[[Rinkonzuko Yaoi ]]
Bienvenido al [[Rinkonzuko Yaoi FF]]

~¿Cómo quieres ingresar?~


Mentiras ya no…

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mentiras ya no…

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Jue Ago 26, 2010 11:29 pm

Mentiras ya no...

Te noto diferente… ¿Te teñiste el cabello?
¿Qué quedó de tu gran corazón?
¿Y de esa mirada plena y amistosa?



Cap. 1: No sé qué ocurre

El despertador sonó una, dos veces… tres, abrió sus ojos lentamente y Lola ya estaba frente a él, con sus ojos enormes, fijamente mirándole, la luz que entraba por la ventana lastimaba, él cubrió con el cobertor su rostro, gestos adormilados. Lola sonrió y sin pensarlo dos veces se abalanzó sobre la cama y empezó con la guerra de cosquillas de la que esta vez su hermano no saldría victorioso.


“Ella es mi hermana menor, Lola, es pequeña y muy graciosa…”



– No… espera… Lola… – Lola era pequeña, tenía doce años pero seguía siendo pequeña y graciosa, corría a su lado cuando algo le atemorizaba y siempre, siempre compartía sus secretos, únicamente con él, porque las cosas cambiaban – Me levantaré… lo haré pero jajaja… jajaja.. Lola…

Lola se sintió satisfecha, se hizo a un lado y dejó que su hermano se pusiese de pie, él acomodó su cabello rubio un poco, estaba algo revuelto por lo recién ocurrido pero no le tomaba importancia.

– Papá ha salido temprano, dijo que me llevaras al colegio… pero puedo ir sola, ¡Será emocionante llegar, a mi primer día de clases, sola!

– Ni siquiera lo pienses Lola, en el primer día de clases es muy importante ir acompañada de alguien, te llevaré… – Miró a su hermana, con el uniforme del colegio al que él había asistido años atrás, su cabello rubio le llegaba hasta los hombres y los brochecitos sostenía dos colitas de manera infantil, Lola siempre seguiría siendo Lola, pensó. – Desayuna mientras yo me alisto.

Lola asintió, se dirigió hacia el comedor y comenzó a comer del cereal en el plato que estaba tomando una consistencia pastosa por el exceso de tiempo en la leche, su leche blanca, no más leche rosa, aún le gustaba, le fascinaba la leche rosa pero había sido un sacrificio que aún no daba resultado.

– ¿Charlie, cuando podremos ir a ver a mamá? – Cuestionó a su hermano esperando que él le escuchara, pero Charlie metido en la regadera pensaba en bastante cosas como para prestar atención a su pequeña hermana. – ¡Charlie se hace tarde…!

El cabello rubio de Charlie se pegó en su rostro, el Jabón resbalaba por su cuerpo, relajante que era ese momento de la mañana, el vapor comenzó a invadir el cuarto de baño, azulejos claros y la cortina que encerraba aún más el vapor.

Ding, Dong
Alguien tocando a la puerta,
Lola gritó: “Yo atiendo…”
Charlie abrió sus parpados y el jabón entró sus ojos.

– ¡¡CHARLIE…!! – Se dejó escuchar el grito de su hermana, entonces no quedó nada de tranquilidad en ese momento del día, aún con jabón en su cuerpo, tomó una toalla lo más rápido que pudo y salió del cuarto del baño, presuroso, temeroso… y le vio…

– ¡Hey, qué te pasa, quién eres tú! – Cuestionó bastante enojado, su cuerpo escurría y su cabello aún pegado a su rostro desaparecía las exigencias de su voz, pero sus ojos entrecerrados por el ardor expresaban aún el desconcierto que tenía. El extraño de cabello castaño estaba siendo abrazado por su hermana.- ¡Suelta a mi hermana…!

