mientras Ruki observaba desde la lejanía como conversaban. El cantante no podía despegar sus ojos del chico, su porte, sus facciones y el sutil aroma que desprendía al moverse lo mantuvieron hipnotizado desde que puso un pie en el bar…

—Ruki esta mirando mucho para acá ¿no crees? — le susurro Kai a su novio en el oído
—¿Crees que le haya gustado Shima? — le devolvió el susurro
—¿Qué están cuchicheando el par? — les pregunto Uruha
—Nada— respondieron a la vez
—Ajá, y yo nací ayer— dijo sarcásticamente
—En serio— respondió Byou
—Cuéntenme, algo me dice que me incumbe y me conviene— replico el castaño
—¿Qué te pareció el chico que te atendió cuando llegaste? — le pregunto Kai
—¿Ruki? —Nombro, y la pareja asintió— es un chico amable, un poco serio pero buena persona— contesto
—¿Lindo o feo? — interrogo Byou
—Es precioso, ¿Cuántos años tiene? — pregunto
—Dos menos que tu— le contesto Kai

Shima miro en dirección a donde se encontraba Ruki arreglando los vasos y las copas en la barra, la pareja se miro y se les cruzo la misma idea por la mente, podría ser que si algo surgía entre ambos esta vez resultaría, pero solo faltaba la opinión de Ruki al respecto de Uruha, aunque por lo interesado en su nombre que se mostró el cantante daba la impresión de que no había mucho que hacer, era solo cuestión de tiempo…

Con el pasar de los días no solo Uruha llego a visitar a la pareja, sino sus amigos Reita y Aoi que habían llegado de vuelta al país, cuando iban a verlos al bar iban sin Emily, pero cuando fueron a su departamento la llevaron para que la conozcan en persona —ya que solo la conocían por fotos— Emily es una niña de cinco años, de rasgos occidentales, con carita tierna, hablar refinado y carácter muy dulce y travieso…

—¿Con quien se queda Emily cuando ustedes salen? — pregunto Byou
—Con Uruha— respondió Reita
—¿Él vive con ustedes? — consulto Kai
—No, pero vive cerca— dijo Aoi

Los temas iban pasando uno tras otro, tenían muchas cosas que contarse, Reita y Aoi de las cosas que pasaron en el país donde vivían anteriormente, Emily también aporto su cuota en la conversación contando sobre sus amigos y sobre las travesuras que hacia con su tío Uruha. Esa pareja seguía siendo un ejemplo a seguir para ellos dos, seguían siendo un referente en la mayoría de las cosas que ellos querían lograr…

Inevitablemente durante la conversación salio el tema de los hijos y si bien para Byou y Kai ya no era un imposible, fue incomodo tener que enfrentar el tema porque era algo que ellos aun estaban asimilando, pero por los años de amistad y la confianza que tenían Kai les contó lo que el doctor le había revelado…

—Eso es bueno— dijo Reita
—Kai asintió—
—Aun no asimilas la noticia ¿verdad? — le pregunto Aoi
—No del todo— contesto
—Una cosa es saber que puede engrandar vida, pero es diferente ponerse en el caso de que resulte— acoto Byou
—¿lo han intentado? — pregunto Reita
—Kai se tapo la cara y Byou negó con la cabeza—
—No sacan ponerse en el caso si ni siquiera han intentado— los reto Aoi

Era verdad ni siquiera habían hecho el intento de tener relaciones para tener un hijo después de la noticia, pero no era por vergüenza o miedo, había sido por falta de tiempo, nunca faltaba que cosa hacer, aun así tenían presente que algún día debían hacerlo, aunque seria diferente a todas las anteriores, eso era seguro…

Sus vidas seguían pasando, cada quien con sus cosas que hacer, la pareja de Reita y Aoi buscando un lugar definitivo donde establecerse y también viendo un colegio para Emily, Byou y Kai seguían de voluntarios en el programa de protección de menores y también yendo a visitar con mas frecuencia al padre de Kai que parecía haber empeorado de salud en el ultimo tiempo…

Y Ruki sumergido en la administración del bar y en preparar un espectáculo de mejor calidad ocupando letras y música propias las cuales había ido integrando de a poco en su rutina y a la gente parecía gustarle. En eso estaba una tarde con guitarra en mano sentado en el suelo del escenario que ocupaba todas la noches cuando se hizo presente Uruha el cual lo observo sumergido en su tarea un par se minutos antes de ir a interrumpirlo…