– ¡Charlie…!- Entonces su hermana dejó de ser prisionera del extraño, y el extraño se sintió en la necesidad de ser cortes, a prisa se aferró al rubio y el rubio no supo que hacer, se vio semi desnudo siendo abrazado por un extraño – Me da mucho gusto verte… en verdad…

Pero Charlie no dijo nada, dejó de pensar en el momento en el que fue abrazado… Lola le miró de forma risueña, el recién llegado se desprendió de él…

– No me acuerdo de ti… – Murmuró bajito y muy apenado el rubio… Lola frunció el ceño, los ojitos del extraño se entrecerraron…

– ¡¡Soy Morten!! Hermano de…– Mencionó indignado el castaño.

Charlie recordó, que hacía algunos años había conocido a un pequeño niño llamado Morte, le recordaba muy bien, pero… ese chico tan… ¿Alto y efusivo? No tenía nada que ver con Morten… el pequeño….

–… hermano de Marv – Y sintió, Charlie, como todo su cuerpo se electrizaba…, si Morten estaba ahí significaba que… – ¿Marv también está aquí?

Morten guardó silencio y asintió sin interés.

– Hemos regresado todos, mi madre y mi padre se han quedado, pero como Martín estudiará la universidad aquí han dejado que nos mudemos con él…

– Charlie…, Se hace tarde – Murmuró Lola, cayó en cuenta el rubio de su estado, con una sonrisa en el rostro se disculpó y se dirigió al cuarto de baño para continuar con su aseo, pero Morten no quedó satisfecho, quería decirlo.

– Marv es un antipático, ha dicho que no tiene interés en venir a visitarles, apenas si habla conmigo y con Martín, no me gustaría que hiciese un desplante a Charlie…




|¤°.¸¸. •´¯`» yAzZmΐn «´¯`•.¸¸. °¤|


(º•.¸ (¨*•.¸ ¸. •*¨) ¸. •º)
«. •°•~*~' Buenos días '~*~•°•. »
(¸.•º(¸.•¨* *¨•.¸)º•.¸)


--------
Bien espero no ser la única que haya imaginado a estos dos niños juntos, no sé exactamente en que clasificación ponerlo, no es un original, está basado en un programa infantil, ¿Alguien ya lo reconocí? Me gustaría saber si hay alguna categoría para este fic.




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Cap. 2: No quiero verte así.

Mensaje por Doki Amare Peccavi el Dom Sep 05, 2010 3:40 pm

Cap. 2: No quiero verte así.

– ¿A dónde vas? – Cuestionó su hermano menor desde el marco de la puerta del dormitorio, bufó por lo bajo. – ¿No vas a esperarme para irnos juntos? Creí que iríamos a saludar a Charlie y Lola. Tiene tanto que no les vemos.

– No vine a este lugar para que tú me interrogues como ellos – Marv se refería a sus padres, Morten frunció el ceño en el momento en el que su hermano empezó a negar con su cabeza a manera de burla. – En eso también te equivocas, no me importan en lo más mínimo. No estoy aquí por que tuviese muchas ganas de socializar y regresar a los viejos tiempos, Morten entiende que me aturde estár contigo y tener que cuidarte.

– No me cuidas – Sentenció el menor de los castañoss, era demasiado paciente, en más de una ocasión se había contenido de decir cosas hirientes, por que Marv en primer lugar era impulsivo, buscaba pelea incluso con él, incluso aunque no hubiese ningún motivo, por el contrario si pasaba de total indiferencia comenzaban los molestos comentarios tajantes. Había olvidado realmente como tratar a su hermano, en cada ocasión actuaba de una manera distinta e inesperada. – Eres un tonto

– Estupido – Murmuró Marv antes de azotar la puerta al salir del departamento. Lo ideal era que fuese al colegio y tomara apuntes desde el primer día de clases, una buena presentación con sus compañeros de clase. Un nuevo principio era lo que todos buscaban, no él, él debía demostrarles a todos que sus decisiones no eran más que una mera rabieta de adolescente, tenía voluntad y deseos. Tenía el valor necesario para enfrentarse a todos. Decidió no ir al colegio ese día, para empezar, caminó hacía el parque de antes, en el que jugaba cuando niño y llegó en cuestión de minutos, antes parecía haber más distancia de el parquecito a su casa, una pequeña sonrisa intentó posarse en su rostro, pero Marv pensaba en demasiadas cosas que le enfurecían, como para poder sonreír.