—Hola Ruki— lo saludo el castaño
—Ho-hola Shima— le devolvió el saludo
—¿Cómo estas? — pregunto
—peleando con mi guitarra, pero bien, ¿y tu? — contesto
—Yo estoy bien. ¿Estas muy ocupado? — consulto
—La verdad no, pero me estreso cuando no puedo terminar de componer— respondió
—¿Me acompañarías a buscar a Emily? — pregunto
—Bu-bueno— sonrío el cantante

Ambos fueron en busca de Emily a la casa de la hermana de Aoi que quedaba al otro lado de la cuidad, llevaban tiempo de sobra para llegar por lo que pasaron a muchos lugares antes de llegar a su destino, podría decirse que era un cita camuflada en la que se conocieron mas de lo que llevaban haciéndolo. Cuando llegaron a su destino Uruha presentó a Emily con Ruki…

—tío Uruha habla todo el día de usted— dijo la niña
—Emily— la llamo su tío
—Diga— contesto
—Calladita te ves más bonita— le dijo muerto de vergüenza
—Emily le hizo una seña a Ruki para que se acerque y así lo hizo— usted le gusta a mi tío— le contó al oído
—Ruki miro a Uruha y no pudo evitar sonrojarse—

Emily no hizo mas comentarios de ese tipo, pero a cambio le pidió a su querido tío Uruha una copa doble de helado de fresa con crema y salsa de chocolate y también una bolsa de dulces, la niña no tenia permitido comer dulces en exceso, pero Reita y Aoi no tenían porque enterarse de que iba a intoxicar a su sobrina para evitar pasar mas vergüenzas en frente de Ruki…

—Si sus padres se enteran que le di dulces me mataran— comento mientras la niña caminaba un poco mas adelante de ellos comiendo sus dulces
—Yo no diré nada— dijo Ruki
—Gracias —sonrió— ¿tu quieres algo? — le pregunto
—no, así estoy bien, de puro verla comer siento que me dará un coma diabético— comento
—No digas eso, siento que Emily morirá por mi culpa— lloriqueo de forma culpable
—Es muy joven para morir, no exageres— se burlo Ruki

A penas dejaron a Emily en su casa huyeron antes de que sus padres descubran el delito, y quedaron de verse esa noche en el bar. Se despidieron en las cercanías de la casa de Reita y Aoi y tomo cada quien su camino. Ruki al llegar a su casa no había nadie. Se entretuvo un rato tratando de cocinar algo decente, pero le ocurrió un percance en el proceso por estar pensando en lo que le había sucedido en la tarde con Emily y Uruha, un pequeño accidente que le impediría tocar su guitarra esa noche…

Cuando llego con tres de sus dedos de la mano izquierda vendados sus amigos dedujeron que no podría tocar esa noche, Byou estaba a punto de retomar su antigua labor como cantante de su propio bar, cuando llego Uruha y dijo que el podría acompañar a Ruki en el escenario…

—¿De verdad puedes? — pregunto Ruki
—Claro que si, solo tengo que ver las partituras, a menos que no quieras entonces le dices a Byou— respondió
—Byou esta ocupado en la barra— dijo el cantante

Los dueños del bar no dudaban de las capacidades de ambos músicos, antes habían escuchado a los dos por separado y la habilidad de Uruha con la guitarra seria un complemento perfecto para la voz de Ruki, por donde quisieran verlo esos dos hacían buena pareja…

Desde esa noche se añadió una persona más al personal del bar, Uruha se convirtió en el ayudante permanente de Ruki a pedido del mismo cantante, ese accidente le había dado el pie para tener una buena excusa para tener a Shima cerca de él, como amigo y como compañero de trabajo…

*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*

Debido al trabajo y a su acelerado ritmo de vida la pareja seguía sin la oportunidad de intentar tener un hijo, pero a penas encontraron un momento libre, la ocasión llego como una necesidad tanto de tratar, como de celebrar su suerte. Teniendo en mente la posibilidad de procrear con ese acto, esa ocasión se hacia especial…

Comenzaron besándose tímidamente entre risitas mezcla de nerviosismo y ansia, tocando temblorosamente por sobre la ropa, aquellos puntos sensibles en su pareja…

Daba la impresión que su experiencia se había disuelto y habían vuelto a su adolescencia descubriendo una vez mas lo que era hacer el amor por primera vez…

Con dedicación Byou saco una a una las prendas del cuerpo de su novio entre besos tímidos, caricias temblorosas y roces torpes, luego fue el turno de Kai quien también se tomo el tiempo y la paciencia de despojar a Byou de todas y cada una de sus prendas…

Estando ambos frente a frente libres de toda prenda se abrazaron en un intento vano por cubrir la desnudes de sus cuerpos, comenzaron a besarse tranquilamente de forma lenta y pausada redescubriendo el sabor de sus bocas, despegándose a penas para respirar y tras un par de suspiros volvían a juntar sus labios…

De a poco la intensidad de sus besos fue aumentando, así también el deseo y las ganas de tocarse, a la par de torpes caricias y pasos ciegos llegaron hasta la cama, separándose del abrazo Byou se acomodo sobre su novio apoyando las piernas y los brazos a cada lado de su cuerpo…

Con la paciencia que lo caracterizaba recorrió cada centímetro del cuerpo de Kai rememorizando los detalles de la suave piel que se le ofrecía desnuda a su paso, los suspiros de su novio lo incentivaron a complementar la tarea de sus manos con la boca y haciendo un trabajo en conjunto beso y acaricio el cuerpo de Kai de pies a cabeza deteniéndose y complaciendo a su novio estimulando aquellos lugares que lo hacían jadear de placer…

Una vez finalizo su tarea de recorrer el cuerpo desnudo de su novio, se acomodo de espaldas en la cama llevándoselo con el en proceso, lo acomodo encima suyo aferrando las manos a su cintura y lo incentivo a moverse al levantar sus caderas haciendo que sus miembros se rocen, Kai al entender la indirecta poso sus manos sobre el abdomen de Byou y comenzó un suave movimiento de adelante hacia atrás jadeando ante en contacto y arrancando débiles gemidos a su pareja…

Mientras Kai continuaba su tarea estimulando ambos miembros con su vaivén acariciaba el torso desnudo de su novio y acallaba sus propios gemidos mordiendo su labio inferior, esa visión tentaba a Byou y lo hacia querer acelerar el ritmo de las acciones, por lo que antes de cometer una locura se irguió frente de el y después de un largo beso sin dejar de moverse le pregunto al oído a Kai si estaba listo para lo que seguía…

Al obtener un si gemido como respuesta en su oído no dudo dos veces antes de depositarlo de espaldas en la cama y penetrarlo de una vez y sin preparación, Kai gimió prolongadamente ante la sorpresa de la acción, pero bien lo conocía su novio y sabia como satisfacerlo sin necesidad de recordárselo…

—muévete Byou— pidió tratando de sonar normal y entendible

Como niño bueno su novio obedeció comenzando a moverse lentamente de adentro hacia fuera sujetándose firmemente de sus caderas y jadeando al sentir la estrechez que envolvía su miembro…

Hacerlo sin condón se sentía diferente, sin un pedazo de látex de por medio el tacto de sentía el doble y los hacia gemir, jadear, maldecir y querer acelerar mas y mas el ritmo en busca de mas contacto…

El ritmo que llevaba Byou era rápido y constante, sentía a su novio gemir cuando su miembro chocaba contra su próstata, lo escuchaba jadear cuando sacaba el miembro de su interior casi al tope y volvía a penetrarlo con mas fuerza, lo veía retorcerse del placer masturbándose al ritmo de las embestidas, mientras él mismo gemía cada vez mas alto nombrando a Kai como el causante de su propio placer…

La garganta se le secaba al respirar agitadamente, y el sudor caía por su cuerpo a causa del esfuerzo físico, pero su vaivén no se detenía…

Al sentir cerca el clímax cambio de posiciones y quedaron ambos de frente en la cama, Kai ayudándole mas participativamente con el movimiento mientras lo abrazaba y se entretenía con su cuello, en tanto el había dejado de sujetar las caderas de su novio para dirigir una de las manos a su miembro y masturbarlo al ritmo del vaivén que llevaban juntos…

escuchaba a Kai gemir contra su piel mientras mordía su cuello y sentía que el clímax estaba cada vez mas cerca por lo que dejo de masturbarlo y en coordinación telepática aceleraron el ritmo gimiendo mas fuerte sintiendo como poco a poco el cosquilleo en su parte baja se hacia mas intenso hasta que el orgasmo se hizo presente, primero en Kai quien eyaculo entre el vientre de ambos, gimiendo y rasguñando la espalda de su novio en el proceso, segundos después Byou lleno el interior de Kai con su semen mientras mordía su hombro…