.*.

Su hermano mayor acudía a la universidad y Marv acababa de marcharse, no encontró nada alentador caminar solo hasta su colegio, el uniforme estaba perfectamente colocado y quedaba aún tiempo…
… y lo decidió, no había nada de malo en ello, una enorme sonrisa se dibujó en su rostro, tomó su mochila y casi corriendo se dirigió hacia los departamentos del edificio junto al suyo, llegó y el elevador fue bastante más desesperante un “tin” que anunció la llegada al piso deseado, lentamente caminó por el pasillo, números dorados sostenidos en el centro superior de las puertas blancas, recordó cuando Marv le tomaba de la mano para cruzar por el pasillo y llegar hasta el departamento de ellos.

Tocó a la puerta, una, dos y tres veces… fue una niña rubia, bastante simpatía, quien abrió a la puerta.

– Lola… – Murmuró y la niña abrió sus ojos grandes, grandes. – Buenos días.

.*.

Dijito con sus dedos, el móvil con el colgante sicodélico.
Esto es bastante aburrido
Será por poco tiempo.
¿Podrás esperarás?
[Mensaje saliente]

Pantalón oscuro y una camisa a rayas negras y blancas, recostado en el césped, Marv colocó su móvil sobre su estomago, era definitivamente una manera de llamar la atención entre los tranquilos, no le importaba si las personas que pasaban por el lugar le miraban de manera despectiva.

Su mirada se posó con dificultad en las nubes blancas, blancas, la calidez del día le hizo sentir un poco diferente. Entonces el “Duu, Duu…” que anunciaba un nuevo mensaje le hizo sonreír sin saber lo que podría contener.
[Mensaje entrante]
Puedo hacerlo
Pero si tardas demasiado
Dejaré de quererlo.

.*.


Charlie se despidió de Morten y Lola, sus uniformes iguales le tranquilizaron, era un alivio que Lola no pasase por la incomoda experiencia de no conocer a alguien en el primer día de clases, sonrió por lo bajo mientras caminaba a su colegio, tal vez para él siempre era incomodo conocer gente nueva, para su pequeña hermana era una de las cosas más divertidas, extrovertida, simpática y muy inteligente, era del tipo de persona que hechizaba con sólo verle.

Para él el día de hoy no sería algo agitado, la mayoría de sus compañeros no había podido ingresar a la preparatoria a la que él acudiría, apresuró su paso aún estaba a unas cuadras lejos de su nuevo colegio.

¿Murmurarás que ahora tienes miedo a todo?
Mentira debe de haber una sonrisa más
Podrás mirar hacia delante mientras duermen.


Se adentró por las enormes rejas que sujetaban en la parte superior el nombre de la preparatoria, no sentía la emoción que antes sintió, al enterarse que había sido aceptado en tan prestigiado lugar. De su mochila azul sacó una libreta que mantenía entre sus paginas la tira de sus materias y su salones, memorizó: 1102 - A102. A paso rápido se dirigió al edificio A, el hincado para los alumnos de nuevo ingreso. Se adentró a su salón, estaba perfectamente acomodado y apenas si unos pocos alumnos habían llegado ya, se colocó entre los pupitres de en medio, ni muy adelante, ni muy atrás, ni muy a la derecha, ni muy a la izquierda y poco a poco se fueron llenando los demás pupitres, principalmente los de la zona de atrás, el reloj comenzaba a correr, su mano derecha sostenía su cabeza, su mochila azul estaba colgada en el respaldo del pupitre.

.*.

Mató el tiempo recostado en el parque, después regresó a su departamento y se recostó en el sofá, el sueño le fue venciendo y despertó hasta que escuchó el cerrojo de la puerta moverse, enseguida su hermano mayor se adentró.

– Era de esperarse que faltases hoy – Lo infirió al verle placidamente recostado, Marv regresó un gesto de hastió.