Kai por primera vez sintió la esencia caliente de Byou en su interior y se sentía satisfecho y completo, eso había sido como hacer el amor por primera vez, solo que en esa ocasión podía haber un desenlace a largo plazo…

Sintiendo como su erección perdía firmeza tras el orgasmo Byou salio delicadamente del interior de Kai arrancándole un último gemido, para después besarlo mientras se acomodaban entre las sabanas de la cama…


*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*

La mañana los encontró desnudos, abrazados y enredados entre las sabanas de la cama, de a poco el sol comenzó a filtrase por las delgadas cortinas de la habitación, haciéndolos despertar lentamente. Byou al sentir el cuerpo de su novio apegado al suyo lo acaricio logrando que se despierte a causa de las débiles cosquillas que le provoco el contacto…

—Buenos días— saludo Kai con voz perezosa
—buenos días mi amor ¿Cómo dormiste? — pregunto Byou
—dormí bien ¿y tu? — pregunto también abrazándolo mas
—Bien igual— contesto
—¿Qué hora es? — consulto Kai
—Nueve treinta— respondió
—Byou tenemos algo que hacer hoy ¿no recuerdas? — le recordó
—Ya recordé, pero tengo flojera ¿podemos ir otro día? — pregunto
—No —respondió sentándose en la cama— Kojima, le prometiste a Kumiko- Chan que irías para su cumpleaños, deja de lado tu flojera y cumple tus promesas— lo reto
—Iré mi amor —lo abrazo por la espalda— cumpliré con mi promesa— añadió dándole un beso en el cuello

Kumiko era una pequeña niña del hogar donde ellos trabajaban como voluntarios y hacia un mes atrás les había pedido como único regalo que por favor fueran a verla para su cumpleaños, no pidió ni juguetes, ni dulces como lo hacían otros niños en ese hogar, ella solo pido la presencia de aquellos que consideraba como sus padres. Por lo que después de la reprimenda que le dio Kai, se arreglo y fueron a comprar un lindo regalo para llevarle a la niña que cumpliría 6 años…

—no se que comprarle— comento
—Hace tiempo le vengo escuchando que quiere una muñeca— índico Kai
—¿Por qué tú recuerdas esas cosas y yo no? — reclamo
—No lo se, ¿será porque no solo me dedico a jugar? — pregunto
—¿me estas diciendo infantil? — pregunto haciendo un puchero
—Si, pero me gusta eso de ti, si llegamos a tener un hijo algún día se divertirá mucho contigo— dijo
—Lo abrazo por detrás— quiero un hijo pronto— comento
—Tan impaciente que seas— se quejo su novio

Después de comprar la muñeca, un par de prendas de vestir, unos zapatos, torta, dulces y muchas cosas mas, fueron rumbo al hogar para celebrar el cumpleaños de Kumiko, allá los recibió la directora quien les agradeció su presencia, luego con un par de monitoras arreglaron todo como una sorpresa para la niña…

—¡Kumiko- Chan! — grito Byou cuando llego al patio, la niña al verlo corrió a sus brazos
—Kojima- san ¿Cómo esta? — pregunto
—Bien, pero dime Byou— pidió
—Byou- san— dijo
—Byou— corrigió, no le gustaba la formalidad
—Byou— repitió
—Así esta mejor— sonrío y comenzó a caminar con la niña en brazos hacia el interior del hogar
—¿vino Kai- san? — le pregunto
—Si vino, ahora vamos a ver donde esta— dijo llevándola hacia el lugar donde estaban los preparativos del cumpleaños

En el camino conversaron un poco de cómo le estaba yendo a la niña en la escuela, y como se portaba en el hogar, hasta que llegaron a su destino. Byou abrió la puerta y dentro estaban sus amiguitos, la directora, las monitoras y Kai, al ver la sorpresa Kumiko se puso a llorar en brazos de quien la llevaba…

—No llores Kumi- Chan, es tu cumpleaños— le pidió acariciándole la cabeza
—nunca antes me habían celebrado un cumpleaños de esta forma— dijo la niña entre sollozos
—Es lo que te mereces Kumi- Chan, ya no llores— pidió Kai también dándole un besito en la mejilla
—¡Muchas gracias! — les dijo abrazando a los dos

La directora y las monitoras se daban cuenta lo mucho que ellos querían a Kumiko, y lo feliz que la niña era a su lado, era una lastima que no pudieran adoptarla, serian una linda familia, ellos prácticamente la habían acompañado desde que llego al hogar hacia un par de años y se habían apegado mucho a ella al conocer su historia…

Una vez Kumi- Chan dejo de llorar celebraron su cumpleaños sin problema, le cantaron, soplo las velas y abrió sus regalos, después jugaron y comieron dulces, fue una tarde muy linda para la niña quien lo único que había pedido era la presencia de ellos y se llevo la mejor sorpresa de su corta vida al ver que le habían regalado mas de lo que podía pedir…

Antes de que se fueran la directora pidió hablar con Kai. Revisando entre sus papeles había encontrado un decreto de adopción olvidado que les podría servir de ayuda y quería hablarlo con el…

—Cuénteme ¿de que trata? — pregunto
—Antes que todo quisiera preguntarle, si a usted y su pareja ¿les gustaría adoptar? — consulto la mujer
—es algo que siempre hemos querido, pero usted misma nos ha dicho que no podemos por ser homosexuales— respondió
—Eso sigue siendo así lamentablemente, pero revisando las condiciones olvidadas de adopción existe una posibilidad a través de otra persona— intento explicar
—¿Cómo seria eso? — pregunto
—Si tuvieran una pareja conocida en edad avanzada que les hiciera el favor de adoptar, después solo se haría un traspaso de tutoría— contó
—Ya veo, pero tendría que ser pariente directo ¿verdad? — interrogo
—Pueden ser padres, tíos, abuelos, siempre y cuando uno de ustedes sea el único familiar cercano en capacidad de hacerse cargo del niño o la niña que adopte— aclaro
—Ya veo, seria bueno pero es algo que debo hablar con mi novio— dijo
—Claro, yo solo cumplo con darle esta información, si tienen esa posibilidad y se deciden bienvenidos sean a mi oficina— comento

Las cosas se estaban dando para ambos en ese ámbito, eso era bueno, muy bueno, por lo que a penas salir del hogar después de despedirse de Kumiko, de camino al departamento que compartían, Kai le contó a su novio lo que había hablado con la directora del hogar. De hecho a Byou le gusto la idea y la primera opción de adopción que tuvo fue Kumiko y hasta tenían quien le hiciera ese favor, por lo que solo faltaba hablar con sus padres haber si estaban dispuestos a ayudarlos con esa tarea de la adopción…

Unas semanas después tocaba celebrar el cumpleaños de Emily, la casa estaba llena de niños, padres y hermanos mayores a cargo, como en todo cumpleaños de niño, era todo un despelote pero todo era valido con tal de que la pequeña Emily estuviera feliz…

—¿han visto a Ruki y a Uruha? — pregunto Aoi en voz alta
—Se están besuqueando en la terraza— contesto Emily
—No digas mentiras, te crecerá la nariz— la reto Reita
—Yo no miento papito, si quieres vamos a ver— contesto la niña

Ante la curiosidad fueron los cuatro amigos a ver a la terraza y efectivamente allí estaban los dos que faltaban, haciendo justamente lo que Emily había dicho y un poco más, por suerte en ese sector no había niños. Volvieron al interior de la casa entre risas e hicieron como si no hubieran visto nada cuando Ruki y Uruha volvieron al rato después. De todos modos Emily ya los había echado al agua, la pequeña niña se había cansado de ser la excusa para que su tío y Ruki se junten…

—Ustedes están demasiado callados— alego Uruha
—Es tu imaginación— dijo Reita
—¿O es que te sientes perseguido? — lo increpo Byou
—¿Por qué habría de estarlo? — pregunto nervioso
—¡Emily! — llamo Aoi a su hija
—Dime papito— respondió la niña llegando al lado de su padre
—¿Dónde estaban tu tío y Ruki? — le pregunto
—La pareja palideció ante la pregunta—
—Estaban besuqueándose en la terraza— contesto
—He ahí la razón por la cual deberías sentirte perseguido— dijo Kai
—Nunca mas te compare dulces, traicionera— la reto Uruha
—Cállate Shima, estas alegando con una niña que acaba de cumplir 6 años— le dijo Ruki