– Salí temprano, es el primer día ¿Quién va al primer día? Además…

– No te estoy pidiendo explicaciones, di mi opinión, no estoy aquí para cuidarte Marv, ni a ti ni a Morte. Si puedo ayudarles en algo estoy para ustedes, pero no esperes que esté tras de ti, vigilando que entres a tus clases. Estás bastante grandecito como para que tengas que rendirme explicaciones.

Marv entonces no digo nada, su hermano era así, su hermano mayor le agradaba por eso y muchas cosas más. No olvidaba que sólo Martín había reservado sus comentarios cuando “eso pasó”. Así cómo llegó se fue, se sintió un poco de buen humor, salió del departamento, ocupó las escaleras porque el elevador era bastante de mal gusto y una vez afuera se sentó en las escaleras que daban hacia la parte trasera del edificio, antes le parecía más grande, el árbol de manzanas aún estaba ahí y las manzanas rojas y enormes seguían siendo tan llamativas, estuvo el suficiente tiempo ahí, ensimismado, no notó el tiempo que las miró escuchó el murmullo en el pasillo, las risitas…

.*.

Fue idea de Lola esperarle afuera de su colegio, cuando ambos le vieron salir sonrieron, Charlie les vio se despidió del chico que le acompañaba y se dirigió hacia donde Morten y Lola estaban.

– Decidimos venir por ti – Murmuró Lola, anticipándose a las cuestiones de su hermano – Hemos venido por que pensamos que es muy importante no regresar solos en nuestro primer día de clase, podríamos pasar a comprar helado y platicar como fue nuestro día ¿Sí Charlie?

– Está bien Lola. Muchas gracias, en verdad no querían regresar solo a casa hoy. – Le sonrió a los dos, a su hermana y al pequeño hermanito de su mejor amigo. – ¿Morten, Está Marv en algún colegio? Estuve pensando toda la mañana en eso.

– Mi hermano acude a otro colegio, no el promedió lo suficiente y las inscripciones ya habían pasado cuando decidimos mudarnos.

– ¿Y podríamos ir por él? Digo… también es su primer día de clases.

– Marv querrá llegar solo a casa – Hizo un gesto ambiguo que no convenció ninguno de los dos hermanos – Es mejor si le vemos allá.

– ¿Podemos ir a tu casa? – Cuestionó Lola entusiasmada, Charlie le miró para retarla, no era educado invitarse a una casa ajena. – Bueno, si tú quieres y no tienes nada más que hacer…

La niña intentó corregir su error, Morten sonrió sonrojo.

– No se preocupen, seguro no habrá nadie en casa. A mi me gustaría mucho que fuesen y también me gusta la idea del helado.

.*.

Risitas…
Le inquietaron, bastante
Por que las conocía a la perfección
Sin pensarlo siquiera, se adentró de nuevo
Él por la puerta trasera, vio a su hermano llegar
A una niña rubia que seguía usando esas coletas…
Y al chico rubio que con sus ojos enormes le miraba extrañado
Como si no le conociera y como si se cuestionase internamente, por qué
Marv había detenido su paso, y porque las risas habían desaparecido sus rostro.
Dudoso...

– Marv… – Murmuró bajito Morten, Charlie y Lola dirigieron la mirada hacia el inmediatamente…

– ¿Marv? – Nombró Charlie con duda y miró a Morten… con una sonrisa en su rostro, debía de ser confirmada su cuestión.

Lola no esperó ni un segundo, se abalanzó a Marv y le abrazó, rodeándole por la cintura y aprisionando sus brazos al mismo tiempo

– Que bueno que estás aquí, con nosotros de nuevo.
|¤°.¸¸. •´¯`» yAzZmΐn «´¯`•.¸¸. °¤|


(º•.¸ (¨*•.¸ ¸. •*¨) ¸. •º)
«. •°•~*~' Nos alejamos '~*~•°•. »
(¸.•º(¸.•¨* *¨•.¸)º•.¸)




๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑...¿Иo Tз Fallз?·๑Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ๑
voulez-vous avec moi?

... sólo sonríes haciendo malabares
y montando vestido de payaso en un caballo de tiovivo.
avatar
Doki Amare Peccavi

Femenino Mensajes : 340
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.