Las risas del grupito de amigos no se hizo esperar, Uruha siempre se rebajaba al nivel de Emily cuando se sentía atacado, pero esta vez tenia razón para hacerlo, el pacto secreto que tenia con su sobrina se había visto disuelto por el cansancio de la misma, aunque nunca nadie entendió porque tanta vergüenza en revelar su relación, si de todas formas era evidente porque siempre se perdían juntos…

Después de haber visto un aumento considerable en la afluencia de publico que asistía al bar la pareja empezó a trabajar día por medio en el lugar en vez de solo los fines de semana, así los días que tenían libre lo aprovechaban en hacer otro tipo de negocios, visitar a sus padres, suegros y en cumplir con su voluntariado, de pronto su tranquila vida de pareja se había vuelto muy agitada y aun cuando tenían su apoyo al lado se hacia pesado…

—no tengo ganas de moverme el día de hoy— dijo Kai
—quédate en camita entonces y yo a penas termine lo que debo hacer te vengo hacer compañía ¿te parece? —propuso Byou
—Me parece, así también aprovechas de comprarme algo rico para comer— pidió
—¿Qué quieres que te traiga? — pregunto
—Algo dulce, pero que no tenga chocolate— pidió
—¿Serán antojos? — se ilusiono Byou
—No lo se, podría ser— dijo Kai
—Ojala— comento introduciendo las manos bajo el pijama de su novio para tocar su abdomen

Habían tenido muchos intentos para poder tener un hijo podría ser que uno haya funcionado, aun cuando Kai no había tenido los síntomas primerizos de un embarazo, pero cabiendo la pequeña posibilidad todo podía ser…

Byou ese día hizo sus trámites solo, los depósitos de sueldo para sus empleados, el pago de los gastos comunes del departamento y un montón de cosas mas, cuando termino con todo eso paso por una pastelería por el encargo de Kai, no estaba seguro de que llevarle por lo que compro pie de limón y pastel de manzana. Al salir de allí y caminar un par de cuadras se vio frente a una farmacia, estando a metros de la puerta se tentó y entro a comprar un test de embarazo, si su novio estaba embarazado el quería saberlo lo antes posible…

Cuando llego al departamento su novio estaba en pijama viendo televisión en la sala envuelto en una frazada, con un tazón de chocolate en la mano y la boca manchada por lo que el también se mancho cuando lo saludo…

—Te tengo una noticia— anuncio Kai
—Cuéntame— dijo Byou después de lamer sus labios para sacar los restos de chocolate que le dejo el beso
—Uruha y Ruki se van a ir a vivir juntos— contó
—Esa es una buena noticia— dijo
—Si, ojala lo suyo resulte bien— comento Kai
—Quiero saber donde se van a ir a vivir— pronuncio
—Le mordió la mejilla— hombre impaciente— le dijo
—Te denunciare por maltrato— bromeo
—Maltrato animal— respondió
—¡Oye, no soy animal! — alego mordiéndolo también


Pasaron un buen rato entre bromas y mordiscos hasta que a Kai le dio hambre y Byou se acordó del encargo que le habían echo, por lo que después de poner las cosas en la mesita de centro y preparar mas chocolate se pusieron a comer en la sala mientras la televisión seguía transmitiendo su programación aburrida en horario de responsabilidad compartida…

Una vez terminaron de comer Byou se atrevió a pasarle el test de embarazo a su novio para que lo hiciera y salgan de dudas, Kai no se opuso a la idea, aun así los nervios se apoderaron de el, se encerró solo en el baño e hizo lo que las instrucciones le indicaban, dejo el test en el lavamanos y salio del lugar a abrazar a su novio para mitigar sus ansias

—Tranquilo mi amor, si no funciona podemos seguir intentando— le dijo
—a veces me da la impresión que solo piensas en sexo— le reprocho
—me ofendes hombre, eso no es lo único en lo que pienso y lo sabes— se defendió
—Perdón amor, estoy nervioso— se disculpo
—no importa Kaichu, es entendible yo también estoy nervioso— reconoció

Pasaron los minutos que debían esperar abrazados besándose en el sillón, cada quien deseando internamente porque el resultado saliera positivo, nunca en sus vidas habían estado tan nerviosos, sabían que sus sueños estaban puestos en ese resultado por eso mismo cuando Kai fue a buscar el test y lo llevo hasta la mesa las manos le temblaban, buscaron el significado del símbolo en las indicaciones del test y se dieron cuenta del resultado…

—Cambia esa cara— le dijo Kai a su pareja
—es la única que tengo— alego Byou
—Reacciona hombre— dijo zamarreándolo
—¡Por Dios Kai, seremos padres! — dijo lanzándose encima de su novio
—¡Auch!, eres tan torpe— lo reprendió
—Oh, perdón, perdón, perdón— se disculpo besándolo repetidas veces
—Torpe o no así te amo— le dijo Kai
—Yo también te amo Kai— respondió

Por su inexperiencia en esas cosas y para no pecar de ingenuos pidieron ese mismo día una hora con el doctor que le hizo el chequeo medico a Kai para así poder corroborar la información del embarazo…

Tal como en el pasado Byou entro con Kai a la hora de los exámenes —que esta vez eran solo dos— y el doctor les dijo que por ser un caso especial podrían volver a buscar los resultados al día siguiente para no hacerlos esperar mucho…

No le dirían nada a nadie hasta tener el diagnostico medico en las manos, y estaban nerviosos con el resultado de los exámenes ya que el embarazo podía ser descartado en el peor de los casos, y eso destruiría todas sus ilusiones de formar una familia…

—Andan tiritones ¿Qué les paso? — interrogo Ruki a la pareja
—no pasa nada, no te preocupes— contesto Kai
—No sabes mentir, pero si no me quieren decir no importa— dijo el cantante tratando de dar lastima
—No es que no te queramos decir, es que no es nada seguro— aclaro Byou
—Entiendo, mejor no insistiré— se resigno

A pesar de haber trabajado hasta altas horas de la madrugada a la mañana siguiente la pareja estaba en pie temprano para saber como había salido todo, fueron juntos a retirar los exámenes y se dirigieron a la oficina del doctor, quien los recibió amablemente y sin mayores rodeos leyó el resultado…

—Efectivamente, esta embarazado— le anuncio el doctor
—La pareja suspiro al unísono y se tomo de la mano—
—Tiene dos meses— acoto
—Eso es mucho— dijo Kai
—como no mostró síntoma alguno no se detecto antes— resolvió el medico

El doctor por falta de experiencia en ese campo lo derivo a una doctora experta en ginecología y obstetricia, con quien hablaron ese mismo día. De partida les hablo muy amablemente y les explico como seria el proceso y los riesgos que se corrían, como no había antecedentes de embarazo masculino lo llevarían como uno femenino pero con los cuidados necesarios que se requerían al ser una primera vez, por lo que le recomendó dejar el trabajo hasta el cuarto mes de gestación ya que los primeros meses siempre existe una pequeña posibilidad de aborto espontáneo…

Después de conversarlo bien y de reordenar sus prioridades la pareja decidió irse a vivir a la casa de los padres de Kai, dejando el Bar en las manos de Ruki completamente…

Como la pareja no viviría en la capital sus amigos le hicieron una pequeña despedida a la que no llamaron como tal sino un “hasta pronto” en donde festejaron por el embarazo de Kai y también por el noviazgo consolidado de Ruki y Uruha…

Pasaron muchas cosas en casi siete meses, cosas buenas y malas, pero lo que marco ese periodo fue la muerte del padre de Kai y la complicación que trajo en el embarazo de su hijo ese suceso a causa de la depresión que le provoco, para la pareja fue un golpe duro y si bien Byou no era su hijo el señor era su suegro, prácticamente su segundo padre, además que el mismo vio su paternidad en peligro a causa de esa muerte, pero por suerte lograron salir adelante con la fuerza y la perseverancia que los caracterizo siempre…

A pesar de todo lo que sucedió ellos se dieron el tiempo de arreglar su departamento para la llegada del bebe aun sin haber querido saber el sexo de este, lo decoraron con colores neutros y compraron ropitas y juguetes para ambos casos, de todos modos les servirían en un futuro por si tenían mas hijos…

La duda sobre el genero del bebe se vio resuelta el día del parto, ambos padres estaban nerviosos con eso, pero no estaban solos, tenían el apoyo de sus padres y sus amigos quienes estaban en la sala de espera atentos al resultado de la intervención. Realmente Byou estuvo a punto de desmayarse durante la cesárea, pero al ver que Kai estaba mas nervioso que el se tranquilizo un poco y se dedico a darle su apoyo y su cariño para que se relajara y confiara en el equipo medico que estaba trayendo su hijo a este mundo…

Un llanto chillón y agudo los saco de su burbuja de nerviosismo dando así saldada la incógnita del sexo de su bebe, era una niña la que la doctora tenia entre sus manos, fue a una niña a la que Byou corto el cordón umbilical, era la hija de ambos a quien Kai pudo cargar unos segundos antes de que se la llevaran para hacerle los exámenes necesarios…

Los amigos y la familia pasaron a ver a la bebe y a los padres por turnos, compartieron con ellos su felicidad y les dejaron presentes y buenos deseos para lo que venia, la vida de la pareja se había vuelto un desafío, pero estaban dispuestos a superarlo, habían deseado tanto ser padres que se sentían con total seguridad de cumplir bien con su trabajo…

—Shizu deja las llaves de papi en la mesa— pidió Kai
—Nou— respondió la niña
—¿te presto las mías? — ofreció mostrando su llavero
—Tigue— dijo la niña viendo el llavero de Byou
—El mío tiene un panda— le mostró
—La niña dejo el llavero de Byou en la mesita y fue a quitarle el llavero a Kai— ¡panda! — nombro la niña

A la niña de año y meses le gustaban los pandas, su habitación era una muestra de su amor por ellos, móviles, llaveros, peluches, fotografías, cuentos, juegos, su cobertor y hasta su ropa, ¡pandas, pandas everywhere! Fue su papi Kai quien le pego el amor por ese animal.

Esa tarde los tres iban a buscar a la nueva integrante de su familia, Kumiko había sido adoptada por los padres de Byou y después de casi un año habían echo el traspaso de tutoría…

—¿one vamo? — pregunto Shizu con su vocecita suave y mal modulada
—Vamos a buscar a Kumi- Chan para que vayamos a jugar— le respondió Kai
—¡Mi manita! — se alegro la bebe
—Si mi amor, tu hermanita— dijo Byou

Desde siempre le habían dicho a Shizune que Kumiko era su hermanita, aun cuando permanecía en el hogar todavía antes de la adopción por lo que el sentimiento fraternal en ambas niñas se había echo intenso…

Luego de guardar las últimas cosas de Kumiko en el auto y que la niña se despidiera de sus abuelos, prometiera volver a verlos los fines de semana, se fue con Byou, Kai y Shizune, a vivir su nueva vida, una vida que siempre soñó, dejando atrás todo el mal que sufrió en el pasado…

Los tropiezos en el camino no fueron pocos, la pena, la angustia, la frustración y la rabia habían estado presente a lo largo de toda su vida, pero al tener un trabajo esforzado pero entretenido, un grupo de amigos locos e incondicionales, una casa linda y acogedora y una familia pequeña pero calida, todo lo que haya pasado y todo lo que venga se hacia nada ante la recompensa que les había dado la vida…

—¿Qué día es hoy? — pregunto Byou
—Martes— respondió Kai
—¿es un martes como cualquier otro? — volvió a preguntar
—Todos los martes son diferentes— dijo
—¡Kai! — alzo la voz frustrado
—¿Qué? — le pregunto
—Hoy es nuestro aniversario— le recordó
—Se me había olvidado— reconoció
—No me extraña, pero no importa— comento riéndose
—Siempre se me olvidan las cosas, pero hay algo que nunca olvido— contó
—¿Qué cosa? — curioseó su novio
—Que tu eres la persona que me hace feliz y que te amo mas que nadie en este mundo— respondió abrazándolo por el cuello
—Correspondió el abrazo— yo también te amo Kai mas de lo que puedas imaginar, lo mejor que me ha pasado en la vida ha sido conocerte— dijo

En las lejanías un par de niñas veían a sus padres abrazados mientras ellas jugaban en el pasto…

—¡besho! — grito Shizu
—no te escuchan, están en su mundo— le dijo Kumi

No porque la hayan escuchado, sino porque las palabras estaban sobrando en toda la escena, la pareja se beso mientras las niñas rodaban por el suelo riendo emocionadas por ver a sus padres felices…

La fuerza y la perseverancia siempre deben ser un arma de lucha, pero si a aparte de eso luchas con amor, todo traerá su recompensa… no importa cuanto se demore.
avatar
vane_pandita_chan

Femenino Edad : 27
Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.